Inicio NOTICIAS «Hoja de ruta» afronta crisis de Mazen e inflexibilidad de Israel

«Hoja de ruta» afronta crisis de Mazen e inflexibilidad de Israel

Por
0 Comentario

La muerte del palestino por soldados israelíes en la aldea cisjordana de Burkin -un militante armado de Al Fatah según fuentes militares-, sigue a la de una mujer judía en el ataque de un suicida islámico, y es la séptima desde que las principales facciones de la resistencia palestina proclamaron una tregua el pasado 29 de junio.
Uno de los coletazos de la crisis que amenaza la aplicación del plan de paz del Cuarteto de Madrid u «hoja de ruta», ha sido el aplazamiento sin fecha de una reunión que tenía previsto celebrar hoy Abu Mazen con su colega israelí, Ariel Sharón.
En rigor, el primer ministro palestino tiene mas respaldo en los Estados Unidos, en la Unión Europea (UE) y en Israel que entre sus compatriotas, que siguen viendo en el «histórico» Yaser Arafat, marginado del proceso de paz, a su máximo líder.
Abu Mazen dimitió anoche -si bien la renuncia le fue rechazada- como miembro del Comité Central del movimiento Al Fatah, que fundó y preside Arafat, y amenazó con renunciar también a sus funciones como primer ministro si esos organismos cuestionaran, como ahora, sus negociaciones con Israel conforme a la «hoja de ruta».
La crisis se desencadenó en plena euforia por la intensificación de los contactos entre ministros de Israel y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), no sólo para solucionar el espinoso problema de la liberación de los prisioneros, sino también por aspectos como los de la seguridad, y la cooperación económica y comercial.
A pesar de ello, el ministro de seguridad Interior de la ANP, Mohamed Dahlán, y el de Defensa de Israel, Shaúl Mofaz, mantienen en pie una reunión anunciada para mañana jueves.
En círculos políticos duros de Al Fatah, el movimiento rector entre las Fuerzas Nacionales, se considera «excesivo» el acercamiento que podría culminar la semana próxima con una probable visita de Abu Mazen al Parlamento (Kneset) israelí en Jerusalén occidental.
La crisis interna coincide con la sensación generalizada de que «se está tambaleando» la tregua o «hudna» proclamada unilateralmente por las principales facciones de la resistencia al negarse Israel a poner en libertad a 6.000 prisioneros palestinos.
La excarcelación de esos prisioneros -de los que por ahora el Gobierno de Sharón estaría dispuesto a liberar sólo a unos 400- iba a ser uno de los asuntos centrales en la reunión con Abu Mazen.
Mientras el Gobierno israelí investiga si la crisis interna palestina es «real» o una «artimaña» para presionarle a fin de que ponga en libertad a todos los prisioneros «para salvar a Abu Mazen y la posibilidad de alcanzar la paz», EEUU y la Unión Europea (UE) están dispuestos a apuntarlo con ayuda económica.
El portavoz de la Casa Blanca, Philip T. Reeker, afirmó ayer en Washington que el gobierno del presidente George W. Bush respalda al gobierno de Abu Mazen.
Por primera vez, la Administración estadounidense tiene previsto anunciar hoy una transferencia directa a la ANP -y no mediante organismos internacionales- de 20 millones de dólares para mejorar las condiciones de vida de la población palestina.
También la UE anunció ayer un plan de ayuda por 10 millones de euros para la ANP, que recibirá dos tercios de ellos con aquel mismo objeto, y el resto para el Líbano y Siria.
La liberación de un elevado número de prisioneros, el levantamiento de las restricciones de Israel en Cisjordania y Gaza, así como la conjura de la crisis económica en esos territorios, son considerados por los analistas factores vitales para apuntalar a Abu Mazen y así garantizar el proceso de paz del Cuarteto de Madrid.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat