Inicio NOTICIAS Timerman/AMIA. Declaraciones del vicepresidente de la AMIA sobre la visita de Timerman a la DAIA

Timerman/AMIA. Declaraciones del vicepresidente de la AMIA sobre la visita de Timerman a la DAIA

Por
0 Comentario

El vicepresidente de la AMIA, José Scaliter, calificó como “ingenua y apresurada” a la dirigencia de la DAIA por haber recibido recientemente al canciller Héctor Timerman para tratar las conversaciones que la Argentina mantiene con Irán con el objetivo de destrabar la causa que investiga el atentado a la AMIA.
En una entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN), Scaliter argumentó su posición al recordar que al momento de anunciarse el inicio de las conversaciones entre Irán y la Argentina, la AMIA y la DAIA junto a los familiares de las víctimas del atentado emitieron un comunicado en el que recharon las negociaciones.
Scaliter también se refirió a la reunión que la nueva dirigencia de la DAIA tuvo con la presidenta Cristina Kirchner a fines del año pasado y consideró que “la AMIA debió haber sido consultada y acordar una estrategia común” en lo referente a la investigación del atentado a la AMIA.
A continuación la entrevista.

IG. En estos días, se generó un debate dentro de la dirigencia comunitaria acerca de la visita del canciller Timerman a la sede de AMIA. ¿Cuál es su opinión al respecto?
JS. En primer lugar, considero oportuno aclarar que me parece correcto que la DAIA intente generar y mantener canales de diálogo fluidos con todos los niveles políticos del país. Esa es una de sus funciones específicas.
Este accionar de la representación política de la comunidad debe estar regido siempre por una actitud cordial pero firme en la defensa de nuestros derechos, sin dejarse seducir por palabras bonitas o gestos "para la foto".
Confío que así actuará esta nueva dirigencia de la DAIA, pero debo reconocer que en este caso, la visita del canciller, fueron ingenuos y apresurados.

IG. ¿Por qué considera que fueron ingenuos y apresurados?
JS. Cuando se hizo público la intención de nuestro Gobierno de iniciar un diálogo con Irán, por primera vez en muchos años, en forma conjunta, la DAIA, la AMIA y familiares de las víctimas del atentado emitieron un duro documento de rechazo a esa negociación.
En sus principales considerandos expresaba: "No debemos hacerle el juego a un régimen que busca mejorar la penosa imagen que tiene frente al mundo, ya que hacerlo podría dar como resultado que esa imagen se traslade a nuestro país. Que no pierda de vista que Irán fue el país agresor y Argentina el país agredido y que la justicia de nuestro país determinó con total claridad graves imputaciones a quienes señala como los responsables".
Además en ese comunicado se dijo que “la propuesta iraní es una clara maniobra de dilación y de posicionamiento diplomático a nivel internacional, y no debemos ser sus ingenuos cómplices".
Este comunicado fue refrendado por más de 20 familiares de las víctimas y en forma especial por tres ex-presidentes de la DAIA, además de contar con la aprobación de la mayoría de las instituciones centrales.
En esos mismos días (octubre de 2012), la embajadora del Estado de Israel, Dorit Shavit, expresó que "Irán necesita hacer gestos para demostrar buena voluntad en la investigación y de esa manera poner en una nebulosa su participación directa en los dos atentados ocurridos en la Argentina. Pero Irán jamás va a poner a disposición de la justicia argentina a ninguno de los acusados, entre los que se encuentra su actual ministro de Defensa (Ahmad Vahidi). Necesita, como ya dijimos, distender y ganar tiempo y el Gobierno argentino, al ir a esa negociación, sin que Irán acepte responsabilidad alguna, le está siendo funcional a sus fines.
Está claro, además, que existe una política del Gobierno nacional de blanquear a Irán, en un peligroso juego de geopolítica, que incluye a países como Venezuela, Ecuador y Bolivia. La reciente visita del presidente de Ecuador (Rafael Correa) es un ejemplo claro: vino por dos días y sus declaraciones a la prensa fueron justificar la política nuclear de Irán y minimizar el atentado a la AMIA. Insisto que estamos hablando de Irán, país que niega la Shoá y que promete destruir al Estado de Israel.
Además debemos tener en cuenta que a partir de este año Argentina tendrá un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU, que justamente es el organismo que está observando los avances en tecnología nuclear de Irán.
Sin considerar estos antecedentes, la nueva conducción de la DAIA, luego de la entrevista con la Presidenta de la Nación (Cristina Kirchner), avala este diálogo e invita al canciller a la DAIA, en un gesto que considero ingenuo, apresurado e inconsulto.
Cuando se realiza una reunión a tan alto nivel y donde era obvio que se trataría el tema, no podemos concurrir a tomar el te y a jugar a las visitas. Son muy pocas las posibilidades que tenemos las organizaciones de dialogar cara a cara con la Presidenta de la Nación y esas oportunidades deben ser aprovechadas para hacer conocer la posición de la comunidad.
Pienso que la DAIA debería haber tenido una estrategia para esa reunión y objetivos concretos a lograr de la misma. No me consta que haya sido así, pero si la hubo, al menos en lo referente a la negociación con Irán y la causa judicial del atentado, la AMIA debió haber sido consultada y acordar una estrategia común.
El Gobierno si tenía clara la importancia de esta reunión y por ello, además de la Presidenta, estaba el canciller argentino Timerman y el secretario de Culto (Guillermo) Oliveri.
De esta reunión en DAIA, el único que logró resultados positivos fue el canciller, que a pocos meses del comunicado de rechazo que mencione anteriormente, logro su objetivo: tiene la aprobación de DAIA (es decir de la comunidad judía) y tiene la foto con la dirigencia y algunos familiares. Ahora puede seguir conversando tranquilo con sus pares iraníes.
Como sí esto fuera poco, el presidente de DAIA (Julio Schlosser) anuncia públicamente que van a concurrir a la fiesta mediática de la llegada de la Fragata Libertad. Espero que nuestros dirigentes reflexionen y no comprometan a nuestra comunidad en un acto político partidista como el mencionado.

IG. Finalmente, ¿la AMIA fue o no fue invitada a la reunión con el canciller en DAIA?
JS. Si. Quiero realizar una aclaración que consideró importante ya que he leído algunas versiones que no responden a la verdad.
El día anterior a la visita del canciller Timerman a la DAIA, me llamó por teléfono el presidente Julio Schlosser para invitar a la AMIA a la misma. Se dirigió a mi persona, ya que por ausencia del presidente (Guillermo) Borger, estaba presidiendo estatutariamente la institución. Le informe que iba a consultarlo con mis compañeros de la Mesa Ejecutiva y le devolvería el llamado.
Debatimos el tema con mis compañeros y por unanimidad decidimos no concurrir. Primero porque no avalamos esa reunión, por los motivos que ya he declarado y segundo, que de concurrir, no podíamos dejar de expresar al canciller nuestras disidencias y rechazo a lo actuado en relación con Irán, lo cual generaría seguramente una reunión ríspida, que atentaría contra el trabajo que habían iniciado en DAIA para restablecer los canales de diálogo.
Una vez tomada esta decisión, llame nuevamente a Julio Schlosser, delante de mis compañeros de la Mesa Ejecutiva y le informé de la decisión, le agradecí la invitación y le pedí que no la formalice, para evitar un rechazo formal. Así se sucedieron los hechos.

IG. En definitiva, ¿cuál es la posición de la AMIA frente a las negociaciones de la Argentina con Irán?
JS. Ratificamos que no estamos de acuerdo con las negociaciones con la República Islámica de Irán y consideramos que el canciller debería reunirse periódicamente con la AMIA para informarnos del avance de las conversaciones, ya que somos los que sufrimos el atentado y los querellantes en la causa.
Aclaro que esta es una opinión personal, ya que por encontrarme en el exterior de vacaciones, no pude consensuarlo con mis compañeros de AMIA.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat