Inicio NOTICIAS En la votación buena parte del Likud se ausentó

En la votación buena parte del Likud se ausentó

Por
0 Comentario

(EFE).- El primer ministro israelí, Ariel Sharón, sufrió una dura derrota, aunque sin consecuencias inmediatas, en la votación de una resolución parlamentaria que contenía los principios básicos del «plan de desconexión» de los palestinos.
A favor de la resolución, basada en un discurso que Sharón ofreció previamente sobre su intención de llevar adelante el «plan de desconexión», votaron 44 diputados y 53 en contra. Un solo parlamentario se abstuvo.
Otros 22, todos ellos de la coalición de gobierno que Sharón preside, se ausentaron de la Cámara, en lo que fue una estampida hacia los pasillos que ha puesto en entredicho la capacidad del primer ministro de Israel para hacer aprobar su plan de evacuación de la franja de Gaza.
El primer ministro israelí anunció al Parlamento que presentará a votación las primeras leyes relacionadas con la evacuación de Gaza el próximo días 25.
«El 25 de octubre será (la fecha) de la primera de una serie de decisiones cruciales que el Gobierno presentará al Parlamento», afirmó en un discurso en el Pleno con el que inauguró el período de sesiones de invierno.
Esta es la primera vez que Sharón ponía fechas para la aplicación de su iniciativa de evacuación de Gaza, y que es conocida como el «plan de desconexión de los palestinos».
La derrota de ayer, que no compromete su jefatura del Gobierno israelí de forma inmediata, es un indicio de que tendrá serios problemas a corto plazo para mantener estable su Gobierno, a menos que abandone el plan de evacuación de Gaza.
Sharón advirtió antes de la votación -que se hizo a mano alzada porque el sistema electrónico de la cámara sufrió una avería- de que, si perdía, llevaría cabo una inmediata reestructuración del Gobierno.
Entre las posibilidades para alcanzar de nuevo la mayoría parlamentaria está el Partido Laborista, que votó contra el Gobierno.
Esta segunda posibilidad no resolverá los problemas de Sharón a largo plazo, ya que con el tiempo la oposición dentro del Likud crecerá aún más, y se convertiría en un problema de legitimidad política, dicen los analistas.
El período de sesiones del Parlamento israelí que se inauguró durará cinco meses y medio, y será uno de los más turbulentos en la historia de Israel, a decir de los analistas políticos locales.
Sharón está en estos momentos en «mayoría condicionada», es decir que cuenta con el apoyo de 61 de los 120 miembros de la Cámara, pero seis del Partido Nacional Religioso (PNR) le han amenazado con abandonarlo en el momento en que lleve a la práctica su iniciativa.
En la votación de ayer una buena parte de su partido Likud se ausentó de la sala, lo que es otra prueba de las dificultades a las que se enfrenta Sharón.
Los analistas no descartan la posibilidad de elecciones anticipadas si el Parlamento rechaza la iniciativa diplomática para la evacuación de Gaza.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat