Inicio INTERNACIONALES Las fuerzas rusas comienzan a apoderarse de la capital de Ucrania

Las fuerzas rusas comienzan a apoderarse de la capital de Ucrania

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Las fuerzas rusas comenzaron a apoderarse de la capital ucraniana de Kiev desde todos los lados el lunes mientras Moscú se prepara para intensificar su ofensiva contra el vecino del sur.

De hecho, muchas de las fuerzas rusas ya han llegado a los límites del territorio municipal de la ciudad, bloqueando la capital desde el norte y el oeste, manteniendo abiertas las carreteras del suroeste.

Los tanques del ejército ruso, así como las unidades antitanques y de infantería, se están preparando para ingresar a la ciudad desde el noroeste.

Las tropas se concentran en el aeropuerto Antonov, cerca de la ciudad de Hostomel, en las afueras de Kiev, dentro de las ciudades fuertemente bombardeadas de Bucha e Irpin, donde se estableció recientemente un corredor humanitario.

Los rusos aún no han tomado estas tres ciudades por completo, pero tienen una importante presencia de tropas allí. El aeropuerto de Antonov, donde se encuentra el centro logístico de los rusos, es prácticamente un campo de batalla donde las fuerzas ucranianas y rusas se enfrentan regularmente.

Parece que las fuerzas rusas alrededor de estas ciudades se preparan para ingresar a Kiev por la ruta E373, que conduce al barrio de Podolsk en el centro de la capital.

Otra fuerza se está acercando a Kyiv a través de la carretera E40, que conduce al centro de la ciudad directamente desde el oeste. Y aunque esta fuerza se retrasó un poco, ya llegó a la frontera municipal de Kiev.

Estas son las fuerzas que probablemente entrarán primero en Kiev. Lo más probable es que lo hagan desde el noroeste y el oeste para bloquear la carretera que ingresa a la capital sitiada desde el norte, a lo largo del río Dniéper.

Las fuerzas rusas que amenazan la parte oriental de Kiev, al este del río Dniéper, están mucho más lejos. Se están acercando a la capital desde la ciudad de Chernivtsi en el noreste, desde la ciudad de Sumy en el este y desde la ciudad de Kanib al sureste de Kiev, cada una a más de 100 km de la capital.

Los rusos, por su parte, no tienen prisa. Funcionan de acuerdo con una doctrina militar soviética que se centra en la guerra de armas combinadas, así como en la guerra operativa.

En primer lugar, las fuerzas rusas disparan artillería pesada, principalmente sobre instalaciones militares, pero también sobre barrios civiles, para prepararse para futuros ataques, ya que no favorecen el despilfarro de municiones precisas y caras en ataques preparatorios.

Según todos los indicios, las posiciones y fortalezas establecidas por el ejército ucraniano y las milicias ucranianas en los alrededores de Kiev son objetivos viables para la artillería rusa, que tiende a bombardear estos lugares con fuego impreciso que a menudo daña las estructuras civiles y mata a los transeúntes que huyen.

Vi los resultados de estos ataques preparatorios con mis propios ojos el domingo pasado, cuando ocho civiles de Irpin, entre ellos varios niños, fueron asesinados mientras intentaban cruzar un puente bombardeado entre la ciudad sitiada y Kiev.

El corresponsal de guerra Itai Anghel fue testigo de un ataque similar en el noroeste de Kiev, en el que resultaron heridos muchos soldados ucranianos. También informó haber escuchado disparos, lo que indica que los rusos estaban a menos de un kilómetro de su posición dentro de la capital.

Pero, de nuevo, los rusos no tienen prisa. Prefieren que la población y los defensores, que están en las posiciones abiertas necesarias para lanzar misiles antitanque, huyan antes de trasladarse a la capital, en parte por un temor justificado de emboscadas dentro de la ciudad.

Al este y sur de la ciudad, las zonas de las que los rusos aún están lejos, el fuego de artillería es esporádico. Parece que en esas áreas los rusos están tratando principalmente de bloquear las principales rutas de tráfico y luego moverse a lo largo de ellas hasta rodear el lado este de Kiev.

Los territorios ya ocupados por los rusos, en ciudades al noreste del área urbana de Kiev, las fuerzas del Ministerio del Interior ruso imponen inmediatamente una administración militar.

En Kiev propiamente dicho, la gente actúa como si el asedio ruso ya hubiera comenzado.

El ejército ucraniano y el municipio de Kiev están colocando más y más puestos de control antitanques y losas de hormigón prefabricadas en las calles, todo con el fin de retrasar y frenar la invasión de los tanques rusos y convertirlos en objetivos fáciles para el fuego RPG y las bombas incendiarias.

También hay mucha actividad en el ámbito diplomático, aunque con muy pocos resultados.

El lunes hubo otra reunión entre el equipo negociador ruso y el ucraniano en Bielorrusia. Al igual que las dos rondas anteriores, no hay resultados tangibles en el horizonte.

Moscú tiene cuatro demandas principales para un alto el fuego.

La primera es que el ejército ucraniano deponga las armas. El Kremlin declaró que en el momento en que las fuerzas ucranianas dejen de luchar, el ejército ruso hará lo mismo.

Mientras tanto, los ucranianos afirman que las fuerzas rusas no cumplieron con esas promesas pasadas. Agregando que los rusos atacan continuamente tanto a las fuerzas armadas ucranianas como a los civiles a pesar de declarar un «alto el fuego».

La segunda es que el gobierno ucraniano introduzca una enmienda a la constitución estatal que prohíba a Ucrania entrar en una alianza militar con cualquier otro país, es decir, la OTAN.

La tercera demanda es que el gobierno ucraniano reconozca las provincias separatistas en la región de Donbas, mientras que la cuarta demanda es que Kiev reconozca la soberanía de Rusia sobre la península de Crimea.

Los ucranianos, al menos por el momento, han rechazado estas demandas, aunque mantienen abierta la opción de la diplomacia.

Mientras tanto, es probable que el sitio de Kiev tenga lugar pronto, aunque muy lentamente. Los rusos quieren minimizar las bajas entre sus propias tropas, así como entre los civiles de Ucrania, a quienes Putin llamó “una parte integral del pueblo ruso”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat