Inicio NOTICIAS KKL. Con el Rabino de Tucumán em medio de una colina que será bosque

KKL. Con el Rabino de Tucumán em medio de una colina que será bosque

Por
0 Comentario

Ocho y media de la mañana en medio de una colina de la que sobresalen finos palos protegidos por mangas de plástico. La tierra aún sigue mojada como consecuencia de las últimas lluvias. Encontramos al Dr. Salo Nussbaum con un pico en la mano, acompañando a la 4ª. Delegación Argentina que llegó a recorrer el país con el Keren Kayemet.

Más de cincuenta personas empuñando pequeñas azadas-picos en una mano y retoños de pinos en la otra están dando vueltas en derredor absorbidos por la emocionante vivencia de poder plantar un árbol que crecerá en Israel. Erán, el guardabosques del Keren Kayemet, terminó de instruirles explicándoles que el pozo que harán debe ser lo suficientemente profundo para contener todas las raíces que se desarrollaron durante los dos años pasados en el vivero, sin dejar nada al descubierto.
El Rabino Salo – santafecino de origen –  cuenta que ya estuvo con un grupo similar hace dos años atrás. Tanto le agradó el clima de la delegación que decidió junto con Dori, su esposa, volver a participar de una gira similar con el Keren Kayemet. "Viniendo de la mano del KKL, uno alcanza a llegar a sitios a los que de otro modo no hubiésemos llegado".
En el grupo hay más de una docena de tucumanos, entre ellos una familia que viene a festejar el Bar Mitzva de su hijo en el Kótel Hamaaraví. 
El Rabino Salo ya está acostumbrado a celebrar ceremonias especiales. Hace unas semanas estuvo en La Habana casando bajo la jupá a un grupo grande de parejas de acuerdo a la Ley Judía. Por lo que cuenta Dori – que es obstetra y entiende mucho de política comunitaria – sus condiciones de mohel y shojet le permiten acompañar todas las fiestas y eventos de la comunidad judía.
La conversación se suspende cuando dos señores – uno con la camiseta de Atlanta y otro con una remera de Rácing – comienzan a discutir sobre la conveniencia de levantar una fábrica de celulosa para utilizar económicamente los árboles. Ahí reciben una explicación de Arieh, el Director del Departamento para América Latina del KKL, quien les explica que no, que los árboles fueron y seguirán siendo plantados para benefício público, para dar sombra, para proteger la tierra, para seguir pintando de verde a Medinat Israel.
Entonces tomaron en sus manos los pequeños picos y se fueron nomás  a plantar.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat