Inicio ISRAEL Se estancan conversaciones para formar gobierno y Netanyahu amenaza con nuevas elecciones

Se estancan conversaciones para formar gobierno y Netanyahu amenaza con nuevas elecciones

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El primer ministro Benjamin Netanyahu afirmó hoy en una reunión de la Knesset que no quiere que el país sea arrastrado a nuevas elecciones a la luz de que las conversaciones para la conformación de la nueva coalición ingresaron en un callejón sin salida, aunque advirtió que «tal vez haya alguien que desee que suceda», refiriéndose al jefe de Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, ex ministro de Defensa.

Las negociaciones para establecer un nuevo gobierno quedaron en un punto muerto antes de la fecha límite de la medianoche del miércoles 28 de mayo, luego de una reunión que ayer el primer ministro mantuvo con el miembro de la Knesset Yariv Levin, jefe del equipo de negociación del Likud, que terminó sin conclusiones.

El tema clave sobre el cual los socios de la coalición de Netanyahu no pueden ponerse de acuerdo es el proyecto de ley Haredi, que se establecerá para determinar las cuotas de los reclutas ultraortodoxos para las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés).

Liberman se opone firmemente a cualquier cambio en la ley y las cuotas establecidas, mientras que el Judaísmo Unido de la Torá, partido ultraortodoxo, rechaza la ley por completo.

Lo cierto es que el ex ministro Lieberman condujo a los partidos ultraortodoxos y a Netanyahu a un callejón sin salida en las conversaciones de la coalición el sábado, y escribió en un tuit que «no teme a las reelecciones» si no se llega a un acuerdo el miércoles. Israel celebró las últimas elecciones el 9 de abril.

Asimismo sostuvo que rechaza cualquier alteración de la versión actual del proyecto de ley, pero ofreció un compromiso, y dijo que los ultraortodoxos podrían optar por estar ausentes del proyecto de ley siempre que todos los demás socios de la coalición acordaran votarlo en el cuerpo.

«En el momento en que esto suceda, tendremos un gobierno de derecha en lugar de un gobierno de Haredi», dijo Liberman. «Somos un Estado pro judío, pero estamos en contra de un Estado halájico», dijo refiriéndose a la ley judía religiosa.

«Acepte nuestra oferta, de lo contrario iremos a las elecciones», dijo.

Fuentes del Partido Likud dijeron que «si Liberman sigue insistiendo en poner fin a este gobierno», están listos para las nuevas elecciones y han comenzado a prepararse para ello.

Sin embargo, dijeron además que Netanyahu está trabajando en una solución que permita el establecimiento de un gobierno de derecha y la legislación del proyecto de ley, según consignó el portal de noticias Ynet.

En tanto, Liberman aseguró: «No tengo que buscar un motivo oculto, hago un llamamiento a mis amigos en el Likud a que dejen de mentirle a la gente de Israel y digan por qué Yisrael Beiteinu está buscando razones para no ingresar al gobierno”.

«En los últimos días, el liderazgo del Likud ha estado atacando a Yisrael Beytenu, alegando que está impidiendo el establecimiento de un gobierno de derecha, y les recuerdo a todos que tanto en la campaña electoral como después de las elecciones, dijimos clara y públicamente que apoyaríamos a Netanyahu solo como candidato al primer ministro. Ahora estamos diciendo inequívocamente que no recomendaremos a ningún otro candidato para primer ministro, pero el derecho no es un culto a la personalidad, estos son valores, y el servicio militar siempre ha sido un valor supremo en la cosmovisión del campo nacional”, sostuvo el ex ministro de acuerdo a lo informado por el diario Maariv.

El Judaísmo Unido de la Torá dijo en respuesta a las declaraciones de Liberman que no están de acuerdo en que se mencionen las cuotas en un acuerdo de coalición, y que «es el principio, no un asunto político» para ellos.

«Esta es una decisión de los líderes espirituales, no es un asunto que podamos votar en la Knesset», agregó el partido ultraortodoxo, refiriéndose al Rebe de Ger, líder de un tribunal Jasídico extremo que exige que el proyecto de ley sea cambiado.

Si los ultraortodoxos, ni Liberman, acuerdan un compromiso, Netanyahu podría reunir una coalición de solo 60 miembros del parlamento, pero no tendrá una mayoría en la Knesset y es poco probable que mantenga la coalición.

Sin embargo, podría presionar a Liberman para que se una al gobierno en una etapa posterior, algo que hizo en 2015.

Otra opción es que el Partido Likud agregue dos o tres miembros de la oposición que desertarían a las líneas de coalición.

Una tercera opción es la reelección, un caso sin precedentes en la historia israelí y que Netanyahu no desea.

Una última opción es que el presidente Reuven Rivlin otorgue a un miembro de la Knesset de la oposición, o un representante diferente del Likud, la oportunidad de reunir un gobierno. Sin embargo, ambos escenarios son poco probables.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat