Inicio NOTICIAS LOS ARGUMENTOS DE GALEANO ANTE EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA
Una estrategia a lo Poncio Pilatos

LOS ARGUMENTOS DE GALEANO ANTE EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA
Una estrategia a lo Poncio Pilatos

Por
0 Comentario

Por Raul Kollmann.-PAG12.-El juez Juan José Galeano argumentará mañana ante el Consejo de la Magistratura no se sabe si personalmente o a través de un escrito que el pago de 400.000 dólares al principal imputado del caso AMIA, Carlos Telleldín, fue una operación de inteligencia de la SIDE y no una maniobra judicial. Como adelantó Página/12 hace casi un mes, ésa será la principal línea de defensa del magistrado en lo que constituye la más grave de las imputaciones en su contra. El gran problema que tiene Galeano es que hay numerosas pruebas de que él ordenó o al menos estuvo de acuerdo con el pago, al punto de que cuando trascendieron las primeras evidencias de que se le dieron 400.000 dólares al Enano, como le dicen a Telleldín, no presentó ninguna denuncia, sino que off the record mandó a decir que se trataba de una mentira.
Las evidencias de que Galeano estaba al tanto del pago a Telleldín son categóricas:
u Dos videos en los que aparece negociando con el Enano el intercambio de plata por la declaración judicial acusando a los policías.
u Los testimonios de su ex prosecretario Claudio Lifschitz dando cuenta de cómo monitoreó el pago desde su oficina.
u Las declaraciones de los agentes de la SIDE relatando la forma en que Hugo Anzorreguy les entregó el dinero, cómo se lo dieron a la esposa de Telleldín y cómo ella llamó a Telleldín que estaba en la oficina de Galeano para que empezara a declarar.
u Cuando hace cinco años Página/12 publicó en exclusiva la existencia del pago, el magistrado no corrió a hacer una denuncia judicial.
Sin embargo, lo más serio es lo que manifiesta de hecho el Tribunal Oral: la versión comprada a Telleldín era falsa. Esto aparece nítido en uno de los videos, cuando el Enano le contesta a Galeano que «las preguntas que usted quiere que le responda no se pueden contestar con la verdad, porque a usted eso no le sirve». Telleldín deja claro que le piden que mienta. A eso se suma la imagen de la preparación para que el Enano y otros testigos hagan un reconocimiento fotográfico trucho del subcomisario Raúl Ibarra, vinculado al ex comisario Juan José Ribelli. «Pongan la foto donde se parece a Diego De la Vega, el personaje con bigotitos de la serie El Zorro.» Esa habría sido la clave para que señalaran a Ibarra.
Recientemente, la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia, a cargo de Alejandro Rúa, demostró que un mapita supuestamente hecho por Telleldín y que resultaba básico en la acusación contra los policías no fue obra del Enano. Esa prueba trucha fue convalidada por el juez como parte del plan de acusar falsamente a los policías.
El argumento de que es habitual en el mundo que los servicios de inteligencia les paguen a buchones a cambio de información no encuadra en el caso AMIA, por cuanto a Telleldín no se le estaba pagando a cambio de información. Todo lo contrario, la información ya la tenían. Lo que se necesitó fue una firma para acusar a los policías, según el Tribunal Oral en forma falsa y al servicio de «políticos inescrupulosos de oscuros intereses». Se necesitaba tapar otros negocios y vinculaciones de Carlos Menem con personajes de Medio Oriente y la pista falsa se concretó a través de aquel trato ilegal y clandestino. La movida tuvo el protagonismo del ejecutivo del riojano, pero sin el juez no hubiese sido posible.
La otra línea de defensa de Galeano apuntaría contra la Cámara Federal, al argumentar que ella convalidó todo lo hecho. En verdad, la Cámara recibió las declaraciones de Telleldín. No podía saber que había un pago detrás. La Cámara vio el croquis que involucraba a los policías. No podía saber que era trucho. No parece que eso alivie la situación del juez.
Si Galeano se presenta mañana ante el Consejo, será la primera vez que hable en forma pública desde 1994, cuando hizo aquella famosa afirmación:»se van a caer de espaldas». Sin embargo, todo indica que sólo enviará un escrito de defensa. El paso posterior es que la Comisión de Acusación decida si lo acusa o no todo indica que sí y la posible suspensión de su cargo. En aproximadamente un mes el plenario del Consejo tendrá que resolver si destituye al magistrado.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat