Inicio NOTICIAS Un fuerte boicot internacional comienza a afectar a la economía de Israel

Un fuerte boicot internacional comienza a afectar a la economía de Israel

Por
0 Comentario

Los productos agrícolas de origen israelí están siendo víctimas de una fuerte campaña de boicot lanzada contra el Estado hebreo. Tomates, pimientos, cítricos, zanahorias, melones, fresas y el apio, son algunos de los productos que fueron afectados por el plan. Sin embargo, las flores son la obsesión principal del movimiento de desinversión, que quiere estrangular a la economía israelí.
Agrexco, una compañía líder en exportación de flores, recientemente se declaró en bancarrota, en parte debido al boicot mundial de sus productos.
Más de 20 organizaciones en 13 países de Europa suscribieron un boicot contra la firma israelí, según consignó el portal de noticias Ynet.
El informe apunta que la presión internacional, el boicot y las sanciones sobre el gobierno del apartheid en Sudáfrica jugaron un papel importante para poner fin a su poder.
Justamente, el movimiento de boicot contra Israel parece inspirado en esa campaña y ha sumado victorias notables en los últimos tiempos haciendo uso de un léxico antiguo marxista con calificativos como "imperialismo", "colonialismo", "ocupación", y "la sociedad de colonos".
El primer símbolo de la campaña económica antiisraelí fue a empresa de excavadoras Caterpillar.
Sin embargo, las rosas israelíes terminaron siendo el chivo expiatorio de este movimiento que intenta afecta la economía de Israel.
Precisamente, las flores son un pilar de la economía de Israel en la década de 1980 Israel se convirtió en la número dos del mundo en exportación de flores.
Agrexco fue boicoteada porque es en parte propiedad del gobierno israelí y debido a que la empresa cuenta con algunas fincas de la Valle del Jordán y en Tekoa, un asentamiento a las puertas del desierto de Judea.
El año pasado, un fondo de inversión de Noruega se retiró de las constructoras Africa-Israel y Danya Cebus por su participación en "la construcción de asentamientos".
Recientemente, una cooperativa sueca decidió poner fin a todas las compras de los dispositivos que fabrica la compañía israelí Soda Stream, dedicada a la producción de aparatos domésticos del líquido con burbujas.
En Gran Bretaña también se llevó adelante una campaña de boicot contras los productos israelíes.
Uno de los mayores fondos de pensiones holandés “Pensioenfonds Zorg en Welzijn” (PFZW), que cuenta con unas inversiones totales de 97 mil millones de euros ha informado a la plataforma “The Electronic Intifada” que ha retirado de su cartera a casi todas las compañías israelíes, que incluía bancos, compañías de telecomunicaciones, empresas de construcción y Elbit Systems.
Un importante fondo de pensiones sueco también se desvinculó de Elbit, una de las principales empresas fabricantes de materiales electrónicos de Defensa en Israel, por el papel que la firma tuvo en la construcción de la valla de seguridad que separa a Israel de la Ribera Occidental.
En tanto, el Consejo de Ética de cuatro fondos de pensiones suecos instó a Motorola "a salir de los territorios ocupados por Israel en Cisjordania".
En el frente cultural, un festival de cine en Escocia tuvo que ser financiado por la Embajada de Israel después de sucumbir al boicot de activistas que amenazaron con realizar piquetes durante el evento.
Decenas de estrellas de la música también apoyaron el boicot el año pasado como Elvis Costello, Deep Purple, Gil Scott-Heron y Roger Waters.
Un boicot importante va a ser aprobado pronto por la Cooperativa de Alimentos Park Slope, una cooperativa de renombre en Brooklyn, que afectará a Israel en al producción de pimentón, sales de baño, malvaviscos vegana y la máquina de corriente Soda Seltzer.
Sistema gubernamental de pensiones de Noruega y el alemán Deutsche Bank confirmaron su plan de desinversión de Elbit.
Un consejo de Escocia prohibió recientemente los libros israelíes de sus bibliotecas públicas. Eden Springs, la mayor empresa de agua de Israel, no tendrá su contrato renovado por el famoso London School of Economics.
A todo eso, la mayoría de las universidades occidentales están infestadas con un virulento ánimo antisemita. Los estudiantes de la Universidad de Edimburgo acaban de votar a favor de un boicot a Israel.
La Universidad de Johannesburgo ha cortado sus vínculos con la Universidad Ben-Gurion de Beersheba.
La Universidad francesa de Aix en Provence canceló una reunión con el escritor israelí Esther Orner.
El profesor de derecho Alan Dershowitz recientemente denunció que las universidades noruegas están llevando a cabo "un boicot implícito contra Israel."
En América del Sur, los sindicatos más grandes de Brasil votaron a favor de un boicot y pidieron la suspensión de los acuerdos económicos y militares con Israel.
La polémica campaña generó una fuerte reacción de los productores israelíes. Cuando las reservas de Italia anunció el año pasado la prohibición de Agrexco, el director de la compañía, Shimon Alchasov, retóricamente, se preguntó: "¿Debo marcar los productos con una estrella amarilla de David".
El último gran historiador Raul Hilberg apuntó que el estrangulamiento económico a los judíos ya sea en los negocios, la educación y el empleo fue el primer paso del Holocausto.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat