Inicio NOTICIAS Pharmos, empresa israelí, estudia derivado de marihuana

Pharmos, empresa israelí, estudia derivado de marihuana

Por
0 Comentario

La mayoría de las muertes y heridas graves fueron causadas por daños en la cabeza. Ahora, utilizando sustancias derivadas de la marihuana, los científicos pueden haber encontrado una solución.

Cuando el cerebro está dañado, el trauma, los ictus e incluso la muerte no ocurren inmediatamente. En unas horas, pasan a gran velocidad de las células dañadas al resto atravesando estrechos canales y causando confusión y excitación. Este proceso, conocido como muerte de las células neuronales, causa traumas cerebrales severos. También existe el peligro de que se produzca un edema.

Encontrar una vía para contener las células dañadas -que pueda limitar el daño cerebral con la prevención de la muerte de las células neuronales- es uno de los proyectos de Pharmos, pequeña firma biotecnológica establecido cerca de Tel Aviv.

Haim Aviv, presidente de Pharmos y del Comité Israelí para la Biotecnología, explica que la compañía está desarrollando un compuesto, el dexanabinol, que puede proteger a las células cerebrales sanas bloqueando el glutamato. Los traumas e ictus causan la liberación excesiva de glutamato, provocando un daño irreversible en las neuronas.

Pharmos ha separado las propiedades médicas de la marihuana que no inducen efectos psicotrópicos. «Con dexanabinol, queremos conectar el receptor con los canales celulares», afirma Anat Beigon, vicepresidente de I+D de Pharmos.

Mediante el bloqueo del canal, dexanabinol -que tiene potentes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias- inhibe la entrada de calcio en las células neuronales primarias. Esto supone que interfiere o bloquea la cascada de procesos bioquímicos liberados a raíz del daño cerebral.

Pharmos empezó la fase II de ensayos con dexanabinol en 1996, incluyendo a 67 pacientes de seis centros especializados en trauma neuronal de Israel. La fase III incluyó a cerca de mil pacientes y costó 15 millones de dólares.

Según la compañía de análisis de inversión médica americana Sturza, dexanabinol no mostró efectos secundarios importantes cuando fue administrado en voluntarios sanos en la primera fase de ensayos.

El mercado para un fármaco de este tipo es muy grande. Se calcula que ocurren 500.000 ictus en Estados Unidos cada año y que más de cinco millones de personas en el mundo sufren ictus, trauma cerebral u otras condiciones asociadas con la muerte de las células neuronales.

Según fuentes de Pharmos, pronto se podrá calcular el grado de recuperación posible; en cuanto acaben los ensayos en fase II.
Fte Cidipal

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat