Inicio ISRAEL Coronavirus. Israel reabre sus bares y restaurantes para toda la población a pesar de la suba de contagios

Coronavirus. Israel reabre sus bares y restaurantes para toda la población a pesar de la suba de contagios

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- Este domingo, los bares y restaurantes israelíes reabrieron sus puertas y las calles volvieron a verse abarrotadas de gente que buscaba conseguir una mesa en los populares establecimientos gastronómicos tras meses de cierre por coronavirus. El sábado por la noche, el Consejo de Ministros dio el visto bueno final a la reapertura de gran parte de la economía, a partir del domingo, que además del sector de alimentos incluyó a los cursos escolares del 7º al 10º grado en zonas de baja o media infección, los salones de eventos, las atracciones turísticas y los restaurantes de los hoteles.

Además, se aprobó una nueva normativa en el aeropuerto Ben Gurión que deja de lado a un comité muy controvertido que decidía quién podía entrar en el país mientras el aeropuerto permanecía cerrado en su mayor parte.

Ya no habrá un proceso de aprobación para los israelíes que regresen. En los próximos días, 1.000 personas al día podrán entrar en el país desde cuatro lugares -Nueva York, Frankfurt, Londres y París- y se espera que el número aumente a 3.000 a finales de esta semana.

Los restaurantes pueden acoger hasta 100 personas con pases verdes -que indican que se han vacunado o que se han recuperado del virus- en el interior, hasta un 75 por ciento de su capacidad, mientras que en el exterior pueden sentarse hasta 100 personas, incluso sin pases. Las mesas deben estar separadas por dos metros.

Además, los centros de enseñanza superior y los seminarios religiosos se abrieron a las personas vacunadas o recuperadas.

Los salones de eventos pueden abrir al 50 por ciento de su capacidad y con un máximo de 300 personas con pases verdes. Hasta un cinco por ciento de los asistentes pueden ser personas sin pases pero con pruebas recientes del virus negativas.

Se permiten reuniones de 20 personas en el interior, y de 50 en el exterior.

Los lugares de culto pueden funcionar con un aforo parcial, y se permite una mayor asistencia a los eventos deportivos y culturales para los titulares del pase verde.

Los alumnos de los grados 7 a 10 podrán asistir a las clases en persona por primera vez en un año en las ciudades con tasas de infección bajas o medias, aunque la necesidad de dividir las clases en grupos más pequeños significará que cada alumno sólo asistirá a clase dos veces por semana.

Se abrieron las atracciones turísticas para los titulares del pase verde y se permitió que los comedores de los hoteles volvieran a recibir huéspedes, con una capacidad limitada.

El paso fronterizo con Jordania se abrirá hasta dos veces por semana, y la frontera con Egipto se abrirá una vez para permitir el regreso de los israelíes que se encuentren allí.

El castigo por infringir las normas es una multa de 5.000 NIS (1.500 dólares).

En un principio, el gabinete tenía previsto votar la normativa el viernes, pero la votación se retrasó, al parecer debido a un retraso en la redacción por parte de los asesores jurídicos.

El retraso, así como los planes de última hora para modificar algunas normas, enfurecieron a los propietarios de restaurantes, que afirmaron que la constante incertidumbre les impedía prepararse adecuadamente para la reapertura.

El Canal 12 informó el viernes de que sólo unos 6.000 restaurantes iban a reabrir el domingo, de los más de 14.000 que funcionaban antes de la pandemia. Alrededor de 4.000 restaurantes han cerrado definitivamente, según el informe.

En febrero, Israel comenzó a suavizar las restricciones tras un tercer cierre, y desde entonces ha ido reabriendo gradualmente las tiendas y los centros comerciales (para todo el mundo); así como los gimnasios, las piscinas, los hoteles y algunas instalaciones culturales para los que tienen pases verdes.

Las nuevas muertes e infecciones por coronavirus en Israel han seguido disminuyendo desde los máximos registrados en enero, y el número de enfermos graves por COVID-19 ha descendido a su punto más bajo desde el año pasado.

Sin embargo, la vacunación está retrasada en las poblaciones ultraortodoxas y árabes, y las infecciones han sido mayores en esos grupos.

Canal 13 informó el viernes de que las infecciones en la comunidad ultraortodoxa han disminuido recientemente, mientras que los casos en algunas comunidades árabes han aumentado.

Según el profesor Eran Segal, del Instituto Weizmann, alrededor del 87 por ciento de los israelíes mayores de 16 años que no son ultraortodoxos ni árabes se han recuperado del COVID-19 o han recibido al menos una dosis de la vacuna.

La cifra equivalente para la comunidad ultraortodoxa era del 72 por ciento, mientras que la tasa de inmunización más baja, el 64 por ciento, se ha observado entre los israelíes árabes.

A pesar de la disminución general de la gravedad del brote de la tercera ola en Israel, el zar del coronavirus, Nachman Ash, dijo el viernes que Israel podría verse obligado a entrar en un cuarto cierre nacional para combatir la propagación del virus, ya que la tasa de infección volvió a aumentar.

Las cifras del Ministerio de Salud mostraron que el número básico de reproducción del virus, o número R, estaba en 1,01 el viernes por la mañana, lo que indica que el número total de casos estaba creciendo lentamente. El número R había estado por debajo de 1 desde finales de enero.

Sin embargo, las pruebas de coronavirus también mostraron su tasa de positividad más baja en meses, con unas 3.716 pruebas positivas el jueves de un total de 105.000 pruebas, es decir, un 3,6 por ciento.

Netanyahu afirmó el jueves que Israel había terminado en gran medida con el coronavirus, diciendo que era el primer país del mundo en dejar atrás la pandemia, gracias a su rápida y eficiente campaña de vacunación.

Sin embargo, funcionarios de salud no identificados dijeron al periódico Maariv que existía la preocupación de que el plan de reapertura estuviera influenciado por las consideraciones políticas de Netanyahu antes de las elecciones del 23 de marzo.

Casi cinco millones de israelíes han recibido una primera dosis de la vacuna, y más de 3,7 millones también han recibido una segunda.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat