Inicio INTERNACIONALES Nacionalistas rusos arremeten contra el «General Armagedón» y le exigen que justifique su retirada de Kherson

Nacionalistas rusos arremeten contra el «General Armagedón» y le exigen que justifique su retirada de Kherson

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Los nacionalistas rusos más acérrimos, que apoyan la invasión de Ucrania, salieron sorprendentemente en apoyo de la decisión de retirar las tropas rusas de la ciudad de Kherson, en el sur de Ucrania, al menos inicialmente.

Aunque la retirada se consideró una humillación para los rusos, estos partidarios apoyaron al general Sergei Surovikin, que está al mando del teatro de operaciones ucraniano, cuando ordenó la retirada. Ahora, el «General Armaggedon» está sometido a una enorme presión para demostrar que la retirada ha merecido la pena.

«Estamos esperando sus brillantes resultados y rezando por usted, yo rezo por usted todos los días», dijo en las redes sociales Margarita Simonyan, redactora jefe del canal de televisión estatal RT, en un segmento grabado. Simonyan es una firme partidaria de la invasión de Ucrania.

Refiriéndose a los nacionalistas rusos que dirigen blogs militares y no están contentos con la retirada, pidió a Sorovikin que ignorara las «tonterías» de los críticos.

Uno de estos críticos, que se opuso a la retirada a pesar de tener opiniones a favor de la invasión rusa, es Vladlen Tatarsky, que tiene más de medio millón de seguidores en Telegram y Vkontakte.

Tatarsky se enfureció cuando vio que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky visitaba Kherson después de la retirada rusa, preguntándose por qué Moscú no lo mataba.

«¿Por qué derramamos nuestra sangre? ¿Por qué Zelensky puede venir tranquilamente a Jerson? Simbólicamente habría sido genial que un Gran (un tipo de vehículo aéreo no tripulado utilizado por Rusia) hubiera aterrizado sobre su estúpida cabeza, pero no ocurrió. ¿Por qué? O nos comprometemos a luchar en una guerra total, o nada saldrá bien», dijo el bloguero militar en un vídeo.

El ultranacionalista ruso Alexander Dugin, cuya hija Darya murió en agosto en la explosión de un coche en las afueras de Moscú, en lo que Rusia afirma que fue un asesinato orquestado por Ucrania, también ha empezado a presionar a Surovikin, diciendo que Jerson era «el último trozo de territorio ucraniano que Rusia podía permitirse ceder».

«Se ha llegado al límite», dijo Dugin al medio de noticias online nacionalista ruso Tsargrad.

También se ha presionado a Surovikin para que intensifique los ataques aéreos de Moscú dirigidos a la infraestructura energética de Ucrania, una táctica que el Kremlin ha sugerido que está diseñada para debilitar a Ucrania, con la esperanza de convencerla de que acuda a la mesa de negociaciones.

Vladimir Solovyov, uno de los presentadores de televisión ultranacionalistas más destacados de Rusia, dijo la semana pasada: «Hago un llamamiento al Héroe de Rusia, el General del Ejército Surovikin: Camarada General del Ejército, le pido que complete la destrucción completa de la infraestructura energética de la junta nazi ucraniana».

Ucrania, por su parte, ha prometido seguir recuperando territorio, y los funcionarios rusos advierten que sospechan que se abrirá un tercer frente en el oeste, utilizando las fuerzas redesplegadas desde Kherson.

Otros destacados comentaristas de televisión han comenzado a cuestionar públicamente la gestión de la guerra.

Dmitry Abzalov, por ejemplo, se quejó de lo que llamó un «vacío de información», diciendo que le gustaría saber «para variar, por una vez» cuáles eran los objetivos reales del Kremlin en la guerra de Ucrania.

Maxim Yusin, otro «comentarista de televisión», se quejó en antena de lo que, según él, eran «mentiras de algunos políticos en la televisión estatal», presumiendo de que los militares rusos eran tan fuertes que serían capaces de alcanzar «las fronteras de Polonia, Berlín, el Canal de la Mancha e incluso Lisboa».

«Es un espectáculo de payasos», dijo Yusin.

La retirada de las fuerzas rusas de la orilla occidental del río Dnipro fue ordenada por el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, el 9 de noviembre ante los ataques ucranianos cerca de la ciudad sureña de Kherson, según los medios estatales rusos.

«La decisión sobre la defensa en la orilla oriental del Dniéper no es fácil», dijo Shoigu, «al mismo tiempo preservaremos las vidas de nuestros soldados y la capacidad de combate de las formaciones militares».

El comandante del Grupo Conjunto de las Fuerzas Rusas en Ucrania, Sergei Surovikin, en un informe dirigido al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, pidió que las fuerzas rusas retrocedieran al otro lado del río Dnipro para establecer líneas defensivas adecuadas.

«Es aconsejable organizar la defensa a lo largo de la línea de barrera del río Dniéper, a lo largo de su orilla izquierda», dijo Surovkivin.

«Estoy de acuerdo con sus conclusiones y propuestas», dijo Shoigu a Surovikin. «Empiecen con la retirada de las tropas y tomen todas las medidas para garantizar el traslado seguro del personal, las armas y el equipo a través del río Dniéper».

Surovikin añadió también que, a pesar de la llamada urgente a la retirada de las fuerzas en Kherson, las tropas rusas han resistido con éxito los intentos ofensivos del enemigo a lo largo de toda la línea de contacto.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat