Inicio NOTICIAS El 23 de mayo de 1960, Adolf Eichmann había sido secuestrado en Buenos Aires

El 23 de mayo de 1960, Adolf Eichmann había sido secuestrado en Buenos Aires

Por
0 Comentario

El 23 de mayo de 1960, Israel comunicaba que el líder nazi estaba en su territorio. Había sido secuestrado en Buenos Aires doce días antes. Cómo fue el operativo.
Hace 50 años, el mundo se conmovía con la noticia de la captura, en la Argentina, de Adolf Eichmann, llamado el “arquitecto del Holocausto”, ex titular del Departamento IV B4, de Asuntos Judíos, de la Gestapo, responsable de haber organizado el traslado de judíos a los campos de la muerte en el marco de la “Solución Final”, el asesinato sistemático de seis millones de judíos durante el régimen nazi, en Alemania. El juicio al que fue sometido, en Jerusalén, “es uno de los precedentes más importantes en términos de justicia para casos de genocidio y violaciones masivas a los derechos humanos”, recordó en estos días un representante del Centro Simon Wiesenthal. En su descargo, durante el juicio, Eichmann sostuvo que sólo había “cumplido órdenes”. Antes, mientras hacía carrera en las SS como “especialista en judíos”, había estudiado hebreo, investigado la cultura judía y asistido a reuniones comunitarias, todo a fin de encarar el “problema judío” a cuya “solución final” contribuyó en forma definitiva.

Adolf Eichmann había nacido el 19 de marzo de 1906 cerca de Colonia, Alemania, en el marco de una familia protestante de clase media. Su madre murió cuando era niño, luego de lo cual la familia se trasladó a Linz, Austria. En la escuela, por su aspecto, los compañeritos austríacos lo llamaban “judío”. Eichmann intentó estudiar ingeniería pero abandonó; trabajó como vendedor en una compañía de construcciones eléctricas y en una petrolera. En 1932, cuando tenía 26 años, se unió al partido nazi austríaco. Poco después se incorporó a las SS. Fue asignado a la Sección Judía, donde investigó la cultura judía, asistió a reuniones judías y visitó barrios judíos, con su libreta de notas. Estudió hebreo. Se fue convirtiendo en “especialista en judíos”, lo cual ayudó a su carrera en la agrupación nazi. Heinrich Himmler, líder de la organización, lo designó para presidir el Museo Científico de Asuntos Judíos.

Se le encomendó investigar posibles “soluciones para la cuestión judía”. Cuando Alemania se anexó a Austria, en 1938, fue enviado a Viena para organizar la Oficina Central para la Emigración Judía, una de cuyas acciones consistió en, extorsivamente, obtener dinero de los judíos que desesperadamente procuraban escapar del Reich. Casi cien mil judíos emigraron, la mayor parte de ellos luego de haber dejado todos sus bienes en manos de la Oficina Central.

En 1939, Eichmann volvió a Berlín para dirigir la Sección IV B4 de la Gestapo: era responsable de implementar las políticas del nazismo respecto de los judíos en Alemania y los países ocupados. Conservaría este cargo hasta la caída del régimen. En julio de 1940 presentó su Plan Madagascar, que proponía deportar a los judíos europeos a esa isla africana. Luego de la ocupación de Polonia –cuya población judía, de 3,35 millones, era la mayor de Europa–, Eichmann organizó su encierro en guetos y campos de trabajo. Cuando Adolf Hitler ordenó el exterminio físico de los judíos, Eichmann supervisó la acción de los grupos especiales de las SS. En enero de 1942, junto con Reinhard Heydrich y un grupo de 15 burócratas nazis, planeó la exterminación de la entera población judía de Europa y la Unión Soviética.

Desde entonces, la actividad de Eichmann se centró en la Solución Final. Dirigió y coordinó la deportación de judíos de todas partes de Europa, en trenes de carga, a los guetos polacos y a las cámaras de gas que acababan de construirse en Sobibor, Chelmno, Treblinka y Auschwitz-Birkenau. Eichmann visitó numerosas veces Auschwitz, eligió personalmente la localización de las cámaras de gas y aprobó el uso del Zyklon-B, producido por la firma Bayer. En agosto de 1944, Eichmann comunicó a Himmler que aproximadamente cuatro millones de judíos habían muerto en los campos y que unos dos millones habían sido muertos por unidades móviles.

Tras la rendición de los nazis en mayo de 1945, Eichmann fue detenido y llevado a un campo de internación norteamericano pero se las arregló para escapar, supuestamente porque su nombre no era suficientemente conocido. En 1950, con la ayuda de organizaciones clandestinas nazis, huyó a la Argentina; tenía un pasaporte del Comité Internacional de la Cruz Roja a nombre de Ricardo Klement. Llevaba a su mujer y a sus tres hijos; el cuarto nació en la Argentina. La viuda y los hijos volvieron después a Alemania.

En la Argentina no tuvo dificultad para conseguir trabajo en la firma Mercedes Benz. Con su familia, se fue a vivir a una casita en San Fernando, en la calle Garibaldi. Según una versión, el hijo mayor de Eichmann-Klement entabló relación con la hija de un sobreviviente de la Shoá que, atando cabos, llegó a deducir que Klement podía ser Eichmann, e hizo llegar la información a funcionarios israelíes. Desde 1957, el Mossad, servicio secreto de Israel, ejerció vigilancia sobre el fugitivo, y confirmó que efectivamente era el ex jefe del Departamento IV B4.

En 1959, la Argentina –gobernada entonces por Arturo Frondizi– rechazó la extradición, requerida por Alemania Federal, del médico torturador nazi Josef Mengele, quien después huiría a Brasil. En 1960, el Mossad ya había puesto a punto el operativo de su captura. El 11 de mayo a las 20.05, cuando Eichmann, en el colectivo 203, volvía de su trabajo, al bajar en la parada de la ruta 202, a cien metros de su casa de la calle Garibaldi, fue capturado por un grupo de agentes israelíes. Nueve días pasó en un departamento en la ciudad de Buenos Aires, hasta que llegó un avión de la línea israelí El-Al, que supuestamente venía con motivo de los festejos del 150º aniversario de la Revolución de Mayo. En la noche del 20 de mayo, dopado, lo llevaron a la aeronave, haciéndolo pasar por un soldado borracho. El 21 el avión partió para Israel. El 23, el primer ministro David Ben Gurion anunció ante el Parlamento israelí que Eichmann estaba en poder del Estado judío.

El juicio, en Jerusalén, empezó el 11 de abril de 1961. Eichmann fue acusado de 15 cargos, incluyendo crímenes contra la humanidad y crímenes contra el pueblo judío. Cien sobrevivientes de la Shoá dieron testimonio contra él y señalaron su rol en el transporte de víctimas a los campos de exterminio. Eichmann, por su parte, sostuvo que había “cumplido órdenes”. “Jamás hice nada, grande o pequeño sin contar con instrucciones expresas de Adolf Hitler o alguno de mis superiores.” El 11 de diciembre fue declarado culpable y el 15, sentenciado a la pena de muerte. Eichmann apeló, sobre la base de rechazar la jurisdicción de Israel para juzgarlo. El 29 de mayo, la Corte Suprema israelí rechazó la apelación. El 31 de mayo, minutos después de la medianoche, Adolf Eichman fue ahorcado en la cárcel de Ramla, Israel.

Pagina 12

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat