Inicio ISRAEL Coronavirus. Israel cierra gimnasios, clubes y salones de eventos en un intento por frenar el rebrote

Coronavirus. Israel cierra gimnasios, clubes y salones de eventos en un intento por frenar el rebrote

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El gobierno de Israel acaba de aprobar el cierre inmediato de las salas de eventos, clubes, gimnasios, salones culturales y piscinas públicas en un intento por frenar el rebrote de contagios por coronavirus tras superar la barrera de los 30 mil casos desde el inicio de la pandemia.

En tanto se dispuso una serie de restricciones para los balnearios, yeshivot (escuelas rabínicas) y restaurantes que permanecerán abiertos. Los ministros también decidieron limitar el número de pasajeros en los autobuses a 20 y prohibir que se haga funcionar en ellos el aire acondicionado.

De acuerdo a lo consignado por la cadena Kan, la fórmula aprobada por el gabinete establece que en los restaurantes se permitirá un máximo de 20 comensales dentro del local y otros 30 afuera. Los ministros también decidieron aceptar la propuesta del titular del partido ultraortodoxo Shas, Arieh Deri, de dejar abiertas las sinagogas con una restricción de hasta 19 feligreses, en contra de la recomendación del Ministerio de Salud, que pidió que se cerraran.

El primer ministro Benjamnin Netanyahu advirtió en la reunión del gabinete que “estamos un paso del cierre completo”, y el primer ministro alterno, Benny Gantz agregó que “se deben tomar medidas drásticas para evitar que debamos tomar medidas más drásticas más adelante, con la condición de que haya una compensación económica rápida y efectiva”.

Mientras tanto, la Comisión Constitucional de la Knesset aprobó esta mañana en segunda y tercera lecturas de la ley que establece el aumento de la multa para quienes circulen por espacios públicos sin mascarilla que pasa de casi 60 dólares a unos 150.

El gobierno de Israel anunció este nuevo paquetes de restricciones, ya que el número de casos de coronavirus en el país continúa en alza acentuado a raíz de la reapertura a gran escala de la economía en mayo.

El primer ministro Benjamin Netanyahu convocó al gabinete de coronavirus para aprobar el esquema de restricciones presentado por el Ministerio de Salud.

Las medidas fueron dispuestas luego de que el Centro Nacional de Información y Conocimiento de Coronavirus y el Ministerio de Salud informaron que el número de casos confirmados de COVID-19 ahora es de 30.162 desde el inicio de la pandemia.

coro

Los últimos datos indicaron que 817 personas dieron positivo por coronavirus solo el domingo. Se realizaron al menos 17.752 pruebas, lo que sitúa la tasa de infección en 4.6%, ligeramente por debajo de la tasa de contagio reportada un día antes. El domingo, la tasa de contagio se situó en 5.2%, la más alta en dos semanas.

Según el informe oficial, el número de muertes relacionadas con el coronavirus de Israel aumentó a 332, después de que un paciente de 78 años con afecciones médicas subyacentes falleciera en el Centro Médico Hillel Yaffe en Hadera.

El Ministerio de Salud indicó que el número de pacientes en estado grave ha aumentado a 89, con 32 personas que necesitan asistencia de ventilación. El número de pacientes activos ha aumentado a 11.856. El ministerio agregó que 332 pacientes están siendo tratados actualmente en el hospital, y el resto lucha contra el virus, ya sea en casa o en hoteles, que se han convertido en “centros de recuperación de coronavirus”.

El número de israelíes actualmente en cuarentena aumentó se ubica en 40.250 después de que la orden que permitía el rastreo telefónico de portadores de coronavirus confirmados por el Shin Bet, entrara en vigencia el jueves.

El ministro de Finanzas, Israel Katz, advirtió, en declaraciones a la Radio del Ejército, que “no debemos volver al cierre” que se instituyó a fines de marzo cuando llegó la primera ola del virus.

Al mismo tiempo, el canciller Gabi Ashkenazi declaró que era tarea de los ministros “proporcionar una red de seguridad para los pequeños trabajadores por cuenta propia y hasta que encuentren otros trabajos”. “Si no se brinda ayuda a las industrias que hemos cerrado y golpeado (con restricciones), será difícil salvar la economía”, agregó.

El ministro de Turismo, Asaf Zamir, afirmó en diálogo con la cadena Kan que muchos israelíes se verán obligados a someterse a una “readaptación”, ya que ciertos campos seguramente colapsarán.

coro1

Los eventos culturales y las actuaciones también se detendrán una vez más y los parques estarán cerrados al público. Las playas no estarán cerradas, pero los asistentes a la playa estarán restringidos a ciertas horas.
Los restaurantes y cafeterías, si bien permanecen abiertos, estarán restringidos a 20 comensales dentro de las instalaciones y otros 30 en espacios al aire libre.

Las yeshivas ultraortodoxas (escuelas religiosas para hombres) y las sinagogas también permanecerán abiertas. Según el Canal 12, las yeshivas, que a menudo están llenas de estudiantes que aprenden muy cerca, se incluyeron originalmente en la lista de sitios para cerrar como parte de las nuevas medidas. Pero una amenaza de Judaísmo Unido de la Torá de abandonar la coalición de gobierno llevó a retroceder con esa medida.

Según el portal de noticias Arutz Sheva, el Ministerio de Salud y el Consejo de Seguridad Nacional pidieron al gobierno que ordene el cierre total de todas las sinagogas.

A todo esto, el presidente del comité de expertos asesores del Consejo de Seguridad Nacional sobre el brote de coronavirus, profesor Eli Waxman advirtió que los servicios de salud pública de Israel funcionan mal y muchas de las decisiones de coronavirus tomadas por el gobierno no se basaron en “consideraciones racionales”. Ahora, “el gobierno ha perdido el control de la pandemia”, dijo el experto en declaraciones al diario The Jerusalem Post.

Waxman confirmó que los servicios de salud pública del país “funcionan mal” y que “la decisión que han tomado es la razón principal por la que no tenemos la capacidad de cortar las cadenas de infección hoy en día”.

El profesor advirtió ayer a los ministros que si no se imponen restricciones “dramáticas” a los movimientos, dentro de dos semanas el número de enfermos será tan alto que otro el bloqueo nacional sería inevitable. Waxman también aconsejó cerrar playas y parques públicos lo antes posible. “Donde hay reuniones hay peligro”, aseveró.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat