Inicio NOTICIAS Seminario Rabínico Latinoamericano: Presentan el libro “Temas de derecho hebreo”

Seminario Rabínico Latinoamericano: Presentan el libro “Temas de derecho hebreo”

Por
0 Comentario

 En el Aula Magna del Seminario Rabínico Latinoamericano “Marshall T. Meyer” fue presentado, el lunes, el libro “Temas de Derecho Hebreo”, una selección de artículos compilados por los rabinos y doctores Abraham Skorka y Gabriel Minkowicz.

El primero, también rector del Seminario, les dio la bienvenida a los presentes y admitió que “alguien se preguntará: ‘¿por qué derecho hebreo, algo tan antiguo?’”.
“Porque pese a sus años, tiene algunas cosas muy novedosas, puntos de vistas muy especiales; por ejemplo, el de la autoincriminación, que tuvo un impacto muy especial en la jurisprudencia estadounidense”, respondió.
“Hay temas que cuando se los analiza con mucho cuidado se ve que el derecho hebreo fue una avanzada; por ejemplo, el derecho a la privacidad, que aparece en las fuentes talmúdicas”, prosiguió el rabino, quien a continuación explicó que “el derecho hebreo tuvo un diálogo con el derecho romano” e historió el desarrollo del estudio y la aplicación del primero desde el imperio otomano hasta la actualidad, en la Tierra de Israel. Además, el secretario general del Seminario, Sr. Miguel Toimaher, saludó y agradeció a los presentes.
Por su parte, el juez federal Daniel Rafecas agradeció la invitación para presentar la obra, la cual lo honraba, y recordó que durante mucho tiempo concurrió a la Biblioteca del Seminario a leer textos relacionados con la Shoá.
Respecto a “Temas de derecho hebreo”, el también profesor de Derecho Penal en las facultades de Derecho de las universidades de Buenos Aires y Rosario se dedicó al área específica de su especialidad y puntualizó que le resultó “llamativo y excepcional el principio secular del derecho hebreo en torno a la prohibición de la autoincriminación”, que le “generó el siguiente interrogante: la consagración en el derecho hebreo de que les estaba prohibido a los jueces ‘valorar’ la confesión del acusado, sobre todo en los delitos que tenían como castigo la pena de muerte, ¿era un medio o un fin en sí mismo?”
“Si bien podríamos pensar que era un fin, creo que, con la sabiduría de tantos siglos y en el contexto que estamos analizando, me da la impresión de que la prohibición de la autoincriminación está siendo un medio para lograr otra finalidad; lo digo en base a una comparación con los sistemas de justicia de la época previa a la común, cuando la regla era la aceptación de la confesión, como se ve en el derecho griego, el derecho romano o los demás sistemas jurídicos de la región”, se contestó.
“Una vez que un sistema legislativo admite la confesión como un elemento de prueba válida, lo que viene después, como una relación de causa y efecto inexorable, es la tortura; en su mayoría, entre las capas más bajas de la población: el señor tortura al esclavo, el mayor tortura al menor, el dueño de la finca tortura a sus criados para que ‘confiesen’ los hurtos, los robos o el yacer con la esposa”, prosiguió Rafecas.
“Es válido llamar la atención aquí acerca de que lo valioso de prohibir la autoincriminación en el derecho hebreo no tiene un mérito en sí mismo más que el valor agregado -a mi juicio, fundamental- del fin que se busca: la no generalización de la tortura para llegar a la confesión”, finalizó.
A su turno, el ex juez y actual titular de la cátedra de Derecho Administrativo en la Pontificia Universidad Católica Argentina Pedro Coviello expresó que el libro es “una obra muy importante” y se refirió a cada uno de los autores de los artículos, a quienes consideró “juristas muy destacados”.
“Muchos filósofos del derecho estudian las normas y todos hablamos del derecho romano, pero nos olvidamos del derecho hebreo”, cuyas fuentes “son anteriores”.
“Cuando me preguntan en la facultad por las fuentes, muchas veces les digo que vayan a la Biblia, pues allí encontrarán la división de podres, el principio de legalidad, el derecho de defensa, los deberes del juez”, una afirmación que complementó con citas de la Torá y ejemplos.
Finalmente, Minkowicz recordó que el fundador del Seminario, Marshall Meyer, asistió a su ceremonia de graduación rabínica y falleció pocos meses después, tras lo cual “en el Seminario se siguió trabajando y esta obra es producto” de ello.
El coautor de “Temas de derecho hebreo” les agradeció a las autoridades del Seminario por la publicación de la obra; a Marcos Slipakoff, quien dedicó la edición del libro a la memoria de Isabel Lauberfeld de Slipakoff; a Rafecas y Coviello por sus conceptos; a los autores israelíes Nahum Rakover y Haim Shapira, quienes cedieron sus derechos de autor para que algunos de sus artículos se pudieran publicar en el texto; y a Lydia Garchtrom, para luego anticipar que está realizando una investigación sobre la prohibición de tomar indagatoria, prevista en el derecho hebreo.
“En el Tratado de Principios se nos dice que el mundo se sostiene sobre tres pilares: la verdad, la justicia y la paz; la verdad es la verdad revelada, la de los Diez Mandamientos, la de la Ley; cuando se la practica, se construye justicia, y cuando hay justicia, se generan justicia y paz”, enseñó.
“Se dice que la ley debe ser conocida por todos”, pero “la verdad es que es una hipótesis para luego poder juzgar, para poder aplicar la ley”, ya que “poco conocemos de la ley, y mucho menos conocemos del espíritu de la ley, de los fundamentos éticos y morales de la ley”, puntualizó el profesor de Derecho Hebreo en diversas universidades.
“Más allá de que estamos en el mundo occidental y de que la población judía no es relevante por su cantidad, hay principios del derecho hebreo que atraviesan trasversalmente todo el sistema legal: el respeto por las personas, la privacidad y el trabajador, a favor del reo y tantas otras normas tienen su punto de apoyo ético y moral en el derecho hebreo, para luego sistematizarse en lo que hemos heredado del derecho romano”, subrayó.
“Si no se permite conocer las fuentes que sostienen ese andamiaje jurídico, la fusión de una sociedad judeocristiana occidental sería como construir castillos en el aire”, advirtió el también doctor en Psicología Social.
“El piso del cual se parte es el texto bíblico, y de ahí el hombre deberá, siguiendo la ley, que no es más que una ayuda o un reflejo para ser mejores, tratar de generar actos de justicia, vivir apegado a la justicia y la justicia traerá lo que tanto anhelamos, que es la paz”, concluyó Minkowicz.
Con introducción de Slipakoff y prólogo del camarista Marcos Grabivker, integran “Temas de derecho hebreo” trabajos de Minkowicz -“Conceptualización del derecho hebreo”-, Skorka -“Las leyes noahidas y el jus gentium”, “La interpretación de la ley en el Mishne Torah”, “El divorcio en el derecho hebreo”, “El valor jurídico de la confesión en el derecho hebreo” y “La imprescriptibilidad de las penas y la exculpación de los delitos de lesa humanidad. La postura rabínica”; Minkowicz y Garchtrom -“El matrimonio en el derecho hebreo” y “La adopción en el derecho hebreo”-, Shapira -“Principios democráticos en la Halakhah y en la tradición política judía. El gobierno de la comunidad y la decisión de la mayoría”- y Rakover -“La ley noahida universal”, “La clonación. ¿Usurpar al Creador?”, “La santidad de la vida y la eutanasia. Perspectiva judía”, “La protección de la privacidad en la ley judía” y “La rehabilitación de los criminales en las fuentes judías”.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat