Inicio NOTICIAS Un fenómeno complejo y fascinante

Un fenómeno complejo y fascinante

Por
0 Comentario

Veamos. Un siglo atrás, entre los inmigrantes que llegaron a nuestro país en busca de trabajo y esperanza, había miles de judíos procedentes de Alemania, Polonia y Rusia, de allí el apodo de «rusos».

.
La crisis de los últimos años ha disparado la mayor emigración de nuestra historia, donde los nietos de la clase media buscan formas de progresar, aquí o en el exterior. Así como España e Italia ofrecen beneficios a los descendientes de aquellos inmigrantes, existe una «ley de retorno» para los descendientes del pueblo de Israel.

.
Aquellas personas que no tengan antecesores judíos pueden emigrar con visa de trabajo -nuevamente, como a España o Italia- y aquellos que retornan a la tierra de sus antepasados reciben la ciudadanía al pisar el aeropuerto Ben Gurion, en Tel Aviv.

.
Dentro de la historia de nuestra emigración reciente, hay un capítulo especial relacionado con Israel.

.
De la tierra de promesas a la Tierra Prometida

.
.
Desde la creación de Israel en 1948 el único estado judío del mundo ha recibido hombres y mujeres de la Argentina. Se han integrado a la joven sociedad israelí, moldeada por la inmigración, destacándose como profesionales, artistas, intelectuales y trabajadores.

.
La motivación principal era unirse a la realización del antiguo ideal del pueblo judío, volver a Israel. El músico argentino-israelí Shlomo Idov, por ejemplo, es un buen ejemplo de esta emigración. El artista llevó su creatividad al reverdecido desierto y allí grabó un primer disco con tangos y canciones folklóricas argentinas traducidas al hebreo. El disco tiene un solo tema escrito por Idov, llamado «jolem be safaradit» (sueño en español) donde cuenta que el hebreo es el idioma en el cual trabaja y habla con sus hijos… pero… «a la noche, a la noche aún sueño en español».

.
Son casi 80.000 los argentinos cuyos hijos estudian en hebreo mientras ellos sueñan en español.

.
Preocupado por la incertidumbre en la Argentina, el gobierno israelí anunció un plan de ayuda especial a los emigrantes que lleguen a Israel durante los años 2002 y 2003. Entonces, además del sionismo y el deseo de volver a un lugar cargado de una historia milenaria, influyó la necesidad de buscar trabajo, un futuro mejor y la posibilidad de imaginar una salida a una crisis -casi- inexplicable. De esta forma, en los últimos tres años 10.000 argentinos inmigraron a Israel.

.
«Ascender» a Israel

.
.
Emigrar a Israel, en hebreo, se dice «aliá», termino que significa «ascenso». Hay quien dice que así se designaba a quienes iban a Jerusalén, una ciudad ubicada sobre colinas. Otros dicen que la elevación no es solo física, sino también espiritual.

.
Quienes realizan sus trámites en la Agencia Judía en Buenos Aires pueden sumar una nueva lectura a este ascenso. Sucede que en el cuarto piso del renovado edifico de la AMIA funciona la oficina de Asistencia Social, y en el primer piso la Agencia Judía, donde se organiza la «aliá».

.
Si bien este año la AMIA ha aumentado sensiblemente sus planes de ayuda, no siempre puede dar respuestas. Y desde que se anunció la ayuda especial para los emigrantes argentinos algunas personas que antes iban al cuarto piso para pedir ayuda bajaron al primer piso a abrir su carpeta de Aliá.

.
«En el cuarto piso me ofrecen pescado, en el primero me van a enseñar a pescar… en hebreo» dijo Adrián a LA NACION LINE. No quiso dar su apellido porque «no parece un apellido judío», aunque asegura que su abuelo era judío y el puede hacer «Aliá». «Y me voy para aliá nomás» dice Adrián con una sonrisa. Hay quienes cumplen con la «ley de retorno» aunque no sean judíos observantes de la religión.

.
En suma, la ayuda prometida aceleró la emigración.

.
En la década del 90´ el promedio no superó los 900 emigrantes por año. Durante 2001 emigraron 1365 personas, mientras que en 2002 partieron casi 6500: 5000 de la Capital Federal y 1500 del interior del país; 20% son estudiantes y 50% son familias que buscan un futuro para sus hijos.

.
El 2002 fue el año récord absoluto en la historia entre la Argentina e Israel. Y difícilmente se repita esa cifra.

.
El mismo año, se registraron cinco muertes de argentinos por atentados terroristas. Como veremos en la segunda nota, un argentino que estaba aprendiendo el hebreo es considerado «el héroe de Kfar Saba» al amortiguar un atentado del que resultó víctima mortal.

.
A todo esto, Israel atraviesa la crisis económica más dramática de su historia, y la paz, si bien se acerca, aún está lejos.

.
Los argentinos que viven allí gozan de una particularidad que el ex primer ministro israelí y premio Nobel de la paz Shimón Peres describió así: «Israel no sólo es el único estado judío, es el único país donde los hijos le enseñan a los padres el idioma y la cultura de sus antepasados».

.
Por otra parte, como sucede con gran parte de los emigrados han canjeado algunas alegrías y tristezas por otras, han cambiado algunas incertidumbres y esperanzas, por otras nuevas, renovadoras.
.
diegomelamed@yahoo.com.ar

.
En la próxima nota: La ley de retorno. Los argentinos fallecidos por atentados. Anécdotas y curiosidades.

.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat