Inicio ISRAEL Médicos israelíes alertan sobre la posibilidad de que el coronavirus nunca desaparezca y hablan de un «COVID crónico»

Médicos israelíes alertan sobre la posibilidad de que el coronavirus nunca desaparezca y hablan de un «COVID crónico»

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Un paciente de 65 años de edad con COVID-19 que fue tratado en el Centro Médico Sheba dio negativo para el virus 10 días después, se fue a la casa y volvió al trabajo. Dos semanas después, se encontró de nuevo en el hospital con fiebre y dificultad para respirar. Las pruebas revelaron una severa inflamación del corazón. Ahora, está en la unidad de cuidados intensivos.

Una joven contrajo el virus y se recuperó en su casa. Semanas después, pidió una cita en la unidad de post-coronavirus de Hadassah quejándose de “niebla cerebral”. “Tuvo que pensar en cómo preparar una taza de té”, dijo el Dr. Fares Darawshy, especialista en medicina respiratoria e interna del Centro Médico Hadassah.

Estas son sólo dos de las varias historias que los médicos israelíes están compartiendo acerca de lo que se está empezando a conocer como “COVID a largo plazo” o “COVID crónico” – pacientes que se recuperan del virus pero sufren de síntomas continuos e inusuales, algunos de los cuales pueden enviarlos de vuelta a la sala de emergencias o incluso causarles la muerte.

La Dra. Galia Rahav, jefa de la Unidad de Enfermedades Infecciosas y Laboratorios de Sheba, dijo que los síntomas pueden desarrollarse dentro de un mes de la recuperación o incluso tres o seis meses después y pueden durar igual.

Los individuos que sufren son igualmente diversos. Algunos han sido hospitalizados con casos severos de COVID-19. En el otro extremo, algunos ni siquiera sabían que tenían el coronavirus y habían sido diagnosticados mediante una prueba serológica (de anticuerpos), cuando debieron ingresar a un hospital debido a nuevos síntomas.

Las secuelas también pueden ir desde la falta de aliento, la fatiga, la incapacidad de realizar cualquier cosa que requiera esfuerzo, la dificultad para concentrarse, la pérdida de memoria, los dolores articulares y musculares, los dolores o la debilidad y los trastornos del sueño, hasta coágulos de sangre, accidentes cerebrovasculares e incluso inflamación o fallos multisistémicos.

Algunos se quejan de cambios en sus sentidos del olfato, el gusto, la vista, el oído y la voz, y de la presión en los oídos.
Rahav dijo que todavía no hay indicación de cuántos de los millones de pacientes que han contraído el coronavirus desarrollarán el COVID crónico porque el fenómeno es demasiado nuevo.

“Ahora estoy tratando a un paciente que tuvo coronavirus hace un mes”, dijo Rahav. “Llegó después de tener un accidente cerebrovascular sin ningún factor de riesgo de accidente de ese tipo. Hicimos una prueba serológica y encontramos que tenía coronavirus”, explicó.

Los científicos comenzaron a tomar conciencia del fenómeno en mayo, lo que llevó a Hadassah y a otros hospitales israelíes a abrir una unidad para monitorear a los pacientes recuperados. Darawshy dijo que el hospital pidió a todos los que habían sido admitidos por COVID-19 que vinieran para una visita de seguimiento. Entre el 60% y el 70% de los pacientes acudieron, y la mayoría de ellos tenían algunos síntomas para reportar.

La experiencia del especialista de Hadassah se ajusta bien a un estudio reciente, “Inicio, duración y persistencia de los cambios en el gusto y el olfato y otros síntomas de COVID-19: estudio longitudinal en pacientes israelíes”, que se publicó en el sitio de intercambio médico MedRxiv. El estudio fue dirigido por el profesor Masha Niv de la Universidad Hebrea y en él se determinó que, en el seguimiento realizado a los seis meses, el 46% de los pacientes presentaba al menos un síntoma no resuelto, más comúnmente fatiga (21%), cambios en las sensaciones del gusto y el olfato (14%) o dificultad para respirar (9%).

Además, un artículo del New York Times citó un informe francés publicado en agosto de 120 pacientes de COVID-19 que habían sido hospitalizados. El estudio encontró que 34 de ellos (28%) tenían problemas de concentración incluso meses después.

El Prof. Neville Berkman, jefe del Departamento de Neumología de Hadassah, dijo que el “algodón en el cerebro” o la niebla cerebral por el COVID está empezando a perjudicar la capacidad de los pacientes recuperados para trabajar o funcionar con normalidad, como el joven que ya no podía preparar fácilmente una taza de té.

El artículo del Times ofrecía varios ejemplos adicionales, entre ellos la paciente recuperada de COVID-19, Erica Taylor. Varias semanas después de que diera negativo para el virus, “se volvió confusa y olvidadiza, sin siquiera reconocer su propio coche, el único Toyota Prius en el aparcamiento de su complejo de apartamentos”.

Los científicos y los médicos dicen que todavía no está claro qué causa esta niebla cerebral, pero los médicos están investigando si surge cuando la respuesta inmunológica del cuerpo al virus no se apaga o tal vez por la inflamación de los vasos sanguíneos que van al cerebro.

Además, según Darawshy, este tipo de síntomas no son poco comunes en los pacientes de coronavirus recuperados. Dijo que después de recuperarse del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) o del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), muchos pacientes se quejaron de problemas respiratorios o incluso de fatiga crónica.

Pero aunque es molesta e incluso puede alterar la vida, la fatiga no es fatal. Sin embargo, los coágulos de sangre, que según Darawshy son exclusivos del coronavirus, pueden matar.

Otro efecto secundario es lo que se conoce como síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado temporalmente con COVID-19 – PIMS-TS. Sin embargo, según Rahav, a veces este síndrome no sólo afecta a los niños.

La Organización Mundial de la Salud describió las características del PIMS-TS como similares a las de la enfermedad de Kawasaki -una vasculitis aguda y generalmente autolimitada de los vasos de calibre medio, que afecta casi exclusivamente a los niños- y el síndrome de shock tóxico, una rara complicación que pone en peligro la vida de ciertos tipos de infecciones bacterianas.

Según la OMS, las personas que padecen este síndrome presentan al menos dos de los siguientes síntomas: erupción cutánea, hipotensión o choque, arritmia cardíaca, evidencia de coagulopatía o problemas gastrointestinales agudos. Además, tienen marcadores de inflamación elevados pero ninguna otra causa microbiana evidente de inflamación, y han tenido coronavirus o han estado en contacto con alguien que los tenía.

Cuando Rahav habló por primera vez con The Jerusalem Post sobre el PIMS en mayo pasado, dijo que el país había diagnosticado tres niños y un adulto con el síndrome. Desde entonces, han aparecido cientos de pacientes más.

Según los expertos del Centro Médico Soroka, hasta este mes, se han reportado alrededor de 500 casos de PIMS-TS en niños israelíes – 300 de los cuales han requerido hospitalización.

El profesor Shalom Ben-Shimol, experto en enfermedades infecciosas en niños en Soroka, dijo que los niños han sido tratados con una combinación de esteroides, anticuerpos y antibióticos. “La respuesta al tratamiento, especialmente a los esteroides, es excelente, y todos los niños hasta ahora se han recuperado completamente”, dijo Ben-Shimol.

Pero Rahav contó una historia ligeramente diferente. Habló del caso de un joven de 26 años que llegó al hospital con diarrea y sarpullido y que rápidamente desarrolló una insuficiencia respiratoria y luego una insuficiencia orgánica multisistémica. Una prueba serológica reveló que había contraído el coronavirus y se recuperó. “Desarrolló problemas en su corazón, pulmones y riñones, y luego murió”, dijo Rahav. “Tenía 26 años, totalmente sano, ni siquiera sabía que tenía un coronavirus”, agregó.

Darawshy dijo que cree que los hospitales y los médicos de atención primaria se enfrentarán a un gran número de estos pacientes en los próximos meses, y que el fenómeno podría tener un impacto negativo desconocido y a largo plazo en la salud general del país y la salud de su fuerza de trabajo. “La gente debería escuchar las regulaciones, la distancia social y usar máscaras”, dijo Darawshy. “Y todos los que se recuperen de COVID deben ir a por lo menos un examen de seguimiento”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat