Inicio ANTISEMITISMO Lápidas destrozadas en cementerios judíos en Moldavia y Hungría

Lápidas destrozadas en cementerios judíos en Moldavia y Hungría

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Rompieron lápidas y desfiguraron tumbas en cementerios judíos de Hungría y Moldavia.

Al menos cinco lápidas fueron destruidas en un cementerio en la capital moldava de Chisinau el sábado, dijo la Comunidad Judía de Moldavia en un comunicado. Esvásticas, un pentagrama y el número 666 pintaron con spray en otras lápidas.

El mismo cementerio ha sido blanco de vandalismo durante tres años consecutivos, según el comunicado.

Y en abril de 2016 profanaron el cementerio judío de Soroca, Moldavia. Más de diez lápidas y placas recordatorias fueron encontradas destrozadas el fin de semana pasado, informó Siemion Waksler, dirigente de la comunidad judía de allí.

«Parte de las lápidas estaban dadas vuelta, parte estaban rotas. En total conté más de diez sepulturas dañadas. Ni siquiera puedo imaginarme quién hubiese podido siquiera pensar en semejante idea», expresó el líder de la comunidad.

Weksler informó del hecho a funcionarios policiales, radicó una denuncia y exigió que se haga una investigación exhaustiva del asunto. Sin embargo, funcionarios gubernamentales supusieron que el «vandalismo» podría haber sido también producto de «fuertes ráfagas de viento».

Poco antes, la sinagoga de la ciudad Orhei, Moldavia, fue destrozada por vándalos que irrumpieron al lugar rompiendo la puerta trasera del edificio y profanaron el Sefer Torá tirándolo en el suelo, como otros objetos religiosos (libros de oraciones, Tefilim). De acuerdo a los feligreses, también rompieron las puertas interiores del lugar y arrancaron y robaron candelabros (menorot).

Los líderes de la comunidad judía local presentaron una denuncia a la policía y se inició una investigación para localizar a los responsables del ataque.

“Las imágenes que muestran como estaba la sinagoga cuando los destrozos fueron descubiertos por los feligreses al entrar en el lugar traen a la mente las fotografías de los días oscuros de la historia de la nación de Israel, en la que rollos de la Torá fueron arrojados de las sinagogas y fueron profanados durante los pogromos de Orgiev, Kishinev y Rumania”, dijo uno de los dirigentes comunitarios.

En un incidente separado en Kecel, al sur de Budapest, el domingo rompieron tres lápidas y se encontraron heces humanas en una lápida cercana, informó el grupo de comunidades judías húngaras Mazsihisz en su sitio web. La policía está investigando el incidente, dijo Mazsihisz.

En marzo de 2015, veinte tumbas y dos criptas fueron destruidas del cementerio judío de la ciudad húngara de Göngyös, el cual permanece cerrado desde hace varias décadas. Muchos de los monumentos destrozados datan del siglo XIX. «Este es un acto de vandalismo sin precedentes», apuntó el presidente de la comunidad judía local, Péter Weisz. 
 
Según Weisz, el daño a las tumbas incluyó la dispersión de restos humanos y destacó que también fueron dañadas dos criptas que datan de fines del siglo XIX.
 
Por su parte, la jefatura de Estado húngaro condenó el incidente y manifestó a través de un comunicado: «No hay perdón frente a la incitación al odio y los crímenes de odio».
 
La policía abrió una investigación para determinar exactamente cuándo ocurrió y quienes lo hicieron. 
 
La comunidad judía de Göngyös cuenta con unos 80 miembros y fue refundada, luego de 45 años, a fines del noviembre anterior.

Y en julio de 2012, al menos 57 tumbas fueron profanadas en un cementerio judío ubicado a unos 200 kilómetros al suroeste de Budapest, en Hungría.

El cementerio de la ciudad de Kaposvar sufrió graves daños, estimado en un valor de unos 12.000 euros, según el líder de la comunidad judía Lazlo Rona.

Rona, director de la asociación de comunidades judías de la ciudad, dijo a la agencia de noticias húngara MTI denunció que este hecho de vandalismo fue «claramente motivado por el racismo».

Se estima que la población judía de Hungría ronda las 100.000 personas.

El alcalde de Kaposvar, Karoly Szita,  se manifestó «molesto y disgustado» por el incidente. La policía local inició una investigación sobre el hecho de vandalismo, que se produjo durante la mañana del domingo.

La profanación de las tumbas se produjo una semana después de que se informara sobre la detención del criminal de guerra nazi Laszlo Csatary, de 97 años.

Csizsik-Csatary era un comandante de la policía a cargo de un gueto judío en la ciudad de Kassa, hoy ciudad de Kosice, en Eslovaquia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el jerarca nazi ayudó a enviar a 15.700 judíos a la muerte en el campo de exterminio de Auschwitz.

Después de que los aliados ganaron la guerra, huyó de la ciudad. En 1948, fue condenado a muerte en ausencia por crímenes de guerra en Checoslovaquia.

La oficina del fiscal del Estado húngaro anunció tres días después la detención de Csizsik-Csatary, quien fue acusado de cometer crímenes de guerra.

La semana anterior, vándalos profanaron el cementerio judío de Anklam.

La prensa de Alemania informó que el procurador general de Anklam llevó a cabo una investigación porque «los muertos fueron perturbados», y debido a la destrucción de la propiedad. La policía buscó testigos del crimen.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat