Inicio NOTICIAS En Israel, 4.300 personas están enfermos deSIDA
Día Internacional de Lucha contra el SIDA

En Israel, 4.300 personas están enfermos deSIDA
Día Internacional de Lucha contra el SIDA

Por
0 Comentario

La determinación de la activación inmune puede ser útil para evaluar el curso de la infección por el VIH y su respuesta al tratamiento. Así, lo afirmó Zvi Bentwitch, del Instituto R. Ben de Inmunología y Sida, de Jerusalén, en Israel.
Estos datos, sobre la relación entre inmunidad y CD4 y la activación de la respuesta inmune es un determinante muy importante, aunque no el dominante, en la reducción de los linfocitos CD4, por lo que debe aumentar su consideración en la monitorización de la infección y en los resultados del tratamiento antirretroviral.

El equipo de investigadores de Zvi Bentwitch, del Centro de Inmunología R. Ben Ari, del Instituto del Sida de Jerusalén, en Israel, considera que la prolongada y crónica activación de la respuesta inmune, causada por la presencia del VIH, produce una muerte celular programada o apoptosis que genera un desgaste celular, así como una reducción en su respuesta inmune y casi una parálisis inmune denominada anergia.

Bentwitch ha señalado que este fenómeno no es exclusivo de la infección del virus del Sida, ya que ocurre en otras infecciones crónicas. «Sin embargo la infección por el VIH desencadena una activación inmune mucho más extrema, lo que a su vez produce una reducción más importante en el número de células CD4, como la que se observa en el sida, y no en otras infecciones crónicas».

La explicación a esos acontecimientos parece residir en la naturaleza única del virus y, sobre todo, en el hecho de que los linfocitos CD4 son sus dianas. «Nuestro equipo determinó la correlación que existe entre la disminución de los CD4 y el grado de activación inmune midiendo la proporción de marcadores de activación de células de expresión y la carga viral en pacientes VIH+ que habían recibido tratamiento antirretroviral y en otros que no».

Los resultados muestran que las cifras de CD4 estaban mucho más relacionadas con la proporción de células activadas que con la carga viral. «Pero, además, los datos indicaban que un número elevado de células activadas no eran proliferativas». A juicio de los investigadores, esos resultados señalan que la carga viral plasmática es mucho menos predictiva de los niveles de CD4 que la activación de las células T (CD4 y CD8).

«Esos datos sostienen nuestra premisa básica que afirma que la activación inmune es la fuerza conductora en la reducción de los CD4. Su importancia se debe enfatizar y utilizar en la monitorización del curso de la infección. Además, esa determinación puede resultar de utilidad en la respuesta a la terapia: por ejemplo, en los pacientes que presentan una pobre o parcial respuesta a la supresión del virus y en los que los CD4 siguen siendo bajos a pesar de dicha supresión», explicó Bentwitch.

Otra conclusión relevante es el papel de la anergia o paralización inmune. De acuerdo con las conclusiones, «la anergia, como manifestación de una infrarregulación de CTLA-4, puede desempeñar un importante papel en la reconstitución de la respuesta inmune en el tratamiento antirretroviral de gran actividad (Targa)».

Los investigadores explican que el bloqueo de esa reconstitución inmune puede resolverse con la corrección de la anergia de distintas formas, «una de la cuales puede ser la utilización de los agentes anti CTLA-4», ha añadido Bentwitch.

La terapia de gran actividad (Targa) supuso un avance fundamental, pero se advierte que uno de cada diez ceropositivos en todo el mundo tiene acceso a este tratamiento. «Creo que deberíamos preguntarnos qué pasa con los otros nueve VIH+».
Fte Cidipal

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat