Inicio NOTICIAS Israel intenta proteger sus autobuses contra ataques suicidas

Israel intenta proteger sus autobuses contra ataques suicidas

Por
0 Comentario

El consejero del primer ministro israelí en la lucha antiterrorista, el general en reserva Dan Arditti, investiga en estos momentos la manera de proteger autobuses de línea contra ataques suicidas a fin de presentar un informe con sugerencias en los próximos meses.
La elaboración del proyecto a comenzado a pesar de que por el momento palestinos e israelíes negocian el fin del conflicto y las agresiones palestinas contra Israel se han reducido en gran medida desde que las facciones armadas anunciaron un alto el fuego hace un mes.
Se trata de evitar que el atacante consiga penetrar en el vehículo y en caso de que llegue a hacerlo y active los explosivos, reducir su impacto.
Hace unos diez años, a finales de la primera «intifada» el general en reserva Yigal Pressler, que entonces ocupaba el puesto de Arditti, puso en marcha un proyecto para proteger los autobuses que viajan en los territorios palestinos contra ataques de francotiradores palestinos.
Decenas de millones de euros se invirtieron en blindar los vehículos lo ha protegido con éxito a sus pasajeros en numerosas ocasiones durante los últimos años y ha permitido el acceso a los asentamientos judíos con relativa seguridad.
En primer lugar se planea instalar detectores de explosivos en unas mil paradas de autobuses en zonas de alto riesgo, a las que sólo se tendría acceso después de ser inspeccionado por guardas de seguridad.
Además, se considera establecer un sistema de tarjetas magnéticas distribuidas entre los pasajeros para acceder al autobús, parecido al sistema ya puesto en práctica entre los palestinos que entran a Israel a trabajar.
Asimismo, se protegería el interior de los vehículos, y en particular se reforzarían los asientos con un material más fuerte lo que constituye una solución fácil y relativamente barata.
Pero el problema más grave es que el impacto de la explosión se multiplica en un lugar cerrado.
Según fuentes de seguridad el objetivo es hacer uso de la tecnología y no tanto de guardias de seguridad, el problema es ahora convencer al Gobierno para asignar parte del presupuesto para esta tarea y comenzar a poner el proyecto en marcha, que tardaría al menos dos años en aplicarse debido a los trámites burocráticos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat