Inicio ISRAEL Cirujana de mamas árabe israelí fue nombrada directora del Centro de Cirugía Mamaria Médico Sourasky de Tel Aviv

Cirujana de mamas árabe israelí fue nombrada directora del Centro de Cirugía Mamaria Médico Sourasky de Tel Aviv

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- La Dra. Marian Khatib fue nombrada directora del Centro de Cirugía Mamaria Médico Sourasky de Tel Aviv. No hay techo de cristal que la Dra. Khatib crea que no puede romper.

Esta mujer de 40 años, madre de dos hijos y criada en un pequeño pueblo árabe a las afueras de Acre, una ciudad cercana a la bahía de Haifa, acaba de ser nombrada directora del Centro de Cirugía Mamaria Médico Sourasky de Tel Aviv. Es la primera cirujana mamaria árabe del país y la única cirujana mamaria oncoplástica del sistema sanitario público de Israel que realiza tanto la resección como la reconstrucción de las pacientes con cáncer de mama.

«Estoy orgullosa de que el sistema médico público en general y el Hospital Ichilov (A Sourasky se le conoce como Ichilov en Israel) en particular, no tengan un techo de cristal», dijo Khatib. «Pido a todas las chicas, independientemente de dónde hayan crecido y cuál sea su origen, que me vean y crean que todo es posible y que el cielo es el límite».

Khatib nació en Estados Unidos y es hija de árabes-israelíes, que regresaron a Israel cuando ella era bebé. Cuando se graduó, empezó a estudiar medicina en la Universidad Hebrea de Jerusalém, y en cuarto año, Khatib dijo que no estaba convencida de seguir estudiando para ser médica. Pero entonces, en el quinto año, conoció la cirugía.

«Me fascinó la cirugía general y decidí que quería ser cirujana», dice y agrega que «Hay algo muy interesante en la cirugía que no existe en la medicina interna. Sientes que puedes ayudar al paciente inmediatamente y ver resultados instantáneos».

«Cuando empecé en la cirugía, había pocas mujeres que trabajaran como cirujanas y aún menos que se especializaran en una enfermedad tan femenina e íntima. Con los años me di cuenta de que quería estar ahí: una mujer para las mujeres», continuó.

Pero incluso más allá del oficio, dijo que aprecia en la cirugía mamaria que «no sólo trabajas con tus manos, también apoyas a la paciente desde el principio hasta el final: ellas pasan a formar parte de tu vida y tú de la suya».

Lo que la hace seguir adelante es saber que ha ayudado a la gente a recuperarse de sus enfermedades.

Khatib dice que ser árabe nunca ha sido un obstáculo para establecer estas conexiones. De hecho, dijo que antes de que su nombramiento se hiciera público, rara vez consideraba su religión como parte de su profesión. Antes de eso, dijo que ni siquiera estaba segura de que sus pacientes conocieran su historia personal.

«Afortunadamente, me educaron para que, si te esfuerzas, llegues lejos», dijo Khatib. «El hecho de ser una mujer de una sociedad musulmana conservadora no fue un obstáculo para mí en ningún momento».

Khatib se integró en la sociedad judía desde una edad temprana. Solía despertarse a las 5:30 de la mañana para tomar un autobús de Acre a Haifa y regresar sobre las 5 de la tarde para hacer los deberes, acostarse y volver a la escuela al día siguiente.

«Tenía muy poca vida social y poco tiempo para pensar en todo», dice riendo.

Después de la facultad de medicina, se incorporó a Sourasky, en 2007, y ha estado allí desde entonces, excepto los dos años que amplió sus estudios en el Reino Unido. Ella y su familia viven en el norte de Tel Aviv y rara vez vuelve al norte, aunque sus padres siguen viviendo allí.

Hace unos 10 meses, empezó a trabajar a tiempo parcial en el Hospital de la Sagrada Familia de Nazaret, lo que, según ella, la reconectó con la comunidad árabe. Fue entonces cuando se dio cuenta del orgullo que sentían por sus logros.

«Recibí comentarios muy positivos» de la comunidad árabe «después del nombramiento», dijo Khatib.

Su hijo de ocho años asiste a la escuela Tabeetha School Jaffa, donde estudia en inglés y aprende también árabe y hebreo. Su hija asiste al preescolar judío.

«Vivimos en Tel Aviv y no voy a buscar escuelas árabes en otro lugar», explicó. «Además, quiero que formen parte de nuestra comunidad en general, no que estén marginados en una determinada corriente. Quiero que vivan sin tener que definirse».

Dijo que no les empujará hacia la medicina, sino hacia una carrera que les haga felices.

«La medicina no se siente como un trabajo porque es mi pasión», dijo Khatib. «Es muy importante que amen lo que hacen, sea lo que sea».
También dio las gracias a sus padres por empujarla e invertir en ella, y a su marido, que ha seguido apoyándola en el camino. Comenzó su residencia en Sourasky como mujer soltera y conoció a su marido por el camino.

«Marian es una doctora inteligente y empática que ama mucho su profesión y a los pacientes», dijo el profesor Guy Lahat, director de la División de Cirugía General del hospital. La calificó de «verdadera profesional» y dijo que confía en que seguirá desarrollándose ella misma y el centro de mama.

«Estoy emocionada por entrar en uno de los puestos más codiciados de la medicina pública», concluyó Khatib. «Para mí, esto es un sueño hecho realidad».

Tras licenciarse, empezó a estudiar medicina en la Universidad Hebrea de Jerusalén. En su cuarto año, Khatib dijo que no estaba convencida de seguir aprendiendo a ser médico. Pero entonces, en el quinto año, se encontró con la cirugía.

«Me fascinó la cirugía general y decidí que quería ser cirujana cuando fuera mayor», dice. «Hay algo muy interesante en la cirugía que no existe en la medicina interna. Sientes que puedes ayudar al paciente inmediatamente y ver resultados instantáneos».

«Cuando empecé en la cirugía, había pocas mujeres que trabajaran como cirujanas y menos aún que se especializaran en una enfermedad que es tan femenina e íntima, con los años me di cuenta de que quería estar ahí: una mujer para las mujeres», continuó.

Pero incluso más allá del oficio, dijo que aprecia en la cirugía mamaria que «no sólo trabajas con tus manos, también apoyas a la paciente desde el principio hasta el final: ellas pasan a formar parte de tu vida y tú de la suya».

Lo que la hace seguir adelante es saber que ha ayudado a la gente a recuperarse de sus enfermedades.

Khatib dice que ser árabe nunca ha sido un obstáculo para establecer estas conexiones. De hecho, dijo que antes de que su nombramiento se hiciera público, rara vez consideraba su religión como parte de su profesión. Antes de eso, dijo que ni siquiera está segura de que sus pacientes conocieran su historia personal.

«Afortunadamente, me educaron para que, si te esfuerzas, llegues lejos», dijo Khatib. «El hecho de ser una mujer de una sociedad musulmana conservadora no fue un obstáculo para mí en ningún momento».

Khatib se integró en la sociedad judía desde una edad temprana. Solía despertarse a las 5:30 de la mañana para tomar un autobús de Acre a Haifa y volver sobre las 5 de la tarde para hacer los deberes, acostarse y volver a la escuela al día siguiente.

«Tenía muy poca vida social y poco tiempo para pensar en todo», dice riendo.

Después de la facultad de medicina, se incorporó a Sourasky, en 2007, y ha estado allí desde entonces. Ella y su familia viven en el norte de Tel Aviv y rara vez vuelve al norte, aunque sus padres siguen viviendo allí.

Dice que Sourasky «se siente como en casa. Me encanta este lugar. El hecho de que no me sienta como «una árabe» en mi vida diaria es gracias a este hospital, que nunca me ha dado la sensación de ser diferente».

Hace unos 10 meses, empezó a trabajar a tiempo parcial en el Hospital de la Sagrada Familia de Nazaret, lo que, según ella, la reconectó con la comunidad árabe. Fue entonces cuando se dio cuenta del orgullo que sentían por sus logros.

«Recibí comentarios muy positivos» de la comunidad árabe «después del nombramiento», dijo Khatib.

Su hijo de ocho años estudia en la Tabeetha School Jaffa, donde estudia en inglés y aprende también árabe y hebreo. Su hija asiste al preescolar judío.

«Vivimos en Tel Aviv y no voy a buscar escuelas árabes en otro lugar», explicó. «Además, quiero que formen parte de nuestra comunidad en general, no que estén marginados en una determinada corriente. Quiero que vivan sin tener que definirse».

Dijo que no les empujará hacia la medicina, sino hacia una carrera que les haga felices.

«La medicina no se siente como un trabajo porque es mi pasión», dijo Khatib. «Es muy importante que amen lo que hacen, sea lo que sea».
También dio las gracias a sus padres por empujarla e invertir en ella, y a su marido, que ha seguido apoyándola en el camino. Comenzó su residencia en Sourasky como mujer soltera y conoció a su marido por el camino.

«Marian es una doctora inteligente y empática que ama mucho su profesión y a los pacientes», dijo el profesor Guy Lahat, director de la División de Cirugía General del hospital. La calificó de «verdadera profesional» y dijo que confía en que seguirá desarrollándose ella misma y el centro de mama.

«Estoy emocionada por entrar en uno de los puestos más codiciados de la medicina pública», concluyó Khatib. «Para mí, esto es un sueño hecho realidad».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat