Inicio NOTICIAS El gobierno israelí reclamó que devuelvan tesoros robados por los nazis

El gobierno israelí reclamó que devuelvan tesoros robados por los nazis

Por
0 Comentario

 Itongadol.- El gobierno israelí pidió a Alemania actuar a favor de la recuperación de una colección de arte a los herederos de sus dueños judíos. Los propietarios se vieron obligados a vender la colección para el régimen nazi en 1935. Una audiencia sobre el destino de la colección iba a tener lugar en Berlín, pero se suspendió a petición de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, que actualmente la posee.

La colección de objetos de oro medieval – conocida como el “Guelph Collection” o “Welfenschatz” – tiene un valor de entre 133 y 400 millones de dólares, de acuerdo con los herederos.

En una carta enviada por el ministro de Cultura israelí, Limor Livnat, a su homólogo alemán, Bernd Neumann, destacó que Israel considera que el regreso de los tesoros como un asunto de “gran importancia para el pueblo judío en general y para los sobrevivientes del Holocausto en Israel y en el mundo”.

Livnat menciona la Declaración de Terezin, un conjunto no vinculante de principios destinados a la restitución más rápida, más abierta y transparente de arte y propiedad privada y comunal tomado por la fuerza o bajo coacción durante el Holocausto. La declaración fue firmada por 46 países, entre ellos Alemania, en 2009.

“La declaración se basa en un principio moral según el cual el arte y los bienes culturales que fueron robados a las víctimas del Holocausto por los nazis serán devueltos a las víctimas y sus herederos, de manera que se corresponde con las leyes y reglamentos nacionales, así como con los compromisos de organizaciones internacionales, con el fin de lograr una solución justa y equitativa”, escribió Livnat.

Los “Tesoros de la Casa de Welf” fueron comprados originalmente en 1920 por los comerciantes de arte judío alemanes Zacarías Max Hackenbroch, Isaac Rosenbaum, Saemy Rosenberg y Julius Falk Goldschmidt. El diputado Hermann Goering durante el régimen de Hitler orquestó la “venta” de las obras al Estado prusiano en 1935 por 4,1 millones de marcos alemanes, “muy por debajo del valor de mercado”, explicó el abogado de los herederos, Mel Urbach, de Nueva York.

La venta de una de las colecciones más importantes de Alemania de obras cristianas a comerciantes de arte judíos por un descendiente de la dinastía Welf provocó una protesta pública en ese momento. El duque de Brunswick estaba bajo una fuerte presión para cancelar la operación. Los nuevos propietarios de la colección la pusieron en exhibición en Estados Unidos y vendieron la mitad. Sin embargo, se mantuvieron las piezas más valiosas debido a la crisis económica global. El resto de la colección se almacena en Ámsterdam.

Los herederos de los propietarios de la colección hace seis años exigieron que los tesoros sean devueltos a sus legítimos propietarios. La Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, que es administrada por los representantes del gobierno alemán, se negó.

Urbach afirmó que “no reconocer que la venta del tesoro a los nazis era ilegal es similar a reescribir la historia”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat