Inicio NOTICIAS Opinión. Intransigencia religiosa y pro nuclear en Irán

Opinión. Intransigencia religiosa y pro nuclear en Irán

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Por el embajador Atilio Molteni. El próximo 14 de junio tendrán lugar las elecciones presidenciales en Irán. En un país que se caracteriza por un liderazgo compartido, el presidente de la República tiene a su cargo la aplicación de la Constitución y gobierna la administración junto a su Consejo de Ministros. Electo mediante el voto popular por cuatro años -puede ser reelecto por una sola vez-, siempre que cuente previamente a su elección por el Consejo de Guardianes integrado por doce miembros elegidos por el Líder Supremo, actualmente el ayatola Khamenei. En la práctica, este cuerpo ha servido para manipular los resultados de la elección presidencial y descalificar candidatos al cargo, bajo el argumento de que no coinciden con los ideales de la Revolución.

La semana pasada este Consejo vetó a centenares de candidatos, entre ellos al ex presidente Rafsanjani y al jefe de gabinete de Ahmadinejad, Esfandiar Mashei. Sólo quedaron en carrera ocho candidatos que se caracterizan por sus nexos con Khamenei y su lealtad con el actual sistema político. Esto demuestra que el ayatola Khamenei está buscando el control total del país a través de un presidente que le sea absolutamente adicto y evitar las fricciones que tuvo en el pasado con Ahmadinejad y sus predecesores.
A su vez, la destrucción de la oposición representada por el Movimiento Verde, que tuvo lugar en el año 2009, demostró que la posición ideológica reformista a favor de un cambio ha quedado atrás y que la política interna va a estar dominada por políticos de línea dura.
En estos momentos, el proceso electoral se caracteriza por una lucha intensa entre los candidatos que representan los diferentes grupos ultra religiosos fundamentalistas, donde está emergiendo como favorito Saeed Jalili, quien ha sido un intransigente ex negociador de la cuestión nuclear con Occidente y quien por sus heridas es considerado un mártir viviente de la Guerra con Irak, que tuvo lugar en el período 1980-1988.
Se puede suponer que si es electo Saeed Jalili se va a consolidar la posición de no compromiso en favor de mantener al régimen de Al Assad en Siria frente a sus oponentes sunitas y la continuidad del Plan Nuclear, en un momento en que la intervención del Hezbollah en ese país es creciente, no obstante los intentos de buscar una salida diplomática pacífica en una Conferencia denominada “Ginebra II” y cuando un último informe del OIEA documenta la expansión de su programa de enriquecimiento.
De esta manera, comenzaría una nueva fase en la cual las políticas de Estados Unidos y de Israel van a ser puestas a prueba por una menor flexibilidad de Teherán en la búsqueda de un compromiso en la cuestión nuclear.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat