Inicio NOTICIAS Israelíes y palestinos: ¿es demasiado tarde para dos Estados?

Israelíes y palestinos: ¿es demasiado tarde para dos Estados?

Por
0 Comentario

"La lucha por una solución de dos Estados es sin duda algo que está superado", afirma Meron Benvinisti, un investigador independiente israelí, ex vicealcalde de Jerusalén.

"No pienso que sea demasiado tarde, pero dentro de poco lo será. El tiempo es nuestro enemigo", estima por su parte el analista palestino y ex ministro Ghassan Jatib.

Benvinisti piensa más bien en una especie de federación que juntaría a Israel y los territorios palestinos. "La única solución que puede funcionar en estas condiciones es compartir el poder y tener fronteras flexibles", dice. "Yo insistiría en fronteras flexibles, en fronteras que no sean soberanas, así como en la creación de un sistema para repartir el poder que tenga en cuenta las demandas éticas de las dos partes", explica.

Sin embargo, la mayoría de los israelíes rechaza esta idea. Muchos temen que la tasa de natalidad de los palestinos, más elevada que la de los israelíes, lleve a estos últimos a convertirse en una minoría en el seno de ese hipotético Estado binacional.

La creación de un Estado palestino vecino de Israel es el meollo de los esfuerzos diplomáticos internacionales desde hace largos años, pero la construcción de colonias judías a través de Cisjordania ocupada ha venido a complicar esta perspectiva.

La situación empeoró en 2007, cuando el movimiento islamista Hamas se apoderó por la fuerza de la Franja de Gaza, aislando a sus 1,5 millones de habitantes de Cisjordania.

El Likud, del primer ministro de derecha israelí, Benjamin Netanyahu, es reticente a la idea de un Estado palestino. No obstante, ante las presiones de Estados Unidos, el jefe de gobierno aceptó por primera vez hace un año la creación de dicho Estado, pero desmilitarizado y con una soberanía limitada.

Muchos en las filas de la derecha israelí temen que el establecimiento de un Estado palestino permita a los movimientos extremistas, especialmente a Hamas, apoderarse de Cisjordania. En la izquierda, algunos consideran que la ocupación israelí desde la guerra de los Seis días, en junio de 1967, ha provocado la fragmentación de la sociedad palestina, alejando así la perspectiva de un Estado viable.

La Franja de Gaza y Cisjordania no son contiguas, están separadas por el territorio israelí. Israel impone restricciones draconianas a la circulación entre los dos enclaves y se niega a tratar con Hamas, un movimiento que no reconoce el Estado hebreo.

En una entrevista con la AFP el mes pasado, el principal negociador palestino Saeb Erakat acusó a Israel de erigir "un sistema de apartheid" en los territorios ocupados y a Netanyahu de "destruir la solución de dos Estados para dos pueblos".

"La razón de ser del Estado de Israel es la de ser un Estado judío, no hay lugar para la otra parte" en este Estado, afirma Ron Pundak, uno de los artífices de los acuerdos de paz de Oslo (1993). "Sigo pensando que la solución de los dos Estados es realizable", añade. Sin embargo, juzga que las negociaciones indirectas que acaban de comenzar, auspiciadas por Estados Unidos, no desembocarán en la creación de un Estado palestino y son "una pérdida de tiempo".

Israel controla eñ 60% de Cisjordania, donde cerca de 290.000 colonos viven en medio de dos millones de palestinos. En Jerusalén Este anexado, cerca de 270.000 palestinos son reconocidos como residentes israelíes, pero no como ciudadanos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat