Inicio NOTICIAS Elecciones/Irán: la corrupción y el triunfo de los ayatollahs acorralan a Ahmadinejad

Elecciones/Irán: la corrupción y el triunfo de los ayatollahs acorralan a Ahmadinejad

Por
0 Comentario

Los iraníes le dieron la espalda al presidente Mahmud Ahmadinejad en las elecciones parlamentarias del viernes y eligieron votar masivamente al bloque islámico ultraconservador liderado por el titular del Congreso, Ali Lariyani. Así mostraron su disconformidad con la crítica situación económica y se volcaron cautelosamente hacia la seguridad del poder político religioso.

Los resultados fueron aplastantes para el actual gobierno. Según los primeros datos, el sector islámico representado por Lariyani obtuvo el 75 % de los votos, contra el 25 % de los candidatos de Ahmadinejad . Con estos porcentajes, los conservadores del Frente Principista se aseguran al menos 112 de las 290 bancas parlamentarias. El oficialismo apenas obtendría 10 legisladores.

El gran ganador de estas elecciones fue Lariyani, un representante de los radicales islámicos leales al líder supremo de Irán, ayatollah Ali Jamenei, y viejo rival político de Ahmadinejad. Un dato que marca el ascenso de este doctor en filosofía: obtuvo una resonante victoria en la ciudad de Ghom, centro espiritual y sede de los seminarios musulmanes de los clérigos que supervisan la vida política y social en el sistema teocrático del país. Con este triunfo, Lariyani se perfila como el principal candidato para las presidenciales del año próximo.

Las diferencias del presidente Ahmadinejad con los conservadores, conocidos como “principistas” por su lealtad a los principios de la revolución islámica, tuvieron como punto de partida las cuestiones económicas. En Irán se eliminaron los subsidios a los transportes y los combustibles, lo que hizo subir desmesuradamente el precio de los pasajes. Además, creció fuerte la inflación y la desocupación .

Pero luego hubo otra maniobra de Ahmadinejad que molestó a los clérigos. En un intento por aplacar el malestar provocado por la crisis, el presidente prometió reformas sociales a sus seguidores, principalmente población de clase media y baja, que implicaban suavizar algunas rígidas normas islámicas. Los ultraconservadores se disgustaron con el mandatario, consideraron que se trataba de una “desviación” ideológica y lo acusaron de intentar socavar las dimensiones islámicas del sistema político. No hay que olvidar que en Irán el líder real y el que adopta las decisiones políticas más importantes es Jamenei y su consejo supremo. Con esta nueva conformación del Parlamento, Ahmadinejad tendrá serias dificultades de mandato. Y comenzarán la próxima semana, cuando deba acudir al Congreso para dar explicaciones sobre casos de corrupción . Ningún presidente en los 33 años de historia de la República islámica tuvo que enfrentar esta situación.

El triunfo de los ultraconservadores también puede provocar en Irán una mayor radicalización en cuestiones internas y externas. Entre las últimas está la tensión generada alrededor de su programa nuclear, las sanciones de EE.UU. y la UE, y la militarización del estrecho de Ormuz. Los leales al líder Jamenei siempre se mostraron intransigentes en relación con Occidente.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat