Inicio ISRAEL Cisjordania, Irán, Hezbollah y Hamas: los grandes retos a los que se enfrenta el nuevo jefe del Ejército de Israel

Cisjordania, Irán, Hezbollah y Hamas: los grandes retos a los que se enfrenta el nuevo jefe del Ejército de Israel

Por M S
0 Comentario
El jefe entrante del Estado Mayor de las IDF, Herzi Halevi, y su homólogo saliente, Aviv Kohavi, asisten a una ceremonia de guardia de honor en el Ministerio de Defensa en Tel Aviv, el lunes. (Crédito de la foto: AMIR COHEN/REUTERS)

Itongadol.- Después de haber servido y dirigido las fuerzas especiales de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), liderado la Inteligencia Militar y el Mando Sur y ejercer como jefe adjunto de las IDF, se podría pensar que Herzi Halevi ya vio todo.

Y sin embargo, sentado en la solitaria silla de jefe del Estado Mayor de las IDF, se encuentra ahora en una nueva situación, en la que el terror en Cisjordania, Irán, Hezbollah, Hamás, Siria, la crisis sociopolítica y las revoluciones tecnológicas están a la orden del día.

Múltiples altos mandos militares afirmaron que ser el número uno es único porque antes de ese momento, no importa lo alto que estés, cuando una decisión difícil llega a tu mesa, siempre es posible darse vuelta y mirar hacia arriba al siguiente comandante y decir que fue su decisión.

Por el contrario, Halevi será ahora quien decida, con todo el mérito y las críticas, las fatídicas decisiones relativas a la gestión de la oleada de terrorismo en Cisjordania, que dura ya 10 meses, el programa nuclear iraní, la amenaza de 150.000 cohetes de Hezbollah, las múltiples amenazas de Hamás desde Gaza y la campaña de «guerra entre guerras» en Siria.

Esto es sólo en el frente militar y de asuntos exteriores.

Internamente, Halevi tendrá que presidir las IDF en un momento en el que existen demasiados desafíos sin precedentes por parte del nuevo gobierno a la independencia del ejército, al mismo tiempo que hay crisis sociales relacionadas con quién sirve y quién no en las IDF, el estado de las reservas de las IDF y el equilibrio entre el salto adelante con las necesarias revoluciones tecnológicas y el mantenimiento de una fuerza de combate humana que pueda estar preparada para cualquier amenaza.

«Herzi» debe su nombre a su tío, que murió en la Guerra de los Seis Días de 1967. Creció como ortodoxo en Jerusalem y ahora es el primer jefe ortodoxo de las IDF, aunque se considera ortodoxo moderno y no lleva kipá (la pequeña gorra ritual usada tradicionalmente por los varones judíos) habitualmente.

Halevi, casado y padre de cuatro hijos, es licenciado en Filosofía y Administración de Empresas por la Universidad Hebrea y tiene un máster en Gestión de Recursos Nacionales por el National Defense College de Estados Unidos.

Este oficial de 55 años fue reclutado en 1985 en la Brigada Paracaidista. Aunque se trata de una unidad excelente, su posterior traslado a la aún más elitista Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor no era inevitable y no siempre es un paso fácil de dar.

A pesar de la «desventaja» de no haber «crecido» en la Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor, Halevi impresionó a sus mandos, según declaró el Teniente Coronel (retirado) Yuval Rochmilovitz a The Jerusalem Post, lo suficiente como para que ascendiera en el escalafón y acabara convirtiéndose en su comandante en 2001.

Halevi desempeñó otras funciones clave hasta llegar a ser jefe de la Inteligencia Militar de 2014 a 2018. Esto significa que estaba en una posición fundamental para manejar el desafío de la «intifada del cuchillo» de 2015-2016.

De 2018 a 2021 dirigió el Mando Sur, incluso durante la guerra de Gaza de mayo de 2021.

Halevi sustituyó a Eyal Zamir como jefe adjunto del Estado Mayor a finales de 2021, estableciendo una gran competencia entre los dos sobre quién reemplazaría al recientemente retirado jefe de las IDF Aviv Kohavi.

Por cierto, es posible que Zamir y él se enfrenten con regularidad, dado que Zamir fue nombrado recientemente director general del Ministerio de Defensa, y los jefes de las IDF y los altos funcionarios del Ministerio de Defensa en ocasiones discuten por los presupuestos y las prioridades.

Major General Herzi Halevi, Commanding Officer of the IDF Southern Command speaks during the conference of the Israeli Television News Company in Jerusalem on March 7, 2021. (credit: YONATAN SINDEL/FLASH90)

Herzi Halevi, mientras era comandante en Jefe del Comando Sur de las IDF habla durante la conferencia de la Compañía de Noticias de la Televisión Israelí en Jerusalem el 7 de marzo de 2021. (Crédito: YONATAN SINDEL/FLASH90)

¿Cuál es el mayor reto del Jefe de Estado Mayor de las IDF, Herzi Halevi?

Su mayor reto en relación con la oleada de terrorismo en Cisjordania será tratar de mantener algunas de las ventajas que las IDF obtuvieron con su Operación Romper la Ola, que se remonta a la primavera de 2022, al tiempo que posiblemente se encuentre con vientos en contra en las relaciones entre la Autoridad Palestina (AP) y el nuevo gobierno de Netanyahu.

Algunas estadísticas muestran que las IDF hicieron grandes progresos matando o deteniendo a un gran número de terroristas, confiscando sus armas y completando partes de la barrera de seguridad de Cisjordania que habían quedado vulnerables e incompletas durante casi dos décadas.

Otras estadísticas muestran que, a pesar de todos los esfuerzos de las IDF, en Cisjordania se sigue produciendo un cierto aumento de los atentados terroristas. Además, muchos atacantes fueron «lobos solitarios», lo que significa que no forman parte de una organización que podría haber sido rastreada más fácilmente.

Si la AP empieza a cooperar menos con las IDF por su aversión a las políticas del gobierno de Netanyahu, será aún más difícil poner fin a esta lucha que dura ya 10 meses.

Pero cuanto más dure la oleada, además de los israelíes heridos y muertos y de los daños colaterales que a veces sufren los civiles palestinos que quedan en el medio, desde el punto de vista estratégico, la situación obliga a las tropas de élite y a las reservas a «perder» su tiempo en una amenaza menos grave que las que se ciernen sobre los frentes norte y sur.

Se espera que Halevi intente sacar el mayor número posible de unidades de las IDF de Cisjordania en los próximos meses, siempre que consiga calmar la zona. Su primera reunión como jefe de las IDF fue con el comandante que se ocupa de la cuestión, lo que demuestra la seriedad con que considera la situación.

La amenaza de los 150.000 cohetes de Hezbollah sigue siendo la mayor amenaza a corto plazo para Israel, y se espera que Halevi continúe la política de todos los jefes de las IDF desde la Segunda Guerra del Líbano de recopilar información sobre objetivos potenciales y entrenar agresivamente para disuadir a Hezbollah.

Nadie tiene una idea brillante que pueda borrar la amenaza de Hezbollah sin asumir un riesgo importante, de modo que no se espera que Halevi inicie un ataque preventivo contra Hezbollah a menos que cambien otras circunstancias regionales.

Kohavi también declaró recientemente al Post que no esperaba que Hezbollah interviniera siquiera si se produjera una guerra general con Irán, y se espera que Halevi mantenga opiniones similares.

En cuanto al programa nuclear iraní, Halevi formó parte del consenso de la Inteligencia Militar de las IDF en el sentido de que incluso si la República Islámica convierte su uranio en arma, aún le faltarían dos años para poder lanzar un arma nuclear.

Esto significa que no le entusiasmará la idea de atacar preventivamente a Irán en un futuro próximo, aunque querrá estar preparado para hacerlo si se lo ordena el gabinete.

Halevi y las IDF están cada vez más preocupados por la posibilidad de que Hamás intente secuestrar a soldados israelíes para desbloquear las negociaciones sobre el intercambio de prisioneros entre ambas partes.

Hamás se siente frustrado porque sus diferentes esfuerzos -desde cohetes a túneles, pasando por globos incendiarios y protestas fronterizas- no generaron consecuencias concretas.

Se sabe exactamente lo que se puede esperar de Halevi si inicia otro conflicto, ya que estuvo a cargo de las operaciones del sur de las IDF durante la guerra de Gaza de mayo de 2021.

En el teatro de operaciones sirio, Halevi fue parte del consenso que impulsa la campaña de «guerra entre guerras» contra los iraníes que intentan establecer un segundo frente contra Israel en el norte.

En cargos anteriores, según allegados suyos, estaba dispuesto a asumir riesgos calculados para mejorar la seguridad futura. En ese sentido, se espera que continúe con esa política.

Sin embargo, es posible que recomiende al primer ministro Benjamín Netanyahu a mantener un perfil más bajo en relación con dichos ataques ya que, al menos hasta la fecha, estuvo menos interesado en la atención mediática que Kohavi.

En el ámbito interno, Halevi envió una señal de advertencia en su discurso inaugural a los elementos del nuevo gobierno de Netanyahu interesados en hacerse con el poder sobre partes de las IDF.

«Protegeremos a las IDF unificadas, centradas en la experiencia, la profesionalidad y los valores, y libres de cualquier consideración que no esté relacionada con la seguridad», aseguró Halevi.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat