Inicio ISRAEL Israel/Crisis política. Netanyahu y Gantz acordaron volver a reunirse el miércoles

Israel/Crisis política. Netanyahu y Gantz acordaron volver a reunirse el miércoles

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El primer ministro Benjamin Netanyahu y el jefe del partido Azul y Blanco Benny Gantz volverán a reunir mañana por la noche junto a sus equipos de negociadores tras finalizar sin acuerdo la primera ronda de conversaciones para conformar un gobierno de unidad que permita destrabar la crisis política que afecta a Israel y evitar una cuarta elección.

Ambas partes informaron que hicieron un progreso significativo hacia la construcción de un gobierno nacional de emergencia tras una negociación que duró unas seis horas. En lugar de reunirse toda la noche, decidieron volver a reunirse por la mañana con sus equipos de negociación para completar un acuerdo largamente esperado.

Fuentes del Likud, el partido que encabeza Netanyahu, dijeron a The Jerusalem Post que «las brechas entre las dos partes se han reducido, pero las disputas persisten». Esas disputas debían ser finalizadas por los dos jefes de los partido.

El mandato de Gantz para formar un gobierno terminó a la medianoche del lunes, por lo que Netanyahu y Gantz le pidieron al presidente Reuven Rivlin dos días adicionales. Rivlin aprobó la solicitud y técnicamente extendió el mandato de Gantz al miércoles por la noche a medianoche.

Tanto Netanyahu como Gantz coincidieron en la formación de un gobierno para combatir el coronavirus. Netanyahu prometió trabajar para un gobierno así, pero insinuó que aún podría tomar tiempo. Rivlin había advertido que si no se llegaba a un acuerdo, iniciaría un período de tres semanas en el que cualquier miembro de la knesset, el parlamento israelí, quedaba habilitado para formar un gobierno.

«Benny, te estoy esperando en la residencia del primer ministro en Jerusalem», escribió Netanyahu en Twitter. «Reunámonos y firmemos un acuerdo esta noche sobre un gobierno de emergencia nacional que salvará vidas y trabajará para los ciudadanos de Israel», agregó.

Dirigiéndose al primer ministro momentos antes, Gantz lo alentó a hacer las concesiones necesarias para finalizar un acuerdo. «Netanyahu, llegamos al momento de la verdad», dijo Gantz. «El pueblo de Israel espera que tomemos decisiones difíciles. Es un gobierno de emergencia nacional o una elección en medio de una crisis. La historia nos juzgará. La historia no nos perdonará si huimos», sostuvo.

Según los informes, Gantz estuvo de acuerdo el lunes con la demanda del Likud de que la Knéset se disolvería si la Corte Suprema dictamina que Netanyahu no puede formar un gobierno. La concesión de Gantz enfureció a sus antiguos aliados políticos.

«No estoy preparado para creer que Azul y Blanco le darían a Bibi una ley de inmunidad», escribió el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, en las redes sociales. «Incluso la derecha no le daría a Bibi la ley de inmunidad personal que quería».

El líder de Telem, Moshe Ya’alon, le dijo a Gantz a través de las redes sociales que sus intenciones pueden ser buenas, pero un criminal cínico lo engañó tratando de evadir la justicia a través de una legislación que lo convertiría en un déspota que está por encima de la ley. «No es demasiado tarde para lamentar un error en la navegación», escribió Ya’alon.

Gantz respondió a sus antiguos colegas Azules y Blancos, diciendo que «nadie puede predicarme sobre política, y nadie me alejará de mi profunda creencia de que Israel debe ser lo primero».

En su rol de presidente de la Knéset, Gantz no convocó a una sesión especial de la Knesset que se esperaba que tuviera lugar el lunes durante la Pascua, como un gesto a Likud de que él es serio acerca de llegar a un acuerdo.

La Knesset se reunirá el jueves para aprobar una legislación relacionada con el coronavirus. La próxima semana, la oposición tiene la intención de presentar proyectos de ley que impidan que Netanyahu forme un gobierno. Será decisión de Gantz la de someterlos a votación.

Mientras Gantz enfrentaba los reproches de la izquierda, Netanyahu fue presionado por la derecha. Durante una reunión telefónica con la directora de Yamina, Naftali Bennett y otros miembros de Yamina, le dijeron al primer ministro que, en cualquier acuerdo, no cedería el control sobre el Comité de Selección Judicial.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat