Inicio NOTICIAS DE DIVERGENCIAS Y CONVERGENCIAS
por Samuel Hadas

DE DIVERGENCIAS Y CONVERGENCIAS
por Samuel Hadas

Por
0 Comentario

Actuar racionalmente no ha sido una cualidad por la cual se han destacado los políticos en Oriente Medio. Fehacientemente ha quedado demostrado, una y otra vez., sobre todo en el conflicto palestino-israelí, que en esta parte del mundo se comienza a actuar racionalmente solo una vez agotado el repertorio de desaciertos. A casi cinco meses de las elecciones que llevaron al poder a los fundamentalistas radicales de Hamás, los líderes de esta organización siguen sin reconocer la legitimidad de Israel y reiteran sus tres no: no al reconocimiento, no a la negociaciones, no al abandono de la ¨lucha armada¨(léase terrorismo).

Las perspectivas de una convergencia palestino-israelí que posibilite las negociaciones se alejan cada vez. Es imposible, escribe el ex-Secretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger, que haya una negociación seria a menos que Hamás cruce el mismo Rubicón conceptual que atravesó el primer ministro israelí Ariel Sharón. Pero entre los palestinos no se habla de negociaciones con Israel sino de las divergencias internas. Los resultados de las últimas elecciones legislativas, lejos de contribuir a la estabilidad política palestina y a sus relaciones con la comunidad internacional e Israel, han creado una situación cada vez más anárquica.

Mientras tanto, la nueva escalada de violencia no cede. La lluvia cotidiana de cohetes ¨kassam¨ disparados desde Gaza sobre poblaciones israelíes y las consiguientes represalias israelíes, cobran más y más vidas inocentes. El presidente palestino Mahmoud Abbas exige la terminación de los lanzamientos de cohetes ¨kassam¨, pero poco caso le hacen las bandas terroristas. Las represalias israelíes se enfocan nuevamente en las ¨eliminaciones selectivas¨ (que han demostrado no ser tan ¨selectivas¨ al causar también la ttrágica muerte de civiles palestinos). Israel se retiró de Gaza y el resultado ha sido la creación de un vacío que permitió a los grupos terroristas actuar a sus anchas en el en el norte de la franja de Gaza.

No hay negociaciones palestino-israelíes pero sí hay negociaciones palestino-palestinas: Fatah, el partido del presidente Abbas y Hamás, podrían estar en vísperas de un acuerdo ¨histórico¨, pero superar las abismales diferencias existentes entre ambos será más que difícil y pocos son los que consideran que tal acuerdo, de ser logrado, pueda perdurar. No solamente les separan sus antagónicas posiciones sobre Israel (mientras que Fatah propugna negociaciones para la creación de un Estado palestino conviviendo con Israel, Hamás aspira a la destrucción del Estado judío), sino el objetivo final de Hamás: islamizar Palestina.

El gobierno israelí, mientras tanto, no tiene intención de cambiar su postura de no negociar con un gobierno integrado por un grupo considerado terrorista, no solamente por Israel, sino también por EEUU y la UE. ¿Persistirá en la política de acciones unilaterales del gobierno de Ariel Sharón o se decidirá por negociaciones bilaterales? En sus recientes visitas a Washington, Londres y Paris, el primer ministro Ehud Olmert ha podido comprobar que fronteras establecidas unilateralmente por Israel serán rechazada por la comunidad internacional. Su plan de convergencia, de una retirada israelí hacia fronteras definitivas, ya sufrió una conversión: ahora se habla de realineamiento, para resaltar así su carácter de solución transitoria. Además, solo en el caso de que no puedan conducirse negociaciones con los palestinos.

¿Pero, puede hoy Israel negociar con los palestinos? No poco dependerá de la actitud del gobierno palestino. La anarquía creadas después de la retirada unilateral israelí de Gaza reforzó a Hamás en vísperas de las elecciones, entre otras razones porque aducía que había sido su ¨lucha armada¨ la que desalojó a Israel de Gaza. En esta situación al gobierno israelí no le queda otra opción que evitar que se política pueda ser interpretada como otra capitulación y su objetivo en estos momentos no es otro que proporcionar la necesaria seguridad personal a los habitantes de los poblados fronterizos israelíes, muchos de los cuales viven en un estado de aprensión cada vez mayor. En esta situación no cabe esperar que acceda a negociar con la ANP.

Pero como siempre casi todo seguirá dependiendo principalmente del grado de implicación del Cuarteto para el Oriente Medio, donde la fisura entre sus miembros sobre como tratar a Hamás son notorias pese a que públicamente todos insisten en la demanda a Hamás de reconocer a Israel, abandonar el terrorismo y aceptar los acuerdos firmados anteriormente por palestinos e israelíes, para reanudar la cooperación con el gobierno palestino. Por el momento, la Unión Europea ha convencido a Washington de apoyar la creación de un nuevo mecanismo de ayuda al pueblo palestino, sin que los dineros pasen por las manos del gobierno Hamás. El boicot de Estados Unidos, la UE e Israel, ha causado el aislamiento del gobierno Hamás y creado una situación económica crítica.

De no modificar Hamás su absurda política, la espiral de violencia no cederá y causará más sufrimientos a los propios palestinos, que a los israelíes. El resultado no será otro que la postergación indefinida del establecimiento de un Estado palestino y nuevas acciones unilaterales israelíes que quizás traigan más seguridad a los israelíes pero no resolverán el problema. La mayoría de los israelíes comprende hoy que no puede lograr sus objetivos por la fuerza y que su prosperidad y su propia existencia como Estado, dependerán de su estatura internacional y de su habilidad política. El día que la mayoría de los palestinos llegue a la misma conclusión, la ventana de la oportunidad podría abrirse, nuevamente, de par en par.

.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat