Inicio NOTICIAS La Sociedad Hebraica distinguió a Bernardo Kliksberg como socio honorario

La Sociedad Hebraica distinguió a Bernardo Kliksberg como socio honorario

Por
0 Comentario

El economista Bernardo Kliksberg fue distinguido por la Sociedad Hebraica Argentina como socio honorario al reconocerlo como una personalidad de proyección mundial en la lucha contra la pobreza, el hambre y la discriminación.
El acto se realizó anoche miércoles en el Café Literario de Hebraica, donde las autoridades de la institución oficializaron la entrega del carnet que lo acredita como socio honorario.
Como parte de la ceremonia, Kliksberg, quien asesora a las Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo, entre otros organismos internacionales, dictó una conferencia titulada “Hacia donde va el planeta. Algunos aportes claves del pensamiento judío contemporáneo a un mundo en la encrucijada”.
La sala donde se celebró el acto que estuvo colmada de dirigentes comunitarios, personalidades vinculadas a la colectividad y un importante contingente de alumnos de la escuela técnica ORT.
En la apertura de la ceremonia, el presidente de Hebraica, Oscar Olender, afirmó que distinguir a una personalidad como Bernardo Klisksberg “no es un acto común, es parte de una tradición milenaria que se inicia en la Torá y se instala en el corazón de cada judío”.
“De jóvenes queríamos, nada más ni nada menos, que cambiar el mundo, hacerlo más digno. Un deseo revolucionario con apenas seis mil años de vida. De adultos, el actual mundo circundante, especializado en trasmitir indiferencias nos propuso adaptaciones, se globalizó la información, pero no se globalizó el derecho de una vida digna. Sabemos la inmensa desigualdad vigente y desesperanzadora”, agregó.
Olender indicó que “Bernardo Kliksberg decidió seguir siendo joven, revolucionario ni de izquierda, ni de derecha, sino ubicarse en el centro mismo de la condición humana, por encima de las confrontaciones que muchas veces ofenden e ignoran el valor de la política, de la política junto a la gente; de la política creadora que integre a todos los semejantes habitantes de la maravillosa diversidad”.
Asimismo, el presidente de Hebraica resaltó que Kliksberg asumió “el liderazgo en escala humanista, compuso una gigantesca partitura sinfónica, quiere que escuchemos cada uno de sus movimientos, instrumenta acordes solidarios para enseñar, desde su corazón judío”. Además, destacó que el economista “capacita a mujeres y hombres solidarios, capaces de atenuar las necesidades primarias de un porcentaje enorme de los habitantes del planeta, para que la tierra sea el lugar del habita de la gente y no el lugar del sufrimiento y la muerte prematura”.
“Bernardo Kliksberg es, simplemente, la persona que ha descubierto darle contenidos posibles a la esperanza y se puso a trabajar. Así como hubo profetas de la paz, como Itzjak Rabín, Kliksberg es profeta de la esperanza”, añadió.
Luego, Olender le entregó el carnet de socio honorario de la Sociedad Hebraica Argentina, con el que fueron distinguidas personalidades como Albert Einstein, Shimon Peres, Jorge Luis Borges, Elie Wiesel y Simone Weil.
Kliksberg recibió la distinción y firmó el Libro de Visitas, que se inició en 1940 cuando comenzó a construirse el edificio de la calle Sarmiento de la institución.
Envuelto en emoción, el economista agradeció la distinción y expresó que es un estímulo para su labor.
También manifestó que “desde su fundación la Sociedad Hebraica Argentina, hace 86 años, se constituyó en una de las más importantes casas de cultura del país”.
Además, sostuvo que Hebraica “es un lugar pensado en función de la gente, donde se entrega un bien que no tiene precio, la cultura”.
Antes de iniciar su disertación, Bernardo Kliksberg agradeció la presencia de Abraham Gag, Fernando Rubín, Guillermo Borger, presidente de la AMIA, y Abraham Kaul.
Además destacó la tarea que en pos de la difusión de la cultura realiza Gerardo Mazur, director de Cultura de la Sociedad Hebraica Argentina; como también la dedicación de los azkanim (dirigentes voluntarios) mencionando como ejemplo a David Flisher, ex presidente de Hebraica que se encontraba entre los asistentes.
Kliksberg inició su disertación enumerando los graves y preocupantes temas que afectan al planeta y que generan más desigualdades en el mundo globalizado en donde se produce la paradoja de que el desarrollo científico y tecnológico permite tener una mejor calidad de vida a la vez que un altísimo porcentaje de los habitantes del planeta viven en forma indignante, en una pobreza extrema.
Una vez expuestos los problemas, planteó los aportes del judaísmo para tratar de atenuar esa paradoja, afirmando que es un hombre esperanzado en que es posible mejorar lo que está ocurriendo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat