Inicio NOTICIAS La AMIA avanza con el proyecto de ampliación del cementerio de La Tablada

La AMIA avanza con el proyecto de ampliación del cementerio de La Tablada

Por
0 Comentario


El vicepresidente de la AMIA, Angel Barman, confirmó que “se ha conseguido mucho” en el proceso de ampliación del cementerio de La Tablada en el que podrán ser enterradas personas convertidas al judaísmo por rabinos conservadores y reformistas.
“Se ha conseguido mucho en lo que se refiere a tiempos, calculo que ya se superó el 80 por ciento del tiempo necesario, ya que lo más importante era conseguir que esa zona no se inunde, pues en los últimos decenios fue receptáculo de todo el aluvión pluvial del barrio en donde está situado el cementerio”, explicó Barman en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).
Asimismo, el vicepresidente de la AMIA indicó que “se mantuvieron muchas reuniones con funcionarios de la Municipalidad de La Matanza y de la Gobernación de Buenos Aires para que tomen las medidas necesarias para que la AMIA pueda usar lo que le pertenece”.
“En su momento le explique a (Alberto) Balestrini, cuando era el intendente de La Matanza, que cuando AMIA compró esos lotes no había ni laguna, ni patos ni agua y con aportes de la provincia y del Gobierno Nacional se canalizó, se hizo una tubería y varios sumideros y el tema ya se superó”, explicó el dirigente.
Barman indicó que se necesitó de “una obra muy grande” para evitar que se inunde esa zona.
“Previo a esto uno de los problemas que tenían los vecinos era el transito. Nosotros tenemos 55 hectáreas dentro de un barrio, donde vive gente que se tiene que trasladar de un lugar a otro y ellos necesitan utilizar la calle (que divide lo que se denomina el cementerio viejo y el nuevo), entonces antes de hacer esta obra, se hizo otra avenida para comunicar los barrios que es la que circunda la parte de atrás del cementerio”, señaló.
Barman apuntó que “la avenida pavimentada la construyó la Municipalidad, y se terminó hace aproximadamente 3 años”.
El dirigente afirmó que “conseguir que se hiciera esa obra llevó bastante tiempo debido a que la Municipalidad debía incluirla en el presupuesto por su envergadura económica y luego esperar que se aprobara por unanimidad, después hubo que preparar los pliegos para licitar la obra”.
“En los 12 ó 13 años que formo parte de la conducción de la AMIA, ya dirigí dos ampliaciones grandes del cementerio y con esta obra se permitirá poder utilizar todo el terreno del cementerio, por lo menos hasta dentro de 20 ó 25 años”, agregó.
Barman admitió que pese a las obras que se realizaron en la zona “sigue habiendo críticas de los vecinos, pero sólo no hay críticas cuando no se hace nada”.
“Las críticas se relacionan con los lugares donde están los sumideros, las cotas, los niveles. Ellos no quieren, como no quiere ninguna persona del mundo, convivir al lado de un cementerio, no les es grato, pero con todos los vecinos que hablé, no encontré ninguno que haya vivido en esa zona antes de que estuviera el cementerio”, apuntó.
El vicepresidente de la AMIA comentó que “hay gente que vive frente al cementerio y otros que lindan con el cementerio y preferirán tener otros vecinos y no están muy conformes, por lo que se mantiene conversaciones con ellos”. No obstante, indicó que “ahora se está en la etapa de la construcción de las obras civiles necesarias para habilitar las nuevas parcelas, pues todas las construcciones externas ya se terminaron”.
“El ingeniero Mario Altman está a cargo de esta tarea, dirigiendo las obras, fue escogido por toda la Comisión Directiva y es un hombre muy honorable, reconocido y querido. Altman también confeccionó los pliegos y si no me equivoco 8 empresas retiraron los pliegos para construir los edificios necesarios y las presentaciones que hagan se abrirán dentro de una semana y media, en base a lo que presenten se elegirá a la empresa y se va a empezar la construcción”, anunció.
Barman aclaró que “hay que tener en cuenta que no es un cementerio aparte”. “Como se debía construir: separaciones y demás se estableció en base al asesoramiento brindado por los Grandes Rabinos de Israel y en su momento la viabilidad del proyecto fue no sólo aprobada por la Comisión Directiva sino también contó con la firma de los diversos factores que intervienen en la política interna de la institución”, aseguró.
Sobre la situación de la educación judía, Barman consideró que “está muy bien”.
“El año pasado la matriculación aumento bastante y este año aumentó aproximadamente un 5 por ciento y eso es un muy buen índice si tenemos en cuenta los judíos que se están asimilando, los que hacen aliá (emigrar a Israel) o emigran y vamos disminuyendo y en esta circunstancias aumentar un 5 por ciento es importante”, rescató.
Además, Barman apuntó que “también hay que tener en cuenta que las escuelas son caras, son para clase media y este aumento significa que hay algo que está motivando y atrayendo”.
“Presumo que continuará aumentando la matriculación bastante. Hay escuelas que ya no tienen lugar, también está el problema de que no hay morot (maestras) y ya estamos trabajando en ese aspecto”, indicó.
Respecto de la situación que se vive en las escuelas religiosas, Barman explicó que hay colegios que “están construyendo edificios nuevos, algunas de ellas ya se quedaron sin lugar y considero que hay muchas razones que lo explican”. “Están aquellos que dicen que en estos momentos no hay ideologías nuevas y mucha gente se inclina por la religión; también estamos bastante lejos de las Guerras Mundiales, de la Shoá (Holocausto), de las masacres y hoy en día si bien la mayoría de los miembros de la comunidad no cumplen Shabat y Cashrut, ya saben lo que es y eso los acerca”, consideró.
El vicepresidente de la AMIA dijo que “antes veían a la ortodoxia como gente distinta y tenían cierta aprensión, ahora hay un acercamiento, la gente puede elegir conociendo y muchos toman el camino de la ortodoxia”.
En el ámbito religioso se escuchan críticas de que la AMIA no apoya económicamente a las yeshivot (institutos educativos basados en la enseñanza de la Torá), sobre este tema Barman respondió que “en este momento el gran presupuesto que destina la AMIA a la educación va a las escuelas formales, indudablemente hay muchas yeshivot”.
“La AMIA no tiene un presupuesto para ayudarlas un poco porque no puede, cuando se le solicita una ayuda especial se la estudia, y si cabe, se le otorga. Buenos Aires es una ciudad muy grande y cada zona tiene una necesidad distinta, tenemos escuelas muy buenas de alto poder económico y otras que son de frontera que tienen problemas y se les está ayudando a solucionar los problemas”, agregó.
Finalmente, Barman se refirió al departamento de Ayuda Social, y destacó que “tal como lo anunció el presidente, Guillermo Borger, se duplicó el presupuesto, hay obras importantísimas en la sede de la calle Uriburu, donde varios cientos de personas pasan allí todo el día, son gente de avanzada edad con problemas físicos y la tarea no es fácil”.
“Constantemente estamos buscando ayuda y donde podemos pedimos, pues la ayuda que recibimos la destinamos a ayudar”, concluyó el vicepresidente de la AMIA.
EACH-DB

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat