Inicio NOTICIAS Optimismo de las comunidades del Interior tras el primer Encuentro Nacional del Vaad Hakehilot

Optimismo de las comunidades del Interior tras el primer Encuentro Nacional del Vaad Hakehilot

Por
0 Comentario

 Itongadol.- El anfitrión y presidente de la Kehilá de Tucumán, Simón Litvak, destacó a la Agencia Judía de Noticias que el evento “fue muy bueno, interesante e importante”. “Fue muy fructífero”, aseguró Gabriel Pivin, de Santa Fe. Estos cónclaves “son buenos e importantes”, rescató Alberto Lindheimer, de Misiones. Y Alejandra Sepiurka, de San Luis, los consideró “muy positivos”.

Algunos dirigentes destacaron que desde el año pasado se está trabajando para hacer realidad las promesas de muchos años, y aseguraron que ven ahora la predisposición de la AMIA para el fortalecimiento de las comunidades judías a lo ancho y lo largo del país. La AMIA y su actual presidente del Vaad Hakeilot, Ariel Sabban, percibieron con exactitud las necesidades de nuestras comunidades y eso va de la mano del compromiso de esta gestión aseguraron.

Itongadol.- Presidentes y demás representantes de 16 comunidades del interior del país participaron el 3 y 4 de mayo en el primer Encuentro Nacional del Vaad Hakehilot, realizado en Tucumán con el propósito de plantear y analizar las diversas realidades locales y buscar respuestas a las inquietudes compartidas por las comunidades.

Para el anfitrión, Simón Litvak, el evento “fue muy bueno, interesante e importante desde el punto de vista que se está llegando a la conclusión que el Vaad Hakehilot es una federación y debe concebirse como tal”.

“Es una lucha que tuvimos hace varios años, pidiendo que se hicieran eventos fuera de la centralidad de Buenos Aires, y así es como se inició el año pasado en Córdoba y ahora en Tucumán”, destacó en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN).

“Espero que siga rotando por el país” porque “la comunidad judía no termina en la (limítrofe avenida) General Paz; ese centralismo nos dejaba apartados y nos sentíamos medio de segunda en este aspecto”, reclamó el titular de la Kehilá de Tucumán.

“Fuera de eso, se ampliaron las perspectivas de trabajo y fue la primera vez en la historia que hubo una participación activa de FEDECC (Federación de Comunidades del Judaísmo Conservador) y el Seminario Rabínico” Latinoamericano porque “entendimos que siendo nuestra comunidad masortí, estas dos importantes instituciones no podían estar ausentes”, así que “las invitamos” pese a que “hubo algunas discusiones”, admitió.

A partir de ahora, el Vaad Hakehilot “va a funcionar con una regionalización -Centro, Noroeste, Córdoba y provincias aledañas- para que las comunidades no se encolumnen detrás de una más importante, sino más numerosa y poderosa desde su accionar” que pueda “proteger y ayudar a las más pequeñas”, si bien “una Kehilá de diez familias no es distinta a otra de diez mil”, aclaró Litvak.

“Hubo un importante apoyo de la AMIA, que participó activamente y mostró una apertura a que no puede hegemonizarse todo el funcionamiento del Vaad Hakeilot desde allá”, por Buenos Aires, concluyó.

“El encuentro fue muy fructífero porque sirve para fortalecernos en cuanto a lo que hace cada comunidad y el vínculo con las kehilot hermanas, así como conocer herramientas e intercambiar experiencias sobre cómo afrontar ciertas problemáticas y desafíos”, aseguró Gabriel Pivin, titular de la Comunidad Israelita de Santa Fe, a AJN.

Si bien “funcionamos como una federación, también hablamos de que la AMIA ayude a una regionalización” porque “hay comunidades chicas, difíciles de llegar”, agregó.

Ésta “nos ofrece programas de fortalecimiento y cada uno toma los que les son más útiles de acuerdo a las distintas necesidades”, puntualizó el líder de la Kehilá santafecina.

“Para nosotros estos encuentros son buenos por la información personal sobre la actualidad de otras instituciones del país” porque durante el año “estamos en contacto directo, pero muy alejados -la más cercana está a 300 kilómetros de distancia-, e importantes por los logros y proyectos que se han presentado”, rescató Alberto Lindheimer, presidente de la Comunidad Israelita de Misiones, en entrevista con AJN.

La clave “es reforzar la regionalización, que nos toca con Corrientes, Chaco y Paraguay; queremos estar lo más próximos posible al Vaad Hakeilot y utilizar todos los programas que se presentaron en este evento”, se entusiasmó.

“Para nosotros es fundamental tener una entidad madre y estar conectados con la AMIA; tenemos una relación muy directa”, reconoció el líder mesopotámico, quien anhelo “que estos encuentros se hagan periódicamente para seguir informados”.

Finalmente, Alejandra Sepiurka, presidenta de la Sociedad Israelita de San Luis, consideró en diálogo con AJN que “estos encuentros siempre son muy positivos” porque “uno intercambia experiencias, se pone en contacto con otras comunidades, cuenta sus realidades y en ese intercambio logra algo enriquecedor”.

“Es muy positivo porque se puede ver cómo son las instituciones del Interior y en algún momento se llevarán a cabo en comunidades más chicas”, se esperanzó.

“Creo que es muy positivo que las comunidades chicas se acerquen a las grandes más cercanas para intercambiar y conseguir ayuda; más allá de que se propuso el año pasado, se efectivizó” esta vez, valoró la referente puntana.

“La AMIA está constantemente en la búsqueda de captar las necesidades de las comunidades y creo que de a poco van entendiendo las realidades de las distintas comunidades”, y si bien “a veces no se pueden satisfacer todas, es verdad que tampoco es posible hacerlo”, concedió.

“No es fácil cumplir las expectativas y hay que seguir trabajando, opinando y contando qué pasa en cada comunidad” porque “así se van logrando cosas”, completó Sepiurka.

“Todos tenemos una misma realidad, todos tratamos de continuar con el judaísmo de las comunidades, y eso pasa desde que soy chica”, pero en las pequeñas kehilot “se hace más difícil y merece mucho más trabajo al no tener instituciones que acompañen el crecimiento, como escuelas y clubes deportivos, donde uno se pueda encontrar y formar”, analizó.

Durante las jornadas, el equipo profesional del Vaad Hakehilot presentó los programas y acciones previstos para este año, a partir de los cuales la AMIA se propone continuar con el apoyo y el fortalecimiento de las comunidades del Interior.

En tanto, en diversos espacios de capacitación y trabajo los participantes expusieron temáticas y experiencias de interés comunitario y avanzaron sobre la definición de estrategias para el abordaje de las problemáticas comunes.

Puntualmente se refirieron a la necesidad de fortalecer la educación judía y los contenidos de las agendas comunitarias, así como de potenciar las oportunidades de acción y recursos a través de proyectos regionales.

Por su parte, los participantes del Encuentro y referentes de la comunidad judía local tuvieron la posibilidad de dialogar con el ministro consejero de la Embajada de Israel, Nathan Brooks.

También estuvieron presentes el presidente del Vaad Hakehilot, Ariel Cohen Sabban, junto con la directora, Ana Weinstein, y su asistente, Ana Kestenbaum, y referentes y profesionales de FEDECC y el Seminario Rabínico.

www.facebook.com/comunidadjudiaenaccion.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat