Inicio NOTICIAS Solo y sin apoyos.
La renuncia de Galeano

Solo y sin apoyos.
La renuncia de Galeano

Por
0 Comentario

Por H.Cappiello.-
Juan José Galeano se mostraba firme. Insistía ante quien quisiera escucharlo que no iba a renunciar y para demostrarlo sacaba de los cajones de su escritorio fallos recién «horneados», que probaban que, a pesar de las denuncias en su contra, seguía trabajando.

Pero el vértigo que se adueñó del trámite del juicio político en su contra, luego de que el Tribunal Oral Federal N°3 absolvió a todos los acusados en la causa AMIA y lo denunció por una docena de supuestos delitos, lo convenció de la necesidad de dimitir.

A partir de la semana pasada, al juez se le abrieron dos flancos: el judicial y el administrativo. El juez federal Claudio Bonadío, que lo investiga, viene posponiendo desde hace meses su indagatoria, hasta tanto no se conozcan los fundamentos que tuvo el tribunal oral para absolver a los acusados.

Al mismo tiempo, el Consejo de la Magistratura tenía previsto hoy decidir si lo citaba para que hiciera su descargo. El paso previo a su segura acusación que los consejeros que lo investigaron reunieron en unas 240 carillas.

Prefirió renunciar, para tener que defenderse así, sólo en el plano judicial y evitar el mal trago de soportar una suspensión o eventualmente su remoción. Es que últimamente hasta los consejeros que más lo habían defendido, le quitaron su apoyo.

Ya no le quedaban muchos soportes, con el menemismo en retirada y los legisladores de la Comisión Bicameral de Seguimiento del Atentado denunciados por el propio tribunal oral. Hasta los hombres de la SIDE en los que se apoyó fueron echados del organismo con sumarios administrativos y los que quedaron, declararon en el juicio oral en su contra al revelar como se había ordenado pagarle 400.000 dólares a Carlos Telleldín antes de que declarara contra los ex policías bonaerenses que estaban acusados.

Su última cuota de poder la perdió a fines del año pasado, cuando la Cámara Federal le sacó el expediente principal de la causa AMIA.

Ahora resta saber si el Gobierno va a aceptarle la renuncia o si insistirá en someterlo a juicio político.

Con la dimisión, Galeano queda automáticamente despojado de sus fueros como juez federal, que le dan inmunidad ante una orden de arresto. Este no es un tema menor si se considera que los delitos por los cuales el tribunal oral ordenó investigarlo, técnicamente, pueden, por las penas con las que se castigan, llevar a que un juez ordene su detención en caso de encontrar pruebas en su contra.

Políticamente, el Gobierno tenía decidido que iba a batallar contra el juez. Lo anticipó Cristina Fernández de Kirchner, cuando declaró como testigo en el juicio oral. Y el presidente Néstor Kirchner se los había anticipado a los familiares de las víctimas del atentado, cuando lo visitaron hace un año. «Sé quién es Galeano, Cristina me contó», les dijo.
La NAcion

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat