Inicio ISRAEL El Likud sabotea a Netanyahu por el reparto de carteras y aplaza la formación de Gobierno en Israel

El Likud sabotea a Netanyahu por el reparto de carteras y aplaza la formación de Gobierno en Israel

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol (por Sal Emergui -El Mundo de España).-   Todo estaba listo en la Knésset, bajo las limitaciones del coronavirus, para celebrar la toma de posesión del Gobierno de unidad en una fecha emblemática para Israel: el 72 aniversario de la declaración de independencia leída por David Ben Gurion.

La festiva ceremonia, sin embargo, fue aplazada al domingo, pero no debido a la pandemia o una crisis prematura entre el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, y el líder centrista Benny Gantz sino a las dificultades del líder del Likud para saciar a tiempo el apetito de los ministros de su partido en el reparto de carteras. Un incendio que el principal bombero político israelí intentará sofocar ahora para permitir la presentación del ejecutivo número 35 de la historia del país.

Creado por la crisis sanitaria y económica del Covid-19, el Gobierno de rotación entre Netanyahu y Gantz sellará más de 500 días de bloqueo político y tres polarizadas elecciones que han profundizado la fractura interna. Una división centrada en la figura de Netanyahu que, si logra contentar a sus ministros del Likud, formará su cuarto Gobierno consecutivo siete días antes del inicio del juicio por soborno, fraude y abuso de confianza.

Paradójicamente, tras lograr desarticular el poderoso bloque centrista ‘Azul y Blanco’ al convencer a Gantz garantizándole el relevo en la jefatura del Gobierno en 18 meses y dejar en la oposición a su gran rival en la derecha y líder del bloque Yamina, Naftali Bennett, Netanyahu se encontró en su casa con una crisis inesperada por su intensidad. ‘Bibi’ era consciente de que ceder importantes y numerosas carteras al partido de Gantz, que llega además con dos diputados laboristas, y a los dos partidos ultraortodoxos, le iba a provocar un quebradero de cabeza en sus filas pero no una protesta inédita en los últimos años. Demasiados candidatos y demasiado ego para lo que Netanyahu ofreció en primera instancia.

El relevo en la jefatura y ministerios en noviembre del 2021 dificulta el reparto elevando la creatividad de Netanyahu al dividir varias carteras en secciones e incluso inventar nuevas como la de «consolidación y promoción de la comunidad».

SABOTAJE EN LAS FILAS DEL LIKUD
Al ver que no eran invitados a la ronda de consultas con Netanyahu, dos veteranos legisladores del Likud no contuvieron su enfado. «¡Hay límite para el desprecio! He decidido no participar en la votación del Gobierno. Pese a que fui elegido entre los diez primeros en las primarias, el primer ministro y el líder del Likud no se ha molestado ni siquiera a reunirse conmigo y ofrecerme un puesto adecuado en el Gobierno. Es un escupitajo en la cara de los 130.000 militantes del Likud que me eligieron», protestó Avi Dichter, mientras Tsaji Hanegbi anunció que no acudiría a la toma de posesión: «Minutos antes de la presentación del Gobierno y todavía no he sido invitado a la conversación sobre el nuevo Gobierno. Imagino que no me necesitan en la Knésset. ¡Shabat Shalom!».

Gantz tuvo más fácil su reparto ya que su bloque, formado por 19 personas, recibe la misma cantidad que el Likud, con 36 diputados. Más allá de Exteriores para Gabi Ashkenazi, destacan Pnina Tamano que será la primera ministra de origen etíope (Absorción) y Omer Yankelevitch, la primera ministra ultraortodoxa (Diáspora).

El líder en el sector centrista que no quiso pactar con Netanyahu y ex socio de Gantz, Yair Lapid, denunció que «este Gobierno se crea de forma descompuesta, todo torcido, todo corrupto, todo por puestos en lugar de valores y así se ve».

Desde la derecha y casi en la oposición, el aún ministro Bennett le atacó duramente: «Netanyahu ha borrado la aplicación de la soberanía de Judea y Samaria en el programa de Gobierno. Fue su principal promesa electoral, pero cedió ante las amenazas de Gantz, los palestinos y la UE. Entre Netanyahu y el camino de la derecha, Netanyahu siempre elige Netanyahu».

Con todo, Netanyahu puede intentar a partir de julio promover esta medida con la luz verde de EEUU. Sin duda, uno de sus grandes éxitos en la negociación de Gobierno ya que Gantz, opuesto a este paso unilateral, no tiene veto para evitarlo.

DESCONFIANZA ENTRE LOS SOCIOS DE GOBIERNO
La enorme desconfianza entre Netanyahu y Gantz, resultado de tres agresivas campañas electorales, se refleja en un pacto sin precedentes que establece el juramento conjunto como primer ministro. Un botón de muestra de esta nula confianza: tras el aplazamiento de la ceremonia, Gantz retiró su dimisión como presidente del Parlamento que había presentado el miércoles para asumir el cargo de Defensa. ¿Por qué? Para asegurarse el control de la Cámara ante el temor a una maniobra parlamentaria de Netanyahu en los próximos días. Un temor infundado porque Netanyahu, al igual que él, no tiene mayoría para gobernar, pero comprensible teniendo en cuenta que el ex jefe del Ejército se ha ganado la fama de ‘naif’ político.

El gobierno más amplio en la historia de Israel, con 36 ministros y 16 viceministros, deberá afrontar un desempleo en las nubes debido al virus. Tras más de 500 días de bloqueo, la espera de tres días más no es dramática, pero sí refleja el complicado parto de la coalición.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat