Inicio NOTICIAS Tras los atentados terroristas, los israelíes prefieren no usar los autobuses de Jerusalem

Tras los atentados terroristas, los israelíes prefieren no usar los autobuses de Jerusalem

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Muchos de los ataques terroristas que fueron perpetrados en Jerusalem, Israel en las últimas dos semanas fueron apuntados contra pasajeros que utilizan el transporte público, algo que tuvo como resultado la baja en el uso de autobuses entre ayer y hoy.

 
La línea 480 que va de Tel Aviv a Jerusalem, y que usualmente está llena de gente en la hora pico de la mañana, solo tuvo ocho pasajeros hoy a las 8.30hs. Mientras tanto, solamente 18 personas usaron la línea 448 que va de Ashdod a la capital, y 15 abordaron la línea 420 que se dirige desde Beit Shemesh a Jerusalem.
 
El conductor del micro 1, que hace servicios en el Muro de los Lamentos, fue fotografiados sosteniendo el volante con una mano y un palo de madera en la otra. “Considerando la cantidad de incidentes, las probabilidades de que me cruce con un terrorista son particularmente altas”, dijo.
 
“Desafortunadamente, a la luz de la actual ola de terrorismo, hay una baja real en el número de personas que usan el transporte público. En el área más grande de Jerusalem hubo un declive del 30% o más, principalmente durante los horarios en los que está oscuro”, expresó Ron Ratner, vocero de la compañía de autobuses Egged, al medio israelí Ynet.
 
“Es como si la ciudad estuviera en una pausa y los que no deben salir de sus casas para trabajar o ir al colegio eligieran quedarse adentro. Es una ola terrorista relativamente liviana, pero continúa. No hay dudas de que la introducción de guardias de seguridad en lugares como Wadi Ara y el área de Galilea puede dar a los pasajeros y a los conductores un sentido de seguridad y hacer que vuelvan”, puntualizó.
 
En el este de Talpiot ayer tampoco fue difícil encontrar un lugar para sentarse en la línea 78, donde el día anterior dos personas habían sido asesinadas y muchas otras habían resultado heridas cuando dos terroristas abordaron el micro con un arma de fuego y un cuchillo. Alexi, que vive en el barrio e iba a tomar el autobús el martes, justo en el momento en el que se perpetró el atentado, dijo: “Fue un milagro que no dejara la casa”.
 
Por su parte, Yael Yehoshua, que estaba esperando al micro en una parada, remarcó que había perdido a su hermana en un ataque terrorista hace 13 años. Ahora dice: “Estoy temblando de miedo”.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat