Inicio NOTICIAS Bélgica finalmente admitió una complicidad parcial en el Holocausto

Bélgica finalmente admitió una complicidad parcial en el Holocausto

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- La hermana del Nazi más poderoso de Bélgica, Madeleine Cornet, supo mejor que preguntar la etnicidad de las tres mujeres que contrató como mucamas en octubre de 1942. 

Cornet no quiso implicarse demasiado escuchando lo que ya sabía: sus nuevas mucamas fueron unas de las pocas judías que pudieron escapar de la deportación que su hermano, el político belga y colaborador nazi, Leon Degrelle, estaba organizando.

Al igual que Degrelle, cientos de belgas – muchos de ellos oficiales de la policía – estuvieron involucrados directamente en la cacería de judíos. Las municipalidades de Bélgica no se negaron a las órdenes de los Nazis para registrar a los judíos en sus jurisdicciones. 

Estos hechos fueron documentados en un reporte de más de 1.100 páginas, llamado "Bélgica Obediente", que fue lanzado en 2007 por el Centro Histórico de Desarrollo y Documentación de la guerra y la sociedad contemporánea. El reporte reveló que el Estado belga colaboró sistemáticamente con el régimen Nazi para cazar judíos y gitanos.

La historia de Cornet y su esposo, Henry, fue desenterrada hace algunos meses, entre una serie de artículos periodisticos de los medios de comunicación belgas que buscaban revelar el papel que tuvo Bélgica durante el Holocausto. El reciente enfoque de la historia belga del Holocausto reflejó un ajuste de cuentas tardía con la complicidad por la muerte de 28.902 judíos belgas durante la segunda guerra mundial.

En el último año, Bélgica abrió su primer museo del Holocausto y por primera vez admitió su rol en la persecución de los ciudadanos judíos. Todo empezó en agosto, cuando el alcalde de Antwerp admitió que se iniciaba una era de mea culpa por las atrocidades Holocausto y terminó con la declaración del mismo primer ministro.

“A esta altura, el reconocimiento del Holocausto es inevitable. Debemos tener el coraje para mirar a la verdad de frente: Hubo participación por parte de las autoridades belgas en la persecución de judíos”, expresó el primer ministro Elio Di Rupo en la ceremonia memorial en Mechelen, lugar desde el cual más de una tercera parte de la población judía belga- aproximadamente unos 66.000 personas- fue enviada a Auschwitz, de acuerdo con el museo Yad Vashem en Jerusalem.

“Creo que la demora en el reconocimiento se debió a las tensiones entre los flamenco parlantes de la región de Flander y los franceses de la región de Wallonian”, expresó Guido Joris, editor de la publicación semanal de Antwerp, of Joods Actueel, quien publicó la historia de los Cornets por primera vez. “Estas diferencias significa que se tardó mucho tiempo para llegar a un consenso”, agregó.

El coraje que demostraron parejas como los Cornets era algo común en Bélgica más que en otros países de Europa. De acuerdo al museo Yad Vashem, Bélgica tiene 1.612 Justos entre las Naciones, personas no judías que salvaron vidas judías durante el Holocausto. Esta cifra es la tercera más alta entre los países de Europa Occidental, justo detrás de Holanda (5.204) y Francia (3.513).

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat