Inicio NOTICIAS El hebreo, sitiado por los términos importados de otros idiomas

El hebreo, sitiado por los términos importados de otros idiomas

Por
0 Comentario

El hebreo sobrevivió a más de 2.000 años de desuso, pero ahora se ve seriamente afectado por las importaciones de vocablos de los vecinos árabes y el inglés de su aliado más próximo, Estados Unidos. Hasta Ariel Sharon, el primer ministro israelí, se sumó a la campaña para proteger la lengua madre de Israel e impedir que termine adulterada.

A los visitantes a un bar israelí probablemente los reciban con un «Ahlan», una abreviatura del saludo árabe «ahlan wahsahlan», que significa «bienvenidos». A la hora de irse, probablemente escuchen un «Yalla, bye», una combinación de la frase en árabe «vamos» y el inglés «goodbye» (adiós). Sin embargo, los políticos israelíes y los académicos hebreos están más preocupados por la importación en gran escala de cientos de palabras inglesas y el uso del inglés en los nombres comerciales.

Melli Polishuk-Bloch, miembro del Parlamento con una banca en la comisión de educación, dijo que pensaba introducir una legislación para proteger el hebreo e impedir que se diluyera. «Pienso que deberíamos hablar hebreo y usar el hebreo en los nombres de los negocios y las empresas. Tenemos que honrar nuestra propia lengua», dijo la legisladora.

Hace unos días, Sharon dijo en un discurso: «No entiendo por qué los canales de televisión israelíes se ponen nombres extranjeros como ‘Hot’ y ‘Yes’, y cómo se creó ese engendro del ‘yalla, bye’ en lugar de la hermosa palabra ‘shalom’». El hebreo es particularmente vulnerable a las importaciones extranjeras porque fue modernizado, para un uso diario, recién en el siglo XX por Eliezer Ben-Yehuda, un sionista nacido en Lituania.

Con sólo 8.000 palabras en el hebreo bíblico, Ben-Yehuda desarrolló vocablos nuevos de las raíces hebreas e importó otros. «El problema ahora es que el inglés se volvió tan dominante que amenaza con extinguir a los idiomas minoritarios», explicó Barak Dan, un investigador de la Academia del Idioma Hebreo en Jerusalén establecida para regular el idioma y crear nuevos vocablos. «Surgió la necesidad de crear una academia porque no existían palabras sencillas como tomate y paraguas».

Dan explicó que, en hebreo, normalmente se usa la palabra «champú», aunque la academia creó la palabra hebrea «tachpif». «Prácticamente nadie conoce las palabras nuevas. Somos muy malos para las relaciones públicas», dijo. Pero sí menciona un éxito de la academia. «Cuando era joven, todos usaban la palabra ‘cassette’ a pesar de la existencia del término hebreo ‘caletit’. Luego, como por arte de magia, en los años 90, la gente adoptó la nueva palabra. Ahora los chicos no reconocerían la palabra ‘cassette’».

El árabe siempre iba a tener una presencia fuerte en el nuevo hebreo ya que sigue siendo el idioma dominante en Oriente Medio y las dos lenguas comparten las mismas raíces. Además de los grafismos diferentes, tienen muchas similitudes. Ben y Bin significan «hijo de», como en Osama bin Laden y David Ben-Gurion. Por otra parte, el árabe se volvió especialmente popular en el hebreo coloquial y en los insultos. Dan dijo que Ben-Yehuda seguramente no se habría sentido ofendido por la adopción de términos árabes y agregó: «Tenía mucha consideración por el árabe, porque era un idioma muy rico y muy cercano al hebreo».

© The Observer.
Traducción de Claudia Martínez.
Clarin

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat