Inicio NOTICIAS A dos décadas de los acuerdos israelo-palestinos. Opinión: El revés de Oslo

A dos décadas de los acuerdos israelo-palestinos. Opinión: El revés de Oslo

Por
0 Comentario

 Itongadol.- En los últimos 20 años, los Acuerdos de Oslo pasaron de ser un sueño a una pesadilla para su principal arquitecto, el político izquierdista israelí Yossi Beilin.

“Ya fue suficiente, tiene que morir”, expresó Beilin, en la víspera del aniversario del famoso 13 de septiembre 1993, cuando se realizó el apretón de manos en la Casa Blanca entre el entonces primer ministro Yitzhak Rabin, el presidente de la Organización de Liberación de Palestina Yasser Arafat y el presidente de Estados Unidos Bill Clinton.

Beilin, quien en ese momento era viceministro de Relaciones Exteriores en el gobierno laborista, estuvo de pie con cientos de otros dignatarios, llenos de esperanza y miedo.

Del lado positivo, después de más de un año de trabajo en el proceso, Beilin afirmó: “Fue como un Bar Mitzvá para mí. Todo el mundo me abrazó y me felicitó”. Imaginó entonces que la vía de negociación de cinco años que Oslo estableció sería desembocar en una resolución de dos estados que ponga fin al conflicto.

Pero temía que la ceremonia que marcó el reconocimiento mutuo entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OPL), y las primeras negociaciones jurídicas directas entre las partes fueran prematuras, porque daba la falsa impresión de que la paz había llegado.

“Viendo la televisión, pensé que la gente me decían: ‘Bueno, al menos un problema fue resuelto”, relató Beilin.

En efecto, de los Acuerdos de Oslo a menudo se expresa que fue un proceso de paz que duró siete años, pero se vino abajo en Camp David en el año 2000 sin la celebración de un acuerdo sobre el estatuto definitivo de una solución de dos estados.

Pero en realidad, los Acuerdos de Oslo habían servido como un acuerdo provisional entre Israel y la OLP, que proporcionaba un marco por el cual ambas partes podían operar conjuntamente en la Ribera Occidental y en Gaza. Creó los cambios más sustanciales en la Ribera Occidental y Gaza desde que Israel ganó el control del territorio durante el 1967 en la Guerra de los Seis Días.

Durante los primeros 26 años después de la guerra, Israel tenía el control exclusivo militar y civil de la zona y maneja todos los aspectos de la vida palestina. Con el inicio de Oslo, a la dirección de la OLP bajo Arafat, que se había exiliado en Túnez, se le permitió regresar a la zona. A través de Oslo, bajo un gobierno recién creado llamado a la Autoridad Palestina, a los palestinos se les concedió la autonomía civil del 40 por ciento de Cisjordania. Esto incluyó todas las ciudades palestinas y muchos de los pueblos de los alrededores, ahora conocidos como las zonas A y B.

A los palestinos también se les concedió el derecho a una fuerza de policía con el fin de mantener la ley y el orden internos. Una gran cantidad de comisiones mixtas se crearon para los israelíes y palestinos para cooperar en asuntos de interés mutuo, tales como la seguridad, la economía, el agua, la electricidad, el medio ambiente, el transporte, el trabajo y el comercio.

Cuando la parte de la negociación de Oslo se rompió en el año 2000, sus cambios operativos continuaron durante los próximos 13 años a través de otras iniciativas de paz tales como la Hoja de Ruta y Annapolis, y siguen siendo jurídicamente vinculantes, según el ex embajador de Israel en Canadá Alan Baker, quien fue asesor legal de Israel en los Acuerdos de Oslo. “Legalmente, sigue siendo válido”, afirmó Baker.

Inicialmente, los cambios fueron positivos para los palestinos, ya que a la OLP le dio el plan para avanzar hacia la condición de Estado. Pero a medida que pasaba el tiempo y no había acuerdo a la vista, los palestinos se sentían limitados por un acuerdo que une sus aspiraciones estadistas a las negociaciones, mientras que al mismo tiempo le permitía a Israel a consolidar su control sobre la zona C de Cisjordania.

Dore Gold, ex embajador israelí ante la ONU de 1997 a 1999, esta semana recordó el escepticismo que sentía al ver la ceremonia en la Casa Blanca en la televisión de su casa de Jerusalén. “Me pareció que bien podría producir un gran avance en la paz o un desastre total. Yo tendía a pensar que podría llevar a un desastre”, opinó Gold.

Los problemas de seguridad, tanto a la luz de las cuestiones territoriales y las preocupaciones del terror, “fueron una de las cuestiones problemáticas centrales”, afirmó Gold.

“El proceso estuvo plagado de problemas. En lugar de empezar con los requisitos de seguridad de Israel y luego construir una solución política que proteja la seguridad de Israel, se trabajó en el camino exactamente opuesto, el de llegar primero a un acuerdo político”, aseguró Gold.

Como asesor político de Netanyahu cuando por primera vez se convirtió en primer ministro en 1996, Gold relató que estaba al tanto de “los informes de inteligencia que indicaban que en 1997 Arafat dio luz verde a los ataques terroristas contra Israel”.

Esto fue seguido, por los más de mil muertos israelíes en ataques terroristas palestinos, que comenzó en octubre de 2000, después de las conversaciones de Oslo.

Con el tiempo, afirmó que se llegó a comprender su valor, como un acuerdo provisional, tanto es así, que hasta que se encuentre una solución permanente, que cree que los Acuerdos de Oslo se deben mantener. “El acuerdo de Oslo evita el caos total en la relación", opinó Gold.

“Se suponía que el acuerdo sobre el estatuto definitivo en última instancia sería el acuerdo que daría lugar a la creación del Estado palestino", afirmó Baker. "Dice aquí específicamente, en las cláusulas finales: ‘Ninguna de las partes iniciará o tomará cualquier paso que cambiaría el status de la Margen Occidental y de la Franja de Gaza mientras esté pendiente el resultado de las negaciones del estatuto permanente”.

Esto quería decir que “los palestinos no declararan el Estado fuera del proceso de negociación”.

Tras la firma de los acuerdos, el Comité Internacional de la Cruz Roja, un organismo encargado de supervisar la aplicación de la Cuarta Convención de Ginebra, celebró un seminario en Gaza para reflexionar si todavía tenía un papel que desempeñar en la luz de la nuevos cambios.

“Oslo es el documento utilizado por Israel para oponerse a los esfuerzos unilaterales de la estadidad palestina en las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional”, afirmó Gold.

Pero Beilin sostuvo que el impacto positivo de Oslo ha sido reemplazado por los resultados negativos, como un proceso diseñado para los últimos cinco años. Los Acuerdos de Oslo funcionan como un documento que permite el status quo para continuar.

“Ahora tiene que terminar. Están siendo usados o abusados por los que se opusieron al principio, por lo que se convirtió en una especie de paraguas para la continuación de los asentamientos”, afirmó Beilin. “Se convirtió en el refugio para aquellos que no quieren resolver el problema”.

Él es de los que esperan que los resultados de la última ronda de negociaciones de paz que se iniciaron a finales de julio el subsecretario de Estado John Kerry EE.UU. dará lugar a un documento que sustituya Oslo.

Él no cree que sea posible llegar a un acuerdo sobre el estatuto definitivo dentro de plazos de nueve meses. Pero, sería posible llegar a un acuerdo provisional que forme parte de un proceso gradual hacia uno de carácter permanente.

Ahora los palestinos temen que un segundo acuerdo provisional se convierta en permanente. El acuerdo provisional sólo es posible si los palestinos considerarían que sería uno con un calendario establecido para la aplicación de un acuerdo permanente.

“Los israelíes utilizaron el período de Oslo para la construcción intensiva en los asentamientos y en todas las partes de la Ribera Occidental. Así que ahora, los palestinos piensan que los Acuerdos de Oslo no trajeron lo que querían: un Estado.”

“Muchos de ellos consideran que los Acuerdos han terminado.”*

*Opinión de Amotz Asa-El, ex editor ejecutivo del diario israelí The Jerusalem Post.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat