Inicio NOTICIAS El pronóstico está nublado con algunos puntos brillantes. Por Ed Kashi

El pronóstico está nublado con algunos puntos brillantes. Por Ed Kashi

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El fotoperiodista estadounidense Ed Kashi organiza talleres fotográficos con estudiantes judíos y árabes de secundaria en Israel, desde Jisser A-Zarka hasta Acre, Kiryat Gat, Kfar Saba y Rahat. Estos son sus pensamientos de la experiencia.

“Estar alrededor de la juventud de cualquier país es a menudo una ventana hacia donde se dirige esa cultura. Mi tiempo en Israel me ha dado la oportunidad de estar cerca de jóvenes árabes y judíos yendo a escuelas secundarias en una variedad de comunidades que reflejan la diversidad socio-económica, cultural y étnica de este pequeño país.

He venido aquí desde 1991 y he observado que las divisiones entre las personas en Israel crecen con las lagunas llenas de más desconfianza y prejuicios, pero estar con niños de la escuela secundaria reveló un universo casi separado, donde ninguno de esos sentimientos fueron mostrados. Estos jóvenes son los puntos brillantes, mientras que los políticos siguen echando nubes sobre una solución política aparentemente intratable.

Acepté la invitación a regresar a Israel para conducir estos talleres con un poco de anticipación y una mente abierta. Normalmente llego a esta tierra para seguir historias de naturaleza geopolítica, serias, duras y a menudo deprimentes. Fue con placer que esperaba experimentar un aspecto diferente. También estoy mucho más interesado ahora en encontrar las áreas de esperanza y positividad, no el fiel continuo de la desesperación y la violencia.
Para mí la fotografía es compromiso. Con el mundo, la gente, los asuntos, los acontecimientos, la vida misma. Ser fotoperiodista sirve a mis deseos de contar historias, revelar problemas, hacer que el mundo sea un lugar un poco mejor. Cambiando la mente de una persona, mi trabajo es un éxito. Iluminando, ya sea arrojando luz sobre un tema desconocido, o arrojando nueva luz sobre algo que creemos saber, este es mi desafío.

Desde temprana edad quería contar historias. También crecí durante un tiempo politizado en América, donde la cultura, la política, la acción social y la preocupación se fundieron en una. Mi trabajo se ha convertido en una exploración y expresión personal de esas dinámicas. Vivir la vida de un fotoperiodista también me ha puesto en contacto con lugares, pueblos, culturas e ideas que han enriquecido mi vida. Mis fotografías sirven como testimonio de esta forma de vida, tomadas por un individuo humilde que se preocupa por nuestro mundo y su gente, y que es apasionadamente curioso y lleva un corazón y una mente abierta en el vacío de la vida.

El lenguaje de la fotografía es más poderoso y omnipresente hoy que en cualquier momento de la historia humana. Con las redes sociales ahora podemos llegar a personas de todo el mundo para compartir historias personales y profesionales a través de la fotografía. La oportunidad de pasar tiempo con estudiantes israelíes de secundaria de una variedad de antecedentes fue una oportunidad para compartir parte de mis conocimientos y experiencia, pero también para aprender de ellos.

Mi primera parada fue en Jisser A-Zarka, una comunidad musulmana conservadora, la ciudad árabe más pobre de todo Israel y el último pueblo árabe a lo largo de la costa mediterránea. De alguna manera es un lugar fuera de tiempo, cortado físicamente del resto del país y tan incapaz de crecer.

Los niños eran fantásticos, con caras hermosas que reflejaban los diferentes matices de la identidad árabe. Muchas de las chicas llevaban el hijab, pero su espíritu y entusiasmo era contagioso. Los niños se comportaban muy bien, y sentí un deseo de aprender y conectar. Cuando presentaba trabajos de otras partes del mundo, estaban repletos de preguntas y curiosidad.
Cuando una de mis asistentes, estudiante de fotografía de una universidad israelí, llegó tarde a nuestro taller en Jisser A-Zarka, estaba molesta. Al parecer, el conductor del taxi no quería ir en coche a la ciudad para dejarla. Estaba preocupado por conducir a esta ciudad árabe y, como ella dijo, “él es un racista.” Entonces, esta mujer joven, liberal y de mente abierta, dijo: “Yo también lo soy en cierto modo”.

Esta anécdota representa mi sentido de cómo las cosas han cambiado en Israel. Hace 20 o 30 años, una mujer joven, de mentalidad liberal, no habría sentido ni creído tales pensamientos. Es un reflejo del endurecimiento de ambos lados, de décadas de conflicto, ocupación y guerra.

En la hermosa y antigua ciudad costera de Acre, mi taller tuvo lugar en el American Corner, un centro cultural apoyado por la Embajada y ubicado en la hermosa ciudad vieja de Acre. Allí me involucré con la mayoría musulmana y algunos jóvenes árabes cristianos que representaban otra clase socioeconómica. Todos estaban vestidos con jeans de diseñador, ropa bonita, los chicos tenían elegantes cortes de pelo y las chicas eran modernas y me recordaban a las mujeres jóvenes de Nueva Jersey.

Al principio, cuando les enseñé el trabajo, parecían aburridos y totalmente desinteresados ​​en otras partes del mundo, o por lo demás, de la fotografía. Pero una vez que salimos a fotografiar alrededor de su pueblo y luego volvimos a revisar su trabajo, hubo un florecimiento de espíritu y apertura de actitud. Fue maravilloso ver esta transformación.
También empecé a ver más allá de sus actitudes y ojos cansados, para ver su inocencia y calidez. También es fascinante observar en nosotros mismos cómo las primeras impresiones pueden ser tan totalmente equivocadas, y cuando pasas algún tiempo con la gente, especialmente con los más jóvenes, para escuchar y darles atención, sus mentes y espíritus pueden abrirse en las formas brillantes e inspiradoras.

Al día siguiente visité una escuela de Kiryat Gat, una escuela secundaria técnica y científica judía en lo que se consideraría una comunidad de clase media a baja en el sur de Israel. Los niños estaban muy comprometidos, aunque más auto-consciente e incluso agresivo en su deseo de verse bien y realizar bien los trabajos.

Los muchachos y las muchachas tenían diversos antecedentes y orígenes, incluyendo hablantes rusos, etíopes, árabes, seculares y religiosos. Al principio parecían desinteresados ​​y cansados, pero al final de nuestra sesión estaban muy entusiasmados por el trabajo que habían creado, reflejando la calidez y la buena naturaleza de una juventud brillante.
En Kfar Saba, trabajé sólo con chicas judías miembros del Parlamento de Mujeres Jóvenes, un programa de liderazgo juvenil. Estas muchachas eran confiadas e inteligentes, abiertas al aprendizaje y deseosas de fotografiar. No había ningún comportamiento raro para destacar.

Mientras nos dirigíamos a esta ciudad, la conversación en el coche se centró en el conflicto entre Israel y Palestina, llegando a acordar que es un tema “complicado”. Sí, es complicado y, dada la tendencia de los últimos 10-15 años, la situación es cada vez más surrealista en mi mente.

Estuvimos allí para unas vacaciones culturales anuales, con niños bailando canciones de Elvis Presley, una banda de jazz, música clásica. Payasos, hermosas familias, gente de todas las edades disfrutando de su comunidad con las brisas suaves y frescas de la primavera creando un atardecer de paz y tranquilidad.
Esta idílica y moderna comunidad está quizá a 7 millas de la Ribera Occidental, pero a un millón de millas de distancia en términos de condiciones socioeconómicas y calidad de vida; Además de que no está bajo ocupación militar. Estas realidades alternas continúan robándome de apreciar completamente la excelencia de lo que Israel ha logrado en un lugar como este.

Rahat es una comunidad musulmana conservadora en el distrito sur del desierto de Negev, en Israel. Es una ciudad predominantemente beduina con una población de 62 mil habitantes, lo que la convierte en el asentamiento beduino más grande del mundo, y el único en Israel que tiene estatus de ciudad.
Una vez más, los estudiantes eran principalmente mujeres y llenas de entusiasmo y energía desenfrenada. Sin embargo, las diferencias culturales en esta ciudad fueron rápidamente puestas relieve una vez que salimos a hacer fotos. Las restricciones impuestas a las chicas les hacía difícil fotografiar mucho.
Nos topamos con una panadería con hombres jóvenes trabajando, pero una vez que las chicas empezaron a fotografiar, los hombres se disgustaron y se negaron a que lo hicieran. Una vez que intervinimos, las cosas se suavizaron, pero a cada paso estaba claro que no era normal que las mujeres recorrieran su comunidad tomando fotografías.

Los jóvenes que he conocido en este viaje están llenos de vida y ambición y un claro deseo de aprender y cooperar unos con otros. Si podemos cambiar sólo unas pocas mentes y acercar a las personas mediante el uso de la fotografía y la narración visual, encontramos la clave del éxito. Esfuerzos como el Festival Internacional de Fotografía con sede en Tel Aviv, Israel, deben ser elogiados por sus esfuerzos para frenar el cinismo y el miedo a través del lenguaje de la fotografía.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat