Inicio NOTICIAS Todo fue provocado por los cuatro hombres bomba que eran hermanos

Todo fue provocado por los cuatro hombres bomba que eran hermanos

Por
0 Comentario

La zona de la frontera del mar Rojo entre la ciudad israelí de Eilat y la egipcia de Taba se convirtió ayer por mañana en un escenario en el que la paz entre los dos países nunca había sido tan fría y tensa, pero tras contactos al máximo nivel ambas partes cooperaron. Todo fue provocado por los cuatro hombres bomba que, según una reivindicación de la Brigada de la Unión Islámica en internet, eran hermanos. Se inmolaron de forma casi simultánea: uno, en un coche bomba con cientos de kilos de explosivos que irrumpió en el vestíbulo del hotel Hilton de Taba, situado a 200 metros de la frontera con Eilat y que en estos días festivos en Israel estaba lleno de turistas. La parte occidental del edificio, con sus 13 plantas, se derrumbó totalmente, enterrando a muchos turistas. Otro suicida se inmoló en la zona de la piscina.

Minutos después, mientras empezaban a correr las primeras informaciones sobre lo ocurrido en Taba, 40 kilómetros al sur, en el camping de Ras El Satan, dos kamikazes más estallaban: uno en la entrada (cuando un guarda apuntó a su coche con una linterna) y otro en el parking al lado del restaurante. En este caso, al menos dos personas perdieron la vida, siendo evacuados por ambulancias israelíes que recibieron permiso para acudir al lugar sólo doce horas más tarde. En Taba, turistas descalzos y que habían perdido sus pasaportes corrían sobre los cristales y los destrozos hacia la frontera, y la guardia fronteriza egipcia disparó al aire como advertencia.

Tras una nueva reivindicación por parte del grupo Al Jamaa Al Islamiya en una llamada a France Press en Jerusalén, expertos israelíes opinaron que los ataques fueron obra de ese grupo y señalaron que hay que recordar que el número dos de Ossama Bin Laden, Aiman Al Zawahiri, es un ciudadano egipcio que se opone tajantemente al régimen de Hosni Mubarak. Los servicios de inteligencia israelíes y egipcios verificaban ayer si Al Zawahiri aprovechó una cinta emitida recientemente por el canal árabe Al Jezira para dar órdenes en clave y poner en práctica los atentados. El viceministro de Defensa, Zeev Boim, y el jefe de la inteligencia militar, Aaron Zeevi, afirmaron que todo indica que se trata de una acción de un grupo vinculado a Al Qaeda. Según dicen, la meticulosa preparación, la sincronización de los ataques, así como el uso de varios suicidas y de cientos de kilos de explosivos recuerdan otros atentados de Al Qaeda contra objetivos turísticos como el de Bali en el 2002, con 200 muertos; el de un hotel en el que se hospedaban cientos de israelíes en Mombasa (Kenia) o los de Casablanca de mayo del 2003.

El experto antiterrorista y asesor presidencial Boaz Ganor afirmó a La Vanguardia: «Es probable que activistas locales hayan actuado, al igual que en el 11-M en Madrid y en Estambul, bajo el patrocinio y la iniciativa de Al Qaeda». Según Ganor, «el objetivo no es sólo golpear a Israel y la normalización con Egipto, sino lo que definen como el régimen laico y corrupto de El Cairo». Fuentes egipcias citadas por el diario saudi Al Watan informaron de que se produjeron al menos diez detenciones de sospechosos, sin conocerse más detalles, mientras que el general Yair Naveh, responsable de defensa civil en el Estado Mayor Israelí, decía en una conferencia de prensa en Taba que «para nosotros está claro que los autores proceden del Sinaí».

Hace pocas semanas, el jefe de los servicios de seguridad Shin Beit, Avi Dichter, afirmó en el Consejo de ministros que existía la posibilidad de un atentado en el Sinaí, recomendando a decenas de miles de turistas que se preparaban para descansar en una de las playas más bonitas del mundo que no lo hicieran. Muchos, cerca de 40.000 turistas, desoyeron la advertencia y, cuando los festejos del año nuevo judío transcurrieron sin incidentes, incluso el ministro de Justicia, Yosef Lapid, criticó el pánico creado por las fuerzas de seguridad. Anteayer cuando el paraíso explotó hecho añicos, varios ministros exigieron que se revise el permiso a los ciudadanos que pretenden pasar las fronteras pese a los peligros que se alertan, ya que «no podemos permitir que la población no haga caso a las advertencias de las fuerzas de seguridad».
Fte L.V.D
HENRIQUE CYMERMAN

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat