Inicio NOTICIAS Roce entre Israel y Suecia

Roce entre Israel y Suecia

Por
0 Comentario

El embajador israelí en Estocolmo, Zvi Mazel, reconoció ayer en el Ministerio de Relaciones Exteriores sueco haber atacado una obra de arte en el Museo Histórico de esa ciudad y aseguró que no se arrepiente de nada. El premier israelí, Ariel Sharon, justificó su actitud.

«Sólo actué como sentí y no podría haber actuado de otro modo», aseguró Mazel, quien el viernes lanzó un reflector contra la obra «Blancanieves y la locura de la verdad». Las autoridades suecas lo citaron para pedirle explicaciones sobre el incidente, que provocó una crisis entre ambos países.

La obra representa un estanque con agua rojiza, que simboliza la sangre. Allí flotaba un pequeño barco con la fotografía de la cara sonriente de Hanadi Jaradat, una abogada palestina que se inmoló en un restaurante de Haifa en octubre y mató a 21 israelíes.

El reflector que lanzó Mazel causó un cortocircuito en la obra, de Dror Feiler, un israelí nacionalizado sueco, miembro de la organización «Judíos por una paz israelí-palestina».

Ayer Mazel estuvo reunido con la jefa de protocolo de la cancillería sueca, Catherine von Heidenstam. El embajador reiteró que Israel exige que la obra sea retirada del museo. «Eso no es arte, es una provocación política y una exhortación al genocidio en Israel», argumentó.

Sharon respaldó su actitud. «Presenciamos un ascenso del antisemitismo en todo el mundo, en particular en Europa. El embajador Mazel se comportó exactamente como debía», dijo.

Ahora está en duda la participación de Israel en la conferencia contra el genocidio, que se realizará en Estocolmo a fin de mes. Aunque ambos países expresaron el deseo de cerrar rápidamente el incidente.
Fte Clarin

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat