Inicio NOTICIAS El Museo del Holocausto presenta una muestra de la artista Bela Gold

El Museo del Holocausto presenta una muestra de la artista Bela Gold

Por
0 Comentario

El Museo del Holocausto de Buenos Aires, la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco de México y el Museo Nacional de la Estampa de México, se complacen en invitar a la inauguración de la exposición "EL SUJETO APREHENDIDO, ll" de la artista Bela Gold y la curaduría de Claudia Slomianski y Karina Kipershmit.
La muestra quedará abierta mañana miércoles 29 de agosto de 2012 a las 19 hs. en el Museo del Holocausto, ubicado en Montevideo 919, Buenos Aires.
En la inauguración, se presentará el libro “Una visión artística posible”, de Bela Gold, el cual será comentado por la artista, el filósofo Darío Sztajnszrajber y Luis Carlos Herrera Gutiérrez de Velasco, director de la División de Ciencias y Artes para el Diseño, UAM-A, México. La directora Ejecutiva del Museo, Graciela Jinich, coordinará la Mesa.
Mediante el uso de registros, documentos, etiquetas y huellas de identidad e identificación, y su tratamiento mediante nuevas tecnologías, como las digitalizaciones y manipulaciones informáticas, la artista logra la resignificación de la memoria y el duelo de la barbarie nazi.
“Esta exposición se fundamenta en la restauración de la memoria, colectiva e individual. Se inserta en la narrativa histórica con la que se construye la identidad del sujeto, sustentado por un marco teórico filosófico, esencialmente humanista”, describe la artista Bela Gold.
Con respecto a la idea de trabajar con imágenes y documentos vinculados al Holocausto, Gold expresó: “De la Shoá- Holocausto, se conservan en archivos, bien resguardados y sistemáticamente organizados por sus perpetradores, y hasta hace muy poco tiempo, una gran cantidad de objetos, documentos, manuscritos, cartas, etiquetas, certificados, y muchos otros, los cuales retomo, como testimonios, para presentar o mejor aún resignificar, o como escribe el crítico de arte Nicolás Bourriaud, hago una "apropiación y post-producción", dotándolos de un nuevo significado lingüístico, si se quiere, artístico, con el propósito de evitar su olvido y advertir a la humanidad y al "imperio de la razón" que pueden degenerar nuevamente en el horror”.
Una de las características de la obra es la construcción de proyectos estéticos que transfiguran el lenguaje dotando de un nuevo significado simbólico a objetos inanimados aparentemente, siendo su propósito además de salvaguardar la memoria, considerar el apoyo de las inagotables posibilidades de manipulación que las nuevas tecnologías digitales ofrecen en el rescate de estos testigos de hechos, necesaria manifestación, que consiste en la implacable denuncia del genocidio a partir de la apropiación de testimonios, los documentos, directos e indirectos, manuscritos o parte de la documentación acumulada que, desde el objeto artístico, pudieran atestiguar lo ocurrido con voz en cuello otorgando presencia a quienes la maquinaria siniestra de la muerte eliminó toda dignidad como seres humanos. “Proponemos aquí, dar rienda al llanto, simbólicamente enterrar a los muertos y guardar el luto que merecen”, dijo Bela.
Para ello, la solidez teórica del trabajo visual y del documento escrito descansan en una revisión del humanismo y sus derivaciones.
“Exponer en el Museo del Holocausto de Buenos Aires es una nueva oportunidad de otorgar reconocimiento a mi trabajo, dentro de la cadena de espacios donde se expone, expuso y expondrá. El Museo del Holocausto de Buenos Aires conjuga el reconocimiento oficial y la apertura para considerar esta obra no sólo como testimonio, sino como propuesta de una nueva corriente artística: El arte post-holocaustico”.
Con respecto a la exposición, la curadora Claudia Slomianski expresó que “es una obra fuerte, que comunica sin anestesia, que vincula inmediatamente con la emoción”.
“El Museo del Holocausto es el lugar donde se recuerda y dignifica a las víctimas de la barbarie nazi. En él se ejercita la memoria a fin de que nunca más la humanidad viva una atrocidad semejante. Creo que la obra de Bela Gold debe presentarse en este Museo porque su obra se trata justamente de esto: De recuperar la memoria y la identidad de los muertos con un lenguaje universal”, agregó Slomianski.
Bela Gold es oriunda de Argentina y reside desde hace muchos años en México. Cursó estudios en Bezalel, de Israel. Actualmente es profesora e investigadora en el Departamento de Procesos y Tecnologías en la Escuela de Diseño de dicha universidad en Azcapotzalco. Dr. Fausto Rodríguez, en representación de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. (UAM -AZC) dijo durante la presentación de la obra en México que “el trabajo de Bela Gold, es muy reconocido dentro y fuera de su institución (…) Estamos muy orgullosos de contar con la artista como parte del equipo docente, ya que a través de su espíritu creativo fomenta profundos conocimientos en las generaciones del futuro”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat