Inicio NOTICIAS La guerra inútil

La guerra inútil

Por
0 Comentario

LA falta de acuerdo anoche entre israelíes y palestinos aplaza la retirada de las tropas israelíes de diversas ciudades cisjordanas –entre ellas Jericó, Tulkarem y Kalkilia– prevista para hoy, sin embargo, la actitud negociadora de ambas partes, que volverán a reunirse el martes para acabar de fijar un calendario, demuestra que el plan de paz previsto en la «hoja de ruta» sigue adelante y se mantienen las expectativas de lograr una paz estable.

Y ello a pesar de los graves incidentes registrados la pasada semana. La viabilidad de la «hoja de ruta», promovida por el cuarteto de Madrid, en el que están presentes la Unión Europea, Estados Unidos, las Naciones Unidas y Rusia, se vio puesta seriamente en duda cuando dos kamikazes palestinos de Al Aqsa y Hamas se inmolaron en Rosh Hain (Israel) y en Ariel (Cisjordania) en respuesta a una incursión israelí, el viernes, día 8, en Nablús (Cisjordania). Como en anteriores ocasiones, lo de menos, quizás, era quién había roto las hostilidades después de que el pasado 29 de junio se decretara una tregua que ha de permitir continuar las negociaciones. Las organizaciones armadas palestinas se declaran favorables al mantenimiento del precario alto el fuego y el Gobierno israelí insiste en que no haya más atentados, pero ambas partes muestran una extrema susceptibilidad y cualquier incidente podría dar al traste con el proceso de pacificación promovido, sobre todo, por Estados Unidos. Para los dirigentes palestinos es obvio que Ariel Sharon no cumple sus compromisos y para el primer ministro de Israel no hay duda de que la ANP no actúa con suficiente decisión contra las organizaciones radicales. Las obras de construcción de un muro que separa Israel de los territorios palestinos fomentan los enfrentamientos, en lugar de apaciguarlos, pero los gobernantes israelíes consideran que la erección de esta barrera es imprescindible para garantizar la seguridad.

De hecho, el proceso de paz avanza casi por la inercia de una realidad insostenible. Los odios y las cuentas pendientes entre ambas partes todavía constituyen el ingrediente fundamental de una terapia que la presión de Washington y de la UE mantienen activa, pero que en realidad se alimenta de la perentoria necesidad de paz que israelíes y palestinos sienten más que nadie. Después de la guerra de Iraq, la geoestrategia de la zona exige que Oriente Medio encare un periodo de estabilidad. La guerra ya no es útil para nadie.Fte L.V.G

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat