Inicio NOTICIAS «El paraíso ahora»
Pueblos separados por una misma tierra

«El paraíso ahora»
Pueblos separados por una misma tierra

Por
0 Comentario

El jueves llega la polémica película dirigida por el israelí Hany Abu-Assad, ganadora del Globo de Oro

«Nací en Nazareth, pero no soy israelí, por más que tengo ese pasaporte. Israel se define a sí mismo como un Estado judío y yo no soy judío. Cuando este lugar se convierta en el Estado de todos, voy a estar de acuerdo con ser llamado israelí. Pero no puedo aceptar al Estado judío mientras no se llegue a un acuerdo por el tema de las tierras.»

Lo dijo Hany Abu-Assad, que a los 44 años estuvo cerca de convertirse en el primer ciudadano de origen israelí en ganar un Oscar. La Academia de Hollywood, finalmente, no se pronunció a comienzos de marzo último en favor de «El paraíso ahora» («Paradise Now») como mejor película no hablada en inglés del año, después de ganar el Globo de Oro en la misma categoría. Pero Abu-Assad, más allá del triunfo, se siente un orgulloso poseedor de otro galardón: el de haber dirigido la primera película que llegó a la carrera final por el Oscar como representante de Palestina.

«Cuando era un adolescente palestino viviendo en Israel no disfrutaba de los privilegios que otras personas podían tener. Si me hubiese quedado allí seguramente me habría convertido en una especie de mutilado, porque tenía claro que todo el conocimiento que está al alcance de los israelíes quedaba muy lejos de mis posibilidades», explicó Abu-Assad al justificar su decisión de dejar el país cuando apenas había superado los 20 años. Ahora vive en Holanda, uno de los países que le brindó apoyo financiero -junto a Alemania y Francia- para realizar «El paraíso ahora», cuyo estreno local anuncia Alfa Films para el próximo jueves.

La película no cesa de provocar controversias, acentuadas durante el lapso en que compitió por el Oscar, debido a que su trama gira en torno de la vida cotidiana de dos jóvenes palestinos, Said y Rachid, amigos desde la infancia, mientras se preparan para cometer un atentado en Tel Aviv que los convertirá en atacantes suicidas y en mártires para su pueblo.

Los debates alrededor del film -que se estrenó en todo Cercano Oriente, Israel incluido- se hicieron inevitables tanto por la historia en sí misma como por la toma de posición activa de su realizador, dispuesto a utilizar su película como punto de partida de una toma de posición política.

Un film controvertido

«Una bomba humana no puede ser definida como «terrorista». Es simplemente un hombre con una bomba. Los atentados suicidas no son otra cosa que una reacción al terrorismo israelí. La ocupación y los ocupantes son el verdadero terrorismo», señaló Abu-Assad en las vísperas de la ceremonia del Oscar, particularmente molesto por lo que calificó en ese momento como una suerte de «presión proisraelí» para impedirle llevarse el premio.

En su región natal, Abu-Assad también tuvo que responder a los dichos de un influyente comunicador israelí, Irit Linor, que escribió una columna en la que califica a «El paraíso ahora» como «una película nazi de calidad».

En su réplica, Abu-Assad dijo que los judíos olvidan que ellos también han sido víctimas y que la única solución para la violencia -cuya manifestación extrema son los ataques suicidas contra objetivos israelíes- es el reconocimiento de derechos equitativos para los judíos y los árabes en las tierras ocupadas, incluyendo a Tel Aviv y a Jerusalén.

Abu-Assad cree que es imposible evitar las controversias, porque los hechos en los que se basa su película son incontrovertibles. «Es la realidad -explica-, no algo que se me haya ocurrido a mí. Y como hago cine, soy una persona curiosa y quiero saber más acerca del tema. Sobre todo, algo que nadie suele preguntarse y es qué historia asoma detrás de las personas que eligen ser atacantes suicidas.»

El director no deja de sorprenderse, sobre todo, por el hecho de que su película fue cuestionada tanto por israelíes como por palestinos, y a partir de los mismos argumentos. «Del lado israelí me acusan de legitimar a los atacantes suicidas y justificarlos, y del lado palestino me critican también porque humanizo a personas que a juicio de ellos tienen una misión sagrada. Y en lo que yo creo es en el conflicto interior que vive cada ser humano entre el bien y el mal. Nadie es totalmente bueno o totalmente malo y la civilización se apoya en el diálogo, no en la creencia de que alguien tiene la razón absoluta y, por consiguiente, los demás están equivocados», dijo el realizador al sitio de Internet MovieWeb.

A fines de mayo último, el sello independiente Focus Features, el mismo que produjo la premiada «Secreto en la montaña», anunció que financiará el próximo proyecto de Abu-Assad, un film todavía sin título que, según se anticipó, podría convertirse en una provocadora exploración de las tensiones étnicas, los miedos y la paranoia planteadas en Estados Unidos luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Una nueva ocasión para que Abu-Assad recurra a una película como disparador de la discusión y la polémica.
Marcelo Stiletano/LA Nacion

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat