Inicio NOTICIAS José Adaszko: «dentro de la comunidad judía de la Argentina hay distintos sectores, distintas miradas y cada uno vive el judaísmo a su manera»

José Adaszko: «dentro de la comunidad judía de la Argentina hay distintos sectores, distintas miradas y cada uno vive el judaísmo a su manera»

Por
0 Comentario

José Adaszko: Nosotros planteamos hace entre un año y medio y dos años de que el proyecto de Plural JAI es de largo alcance. Cuando hablamos de largo alcance, estamos hablando de un proyecto, con una mirada de comunidad, de 10 años. Hoy, luego de este período de un año y medio o dos años estamos más convencidos de está propuesta porque fuimos avanzando en ella a través de actividades, de distintos contactos con distintos factores de la comunidad y también con otros no están ligados a la política interna de la comunidad, pero que pertenecen a la comunidad judía de la Argentina, que hasta ahora estuvieron alejados, veían las cosas de afuera: muchos dirigentes de instituciones sociodeportivas, e inclusive dirigentes del movimiento conservador que participan en templos, y están interesado en la idea. Nosotros encontramos una gran recepción en muchísimos de los planteos que hemos hecho. Yo creo que lo importante es comprender que lo nuestro (Plural JAI) no es ni coyuntural ni oportunista bajo ningún punto de vista, por que tenemos equipos que están trabajando en las áreas de educación, servicio social, red de empleo, culto, etc., etc., etc. como para poder llevar adelante una plataforma política en la que toda la comunidad, realmente, se sienta integrada en ella, y hay lugar para todos. Uno de los preconceptos que nosotros encontramos en distintos sectores es la mirada de cómo lo nuestro es un movimiento en el cual la ortodoxia no tiene cabida. Y creo que es un error conceptual muy grande en ese concepto, porque nosotros lo que estamos diciendo es que dentro de la comunidad judía de la Argentina hay distintos sectores, distintas miradas y cada uno vive el judaísmo a su manera: hay sectores laicos, hay sectores conservadores y hay otro sector que es ortodoxo. Entonces nosotros decimos que todos estos sectores, más algún otro que yo me pueda olvidar en este momento, tienen que tener cabida, un espacio y lugares donde ellos puedan manifestar su judaísmo y querer participar en esos espacios, que quizás hoy en día no están creados.
 
Ariel Grun: A lo que se está refiriendo específicamente José, respecto a lo comunitario, tiene que ver con que la comunidad somos todos y todos tienen que tener espacio dentro de ella.
 
AJN: ¿Cómo lo tienen que tener?
 
A. G.: Cada uno como lo siente y lo lleva adelante. Tenés a los ortodoxos que tienen una forma de expresar su judaísmo, los conservadores tienen su forma, los laicos tienen su forma, y todos tienen derecho a expresarlo y forman parte de la comunidad, y todos tienen que tener cabida y ser escuchados dentro de esa comunidad, por eso somos una comunidad.
J. A.: Nosotros partimos de la premisa y el criterio de que nadie tiene que estar limitado, no hay barrera, ni límite ni frontera para nadie. Lo que nosotros decimos es que cada corriente del judaísmo tiene que tener su cause de expresión. Por ejemplo, la ortodoxia tiene templos en los que manifiesta su judaísmo y su participación dentro de los marcos que se dan dentro de determinados templos. Los conservadores tienen también sus templos, Los laicos tienen centros culturales, espacios de interés, marcos políticos, donde ellos manifiestan su judaísmo y su identidad de esa manera. Entonces acá, yo creo, que lo importante no es limitar la frontera entre el laico y el ortodoxo, y ninguno la puede atravesar, sino que ninguno coarte al otro en su modo de expresión y pensar que uno es propietario de la verdad absoluta, y fuera de esa verdad absoluta no hay absolutamente nada. Creo que la riqueza del judaísmo, justamente, está dada por la variedad, por la diversidad y nuestra riqueza siempre, si uno analiza  – yo no soy un gran erudito en textos sagrados, pero algunas cosas he leído – y repasa, inclusive, determinados textos va a encontrar en la historia que los profetas, a través de distintas contradicciones que se le fueron presentando en su vida, en los momentos históricos que tuvieron que vivir, realmente estaban enfrentados con lo que era el oficialismo religioso imperante en ese momento.
 
AJN: José, haces un planteo que podríamos llamar laicista o de interpretación laica, que un ortodoxo no aceptará nunca pues consideran que la Torá, al ser revelada es la verdad absoluta.
 J. A.: Yo acepto y respeto que tenga que esa visión, y pienso que es muy correcto que él pueda manifestarla. Pero por qué él no me puede aceptar a mí como soy. Porque yo sí lo puedo aceptar a él como es y yo lo puedo respetar y respetar el lugar que ocupa y que se manifieste como le guste y demás, y por qué él no lo puede hacer conmigo.
 
AJN: Volviendo a Plural JAI. Entonces ustedes están diciendo que es un proyecto a largo plazo. ¿Por qué lo hacen ahora?
J. A.: Nosotros este planteo no lo estamos haciendo ahora, como lo dije anteriormente, lo estamos haciendo hace aproximadamente un año y medio o 2 años.
D. G.: Yo soy más nuevo que José en el tema de involucrarme abiertamente en lo comunitario. Vengo de otro ámbito y puedo expresar en este sentido que es lo que me movió a mí a sumarme a Plural JAI. Tengo 38 años, estoy casado con una chica judía, tenemos un hijo que se llama Iaron. Hay un montón de cosas que a mí me mueven a expresar libremente mi judaísmo y a expresar como yo soy, como me siento y estoy formando a mi hijo, además. El problema que uno tiene es que cada vez es más reducida esa forma de expresión y ahí es donde uno se mueve y se convoca a involucrar a más gente. Si uno mira la comunidad y lo que está sucediendo hoy en día en ella, se preocupa en términos generales. Si se mira y analiza, formalmente, quienes se involucran institucionalmente en esta comunidad, en sus diferentes ámbitos, observa que cada vez más grande (en edad) y cada vez menor la cantidad de gente que se involucra en ese sentido. Son todos temas que se tratan en la comunidad, que se hablan y que se denuncian, pero en los que formalmente no se trabaja. Institucionalmente hay muy poca gente que realmente se involucre a trabajar en estos temas, para ver como podemos resolverlos, para mejorar esa situación.
J. A.: Hay muy pocos lugares, en realidad, en donde reúnen una, dos veces por semana entre 20 y 30 personas, de las cuales la mitad es de un perfil de edad que oscila entre los 37 y los 50 años. Plural JAI tiene ese marco de participación de gente, con una propuesta que pensamos que es súper interesante.
 
AJN: En Plural JAI hay gente nueva y gente con un pasado comunitario de muchos años, vos sos uno de ellos José. ¿Qué te llevó a vos a dejar tu movimiento e integrarte a Plural JAI?
J. A.: Buena pregunta y muy correcta. En Plural JAI, efectivamente hay gente con una trayectoria dentro de la comunidad, algunas veces dirigencial, algunas veces como un simple askan y hay mucha gente, realmente, que se ha incorporado que no tuvo nunca ninguna participación y se encontró atraída por la propuesta. Qué puede llevar a una persona que participó durante muchísimos años en un factor político de la comunidad, enrolado con el movimiento sionista. Plural JAI está enrolado en el ideario del sionismo. Cuando uno mira la estructura de la Organización Sionista Mundial y lo que está pasando con los partidos políticos tradicionales en Israel, observa que tiene su consecuencia en toda la Gola. O sea que cuando uno ve el declive o la caída en la cantidad de participantes en el activismo político, en los distintos países de la Gola de todos los factores: Avodá, Merez, Likud, etc., etc., es consecuencia de algo que también ocurre en Israel. La influencia es muy grande, y pienso que los partidos políticos de la comunidad en la Gola no se han trazado nuevos paradigmas, quedaron atrapados en propuestas, que no quieren decir que no sean valederas, porque realmente son muy nobles, pero no se han aggiornado en la manera de comunicarlas y no han aggiornado, también, el discurso con respecto a la nueva realidad que vive el mundo, que es un mundo totalmente globalizado, que cambió mucho en los últimos 60, 70 años. Esto no se aplica solamente para explicar por qué una persona que fue un askan o un dirigente de un movimiento en la comunidad, se apartó y buscó algo nuevo que piensa que puede ser más interesante y que puede llegar a  ser una herramienta de transformación también de un montón de cosas de la comunidad. Esto también se aplica para lo que es la estructura de la comunidad misma. O sea, nosotros vivimos todavía con un montón de ideas con las que nuestros padres y abuelos crearon, con un gran esfuerzo y un espíritu solidario tremendo, toda una estructura comunitaria para una realidad social de un país de hace 60, 70 años, cuando la comunidad tenía 400.000, 420.000 o 350.000 integrantes y hoy estamos hablando de estamos hablando de 180.000, 190.000 con muy buena voluntad.
 A. G.: Quiero recordar una cosa que es básica para entender lo que es Plural JAI. Plural JAI no nació como Plural JAI, nació con un grupo de personas, de voluntades, que tenía ganas de generar ese cambio del que está hablando José, y que en un principio se sentaron a conversar ‘bueno muchachos qué hacemos’, y que al principio se llamaba Corriente de Pensamiento, porque algunas personas estaban preocupadas por la realidad que se estaba viviendo y tenían la voluntad de generar ese cambio del que estamos hablando hoy en día. Primero nos sentamos a hablar entre nosotros, a pensar entre nosotros que tipo de comunidad queríamos y que proyecto queríamos generar para generar ese cambio. Hoy por hoy estamos acostumbrados, tanto en la política nacional de la Argentina como muchas veces también en la política comunitaria, a discutir nombres y apellidos y no proyectos, y esto es clave. Si se entra en la página de Plural JAI no van a ver nombres y apellidos, va a ver proyectos, escritos y planteados a la sociedad y a la comunidad en general. Un ejemplo concreto es que para la última elección de la DAIA, el único que presentó un proyecto formal, por escrito, de que queríamos de la DAIA, como el cambio del estatuto, fue Plural JAI. Ese proyecto se le entregó a ambos candidatos y como Donzis fue el que firmó abajo diciendo: si, yo estoy de acuerdo, Plural JAI apoyó a Donzis. No se lo apoyó porque hubo un acuerdo de parte de Donzis a un programa que planteó Plural JAI y esto es importante aclararlo.
 
AJN: Plural JAI ¿es un movimiento político interno de la comunidad?
 J. A.: Es un movimiento político. Empezó como una corriente política y hoy es un movimiento político de la comunidad judía en la Argentina con un proyecto de transformación para los próximos 10 años que abarca desde lo educativo hasta la asistencia social, el tema de culto de acuerdo a la mirada nuestra, el área de cultura. Nosotros también estamos estudiando una reforma estatutaria en la AMIA, hemos nombrado una comisión que está trabajando en ese tema. Estamos hablando de una reforma estatutaria de la AMIA porque pensamos que un proyecto político, un proyecto transformación no se puede completar en tres años. Esto no quiere decir que una persona se va a perpetuar en el cargo de presidente y se va a modificar el estatuto para eso, sino que tiene que haber una continuidad cuando se plantea un proyecto. No se puede hacer una transformación de este tipo en tres años. Cuando los directivos empiezan a conocer lo que es la AMIA, lo que mueve, lo que significa su posicionamiento a nivel comunitario, a nivel nacional e nivel internacional, se tiene que ir. A nosotros nos pasó eso también, realmente. Ocurre que cuando realmente comenzas a entender toda la mecánica y cómo se maneja todo, se terminó el mandato y si bien hay un staff muy importante de profesionales, a algunos les gustará a otros no les gustará, son profesionales que yo considero de primera, cuando ya armonizas todo tenes que darles la mano y decirles buenas noches muchachos me voy, y entra otro. Entonces para llevar adelante un plan de transformación, un plan de cambio se necesita tiempo, no se hace en un mandato.
 
AJN: Pretenden prolongar el mandato, a uno de 6 años.
J. A.: No, pero les cambios de la Comisión Directiva tienen que ser parciales, como el Congreso.
 
AJN: Luis Grynwald, cuando era presidente de AMIA, planteó en uno de sus discursos o contactos con la prensa comunitaria que la duración debía de ser de 4 años, con renovación parcial cada 2 años.
 
J. A.: Tiene que haber cambios parciales, como el Congreso Nacional, eso es sabio, no está mal. Es democrático, no avasalla a nadie. El 50% que entra puede ser oposición, y es sano que este porque si todo va a ser un coro que diga que todo está bien, que todo está bárbaro, no sirve. Todo esto que estamos charlando, nosotros lo estamos llevando a la práctica, no es simplemente charlatanería. Cuando uno ve las actividades que nosotros estuvimos desarrollando en los últimos 6, 8 meses, las mismas son todas congruentes con estos enunciados que estoy haciendo. Hay un tema del que me interesa hablar: cuál es la mirada de Plural JAI respecto al atentado a la AMIA. Nosotros pensamos que se hizo un tramo muy importante en la investigación del atentado, pero que no es todo y existe un compromiso muy firme de avanzar sobre quien haya que avanzar, no importa quien sea. Si hubo complicidades a nivel comunitario hay que denunciarlas, plantearlas y llegar hasta las últimas consecuencias. Pensamos que el fiscal Nisman hizo un gran trabajo, que todavía no lo terminó. Plural JAI está organizando una actividad para el día primero de junio, en el Abasto Plaza, con el fiscal Nisman, en la cual todos van a escucharlo y poder preguntarle, y al final sacará sus conclusiones. El acceso a esta actividad es por invitación, o sea que el que quiera se dirija por los medios que corresponde a Plural JAI para conseguir la invitación. Para nosotros el tema del 18 de julio es un tema muy caro, muy caro. También nosotros hacemos mucho hincapié, que no es coyuntural, sobre todo lo que está relacionado con los derechos humanos. No es coyuntural, repito. Tampoco lo es nuestro compromiso con el Estado de Israel y con el sionismo.
A. G.: Sobre el tema de la institucionalidad en AMIA, lo que está proponiendo Plural JAI, más que nada, es generar consensos en ámbitos para poder llevar a cabo proyectos de largo plazo, y esos consensos se logran invitando a todos los factores que confluyen a esta comunidad. Entonces uno tiende la mesa para generar ámbitos de diálogos, por eso hacemos las actividades que hacemos. Si uno analiza todas las actividades que se hicieron a lo largo del año pasado, está claro que lo que se está tratando desde Plural JAI es generar y tender una mesa para convocar a un diálogo y un consenso y decir señores: como dirían hoy en la política, hay políticas de estado, la comunidad necesita eso también. En el sentido para poder llevar a largo plazo un plan, etc. necesitamos consensuar con el resto de los sectores que constituyen esta comunidad, no hay opción a esto. Esto lo tenemos que entender todos, sentarnos y hablar. Para eso armamos todas las actividades que armamos, justamente para convocar a toda la gente y que vengan y puedan actuar en conjunto.
 
AJN: Una campaña que hicieron a fin del año pasado, que la gente se asocie a la AMIA antes de cierta fecha para poder votar, marcaba o dejaba traslucir una actitud electoralista de Plural JAI, cómo la están implementando.
J. A.: Nosotros pensamos que para llevar adelante políticas activas de transformación, hay que hacerlo desde una institución central como la AMIA. Entonces para poder alcanzar un resultado satisfactorio y poder acceder a la AMIA desde espacios de transformación tenés que ganar una elección, y una elección se gana con votos. Estamos trabajando también para las próximas elecciones de la AMIA, sin lugar a dudas.
 
A. G.: Quiero aclarar una cosa en este sentido que no tiene que ver con ser electoralista, tiene que ver con reactivar a la gente, que no es netamente electoralista.
 J. A.: Por eso yo hablaba que esto no es coyuntural, por eso estamos hablando del largo plazo. Hoy la AMIA está saneada, se puede coincidir o no con determinado lineamiento, pero no es una institución en crisis, entonces surge la apatía. Nosotros lo que tenemos que hacer es luchar contra esa apatía. Es fundamental hacerlo. Plural JAI está hablando absolutamente con todos los factores políticos, las sociodeportivas, templos, Seminario Rabínico, etc., etc., no importa la tendencia, estamos hablando con todo el mundo.
 
AJN: Están hablando con la ortodoxia, específicamente con el rabino Levin.
J. A.: No con el rabino Levin no hemos hablado, pero también hay que aceptar que dentro de la ortodoxia hay distintas corrientes, donde uno puede encontrarse con distintas posturas, más abiertas, más conciliadoras, etc., etc., y otras que son totalmente cerradas, anquilosadas, con las que hace muy difícil. Hay que ser realista también, sino es una utopía.
 
AJN: Plural JAI ingresó a la OSA, participó activamente en la elección de la DAIA. Cómo ven ese enganche con la estructura política de la comunidad.
J. A.: La DAIA es una institución importante sin lugar a dudas, la OSA también, quizás la DAIA más, pero pienso que es muy importante porque son los lugares, desde los cuales se pueden producir transformaciones. Son entes centrales de la comunidad, uno puede estar, quizás, en desacuerdo con algunas conductas o determinadas posturas que tuvo DAIA, pero uno no le puede quitar la representatividad a una institución como la DAIA. Entonces nosotros pensamos que desde ese lugar, hay cosas políticas que se pueden llevar adelante, que son muy interesantes, muy importantes y no hay que dejarlas de lado. Quien le puede negar a la DAIA el alerta y la lucha contra el antisemitismo, la representatividad que tiene al ser el nexo, el contacto con la política nacional, el gobierno nacional.
 
AJN: José, cuando estuviste en la AMIA, más de una vez te enfrentaste con la DAIA
J. A.: Hay que ubicarse en un contexto. El contexto en el cual, cuando nosotros entramos a la AMIA, la DAIA venía sumamente cuestionada por el rol del atentado, los caminos que siguió, por los caminos que siguió, por las conductas, por las posturas que tomó especialmente y esencialmente en ese tema: Ahora no voy a decir si son buenos o malos, no importa. Después no nos tenemos que olvidar tampoco de otro tema muy caro, las posturas que tuvo la DAIA con todo lo que era la lucha por los derechos humanos. O sea, había cosas de mucho peso que venían de atrás, que la DAIA fue corrigiendo a través del tiempo. Pero lo corrigió, lo está corrigiendo ahora. Son discutibles las posiciones que tuvo la DAIA en la época de la dictadura, todavía se está escribiendo mucho y se está investigando mucho.
 
AJN: Una cosa es lo que pasó en la dictadura y otra cosa era la DAIA de hace 5 años atrás que no tenía ninguna relación.
 
J. A.: Está bien, pero lo que se le pidió a la DAIA, siempre, era hacer una revisión de lo actuado y hacer una autocrítica de lo actuado en el período ese, no te olvides que hubo casi 2.000 judíos que desaparecieron. Entonces siempre hubo cosas muy tibias, fueron paños. Hay que remitirte a las declaraciones de los familiares que son los damnificados directos. O sea que los escuchas, lees las posturas de ellos y demás, y te das cuenta que lo de la DAIA fue muy pobre, fue para tapar un parche por presiones, eso es una cosa y otra cosa es cuando salís de frente y decís yo me equivoque, yo tenía que haber dicho esto, esto y lo otro, esto tenía que haber sido así o asa. Eso es una cosa, o sea que son dos temas muy caros, en los cuales la DAIA tuvo un perfil muy, muy bajo y muy pobre con respuestas que no convencían absolutamente a nadie. Yo creo que ellos mismos no estaban convencidos. Después hay un hecho muy, muy reciente, que es doloroso para todos, el tema de Palacios. Cuando se viene cayendo Palacios, que se viene derrumbando, que es criticado por todo el mundo, que está comprobado, que está preso, La postura de la DAIA es una cosa muy tibia, como que se llaman a recato. A lo mejor es congruente, para mí no es congruente. Yo hablo a nivel personal, yo hubiera salido de otra manera con respecto a ese tema. Entonces que ocurre, frente a esos dos temas que son bastante centrales y que hacen al quehacer de la DAIA, la DAIA tuvo un papel muy pálido, entonces Abraham Kaul salió al frente con esos temas tan caros y fue tomando posiciones y nosotros seguimos en la misma línea y postura, y ahondamos la huella en ese camino, entonces la DAIA quedó desplazada del foco central, inclusive hubo años muy recientes en que el referente de todos los temas que estaban vinculados con el atentado a nivel internacional, era la AMIA y no la DAIA, que es lo que corresponde. Cosa que a la DAIA en su momento, quizás, le molestó porque se sintió desplazada. Era un rol de mucha exposición, era un rol político de primer envergadura que si uno analiza tenía que haber sido meshutafut (de asociación).
A. G.: Me voy a meter en algo que planteaste antes José. A veces los judíos y la comunidad judía se olvida que también somos argentinos, somos comunidad judía argentina. Si uno analiza los procesos respecto a la dictadura, el leit motiv de la dictadura en la Argentina fue ‘y algo habrán hecho’ y es lamentable que haya sucedido y esa autocrítica tampoco se produjo en la Argentina. Es bueno que haya actores que empiecen a hablar de ese tema dentro de la comunidad, pero no podemos dejar de analizar las cosas de que también somos parte de una Argentina. Estamos trabajando y planteando la necesidad de un cambio profundo en la comunidad judía, porque lo estamos necesitando todos, por que – insisto en esto y es lo que a mí personalmente me preocupa – cada vez somos menos.
EACH

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat