Inicio NOTICIAS Dejar de perseguir a palestinos buscados

Dejar de perseguir a palestinos buscados

Por
0 Comentario

En los últimos meses, portavoces de las facciones armadas del movimiento Al Fatah, el principal de las Fuerzas Nacionales palestinas, han insistido en que sólo depondrán las armas a cambio de que no sean perseguidos, informa hoy jueves el diario Haaretz, que califica esa condición como un forma de «inmunidad».
Esas fuentes solían indicar que el alto al fuego estaba condicionado a que dejen de ser perseguidos los palestinos buscados por Israel como sospechosos de terrorismo.
Las facciones islámicas de la resistencia HAMAS y la Yihad proclamaron el pasado 29 de junio un alto al fuego por un periodo de tres meses y posteriormente lo hizo Al Fatah, aunque por seis meses.
Las principales milicias afiliadas al movimiento que fundó Yaser Arafat, su líder vitalicio y presidente de la ANP, son la de los «Tanzim» y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.
Fuentes palestinas citadas por el matutino israelí explican que esas negociaciones son parte de un esfuerzo para concertar un acuerdo entre la ANP en los territorios autónomos de Cisjordania y la franja de Gaza y células radicales de Al Fatah, y en ciertos casos para incluir a sus miembros en los organismos palestinos de seguridad.
Este último aspecto, sería, según las fuentes, uno de los objetivos del ministro de Seguridad Interior de la ANP, el coronel Mohamed Dahlán, para neutralizar a esas células, cuyo desarme exige Israel invocando el plan de paz del Cuarteto de Madrid, la «Hoja de Ruta».
Asimismo, las autoridades palestinas temen que estalle una guerra fratricida de las facciones de la resistencia si no se encuentra una solución.
Dahlán es precisamente quien negocia en secreto con funcionarios israelíes pero, de momento, no se ha concretado ningún acuerdo de inmunidad, ni se sabe si en caso de alcanzarse también ampararía a los militantes armados de HAMAS y la Yihad.
Desde que las principales organizaciones armadas de la resistencia contra la ocupación militar israelí y los asentamientos judíos de Cisjordania y Gaza anunciaron una tregua unilateral, los ataques palestinos y las operaciones de Israel en esos territorios han disminuido notablemente en las últimas cuatro semanas.
Israel no participó en las negociaciones de esa tregua (hudna) pues, en virtud de la «Hoja de Ruta», exige su desmantelamiento liso y llano, y explica la reducción de sus operaciones militares por el hecho de que disminuyeron drásticamente los ataques palestinos.
Sin embargo, el futuro del alto al fuego quedó ayer miércoles en entredicho al decidir una comisión ministerial israelí dejar en suspenso, hasta que lo decida el Gabinete Nacional en pleno, la liberación de los prisioneros palestinos que militan en HAMAS y la Yihad Islámica.
Según fuentes de la ANP citadas hoy por el Haaretz, la única manera de garantizar el éxito de esa tregua es lograr el apoyo de Al Fatah, y de las milicias que operan en su nombre, entre ellas las de «espontáneos», ofreciéndoles empleo en los organismos de seguridad.
El diario, asimismo, revela que existe «una clara tendencia» entre los combatientes de la resistencia buscados por Israel a «entregarse» a la ANP en el pueblo autónomo de Jericó, donde son encarcelados o puestos bajo una libertad limitada en que no pueden salir de los límites de esa localidad junto al mar Muerto.
En Jericó tienen también los organismos de seguridad del Gobierno que comparten el presidente Arafat y el primer ministro Majmud Abas (Abu Mazen) sus principales bases de entrenamiento para el personal.
Según el Haaretz docenas de palestinos ya se han entregado para poner fin a las penosas huidas de la persecución del Ejército israelí y otros organismos de seguridad que los buscan por toda Cisjordania.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat