Inicio NOTICIAS Volver a viajar a la Tierra de Amos Oz

Volver a viajar a la Tierra de Amos Oz

Por
0 Comentario

 Itongadol.-Como el historiador Derek Penslar señaló, el kibutz es “una de las señas de identidad del proyecto sionista y, aunque parece haber llegado a su fin como fuerza generativa e innovadora dentro de la sociedad israelí, la grandeza y la importancia histórica del kibbutz permanecen incuestionables”.
Si se tiene en cuenta esa magnitud, no es de extrañar que la potencia del kibbutz como impulso creativo no muestre señales de disminuirse, e inspira a muchos cineastas y escritores israelíes para lidiar con la complejidad de lo que dejaron atrás.

Ahora, Amos Oz parece mirar hacia atrás en sus años en el kibutz Hulda, que resultó un bálsamo para su vida y un fermento duradero para su arte. Como es bien sabido por los devotos del autor, unos años después del suicidio de su madre, Oz, que nació en 1939, huyó de la casa de Jerusalén de su padre dogmático por un kibutz, donde formó una familia, y que dejó sólo después de muchos años para aliviar a su hijo el asma.

Cuentos y novelas anteriores de Oz resisten la prueba del tiempo por su seriedad moral y la profundidad psicológica, balanceando las ganancias y pérdidas de la empresa más genuinamente revolucionaria de la historia judía moderna. En el entretejido de ocho nuevas historias que componen “Entre Amigos”, publicado por primera vez en hebreo en 2012, se vuelve a las debilidades de la vida colectiva en la exhibición del ficticio Kibbutz Yekhat.

Decidido a negarse a idealizar a la sociedad kibbutz tan inmune a las tensiones xenófobas o misóginas de la sociedad circundante, "Entre amigos” expone la decepcionante realidad detrás del mito de la igualdad de género. Oz escribe sobre un hombre de profundas convicciones que “sabe en su corazón que la vida en un kibbutz fue fundamentalmente injusta con las mujeres, lo que las obligó casi sin excepción a puestos de trabajo de servicios como cocina, limpieza, cuidado de los niños y lavandería la ropa”.

A tono con la situación de otras identidades marginadas, Oz hace un retrato empático de un huésped de 16 años en “Padre”, donde Moshe Yashar lucha contra la condescendencia etnocéntrica. Su maestro paternalista parece hablar en nombre de todos.

Después de un viaje poco satisfactorio con su padre enfermo, un hombre piadoso que no puede soportar las herejías del kibbutz en su vida, Moisés se siente a la deriva entre los mundos, incapaces de unirse a sus compañeros en sus enamoramientos casuales en el césped kibbutz al cantar “canciones nostálgicas” de un embriagador pasado que no puede reclamar.

Sin embargo, la dolorosa revelación “Little Boy”, señala que incluso los nativos del kibbutz a veces sufren el alejamiento traumático. Abrazando el evangelio de ortodoxia colectivista, que “se adhiere a los principios del kibutz con el fervor de un fanático”. Así, durante las breves visitas de la madre Oded, que “se encargó de que… si lloraba, ella lo castigaba por ser un llorón. Ella estaba en contra de los abrazos… los niños de nuestra nueva sociedad tenían que ser fuertes y resistentes”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat