Inicio ISRAEL Israel. Uno de cada 132 ultraortodoxos mayores de 65 años ha muerto de coronavirus

Israel. Uno de cada 132 ultraortodoxos mayores de 65 años ha muerto de coronavirus

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- En Israel, al igual que lo que sucedió en los Estados Unidos, las comunidades de judíos ultraortodoxos han sido duramente afectadas por el coronavirus.

Ahora, los nuevos datos del Ministerio de Salud israelí muestran que uno de cada 132 adultos ultraortodoxos en Israel mayores de 65 años ha muerto a causa del coronavirus, en comparación con uno de cada 475 adultos mayores de 65 años entre la población general, según Israel Hayom. Esto pone el número de muertes entre los adultos religiosos de más de 65 años en 3,6 veces la letalidad población general israelí.

Las familias ultraortodoxas en Israel suelen vivir en barrios reducidos, con familias grandes en pequeños apartamentos, lo que permite que el virus se propague fácilmente entre los miembros de la familia.

El carácter comunitario del estilo de vida de los «haredim», como se los llama en hebreo, ha hecho que sus comunidades sean particularmente susceptibles al virus, así como la continua resistencia a las medidas de distanciamiento social y a los cierres. Aunque Israel ha pasado por varios períodos de bloqueo, muchos de ellos han seguido reuniéndose para celebrar grandes bodas, funerales y otras reuniones.

Obedeciendo a los esfuerzos que el gobierno israelí se ha esforzado por que los ultraortodoxos cumplan con las medidas de distanciamiento social, los religiosos de Israel, en esta etapa, han acudido en masa a vacunarse. «La respuesta ha sido abrumadora», dijo a Israel Hayom un funcionario médico familiarizado con el sector, diciendo que las líneas para obtener la vacuna han sido especialmente largas en las ciudades ultraortodoxas.

En los Estados Unidos también ha habido un gran interés en la vacuna contra el coronavirus en las comunidades ortodoxas, incluso cuando el cumplimiento de las directrices para la pandemia ha sido irregular.

ParCare, una clínica de salud de propiedad ortodoxa con sedes en Brooklyn, Manhattan y el condado de Orange, está siendo investigada actualmente por el fiscal general del estado de Nueva York para la administración de vacunas al público en general, mientras que la guía del estado ha determinado que sólo los grupos específicos son elegibles.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat