Inicio NOTICIAS Se realizará mañana en la AMIA una jornada de reflexión a 50 años de la detención de Adolf Eichmann

Se realizará mañana en la AMIA una jornada de reflexión a 50 años de la detención de Adolf Eichmann

Por
0 Comentario


Una jornada de reflexión fue convocada para mañana en la sede de la AMIA al cumplirse 50 años de la detención de Adolf Eichmann, el jerarca nazi que fue arrestado en la Argentina y juzgado en Israel por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial.
La actividad, que es convocada por el Centro Simon Wiesenthal, se realizará desde las 19, en el auditorio de la AMIA, en Pasteur 633, Buenos Aires.
En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), el secretario general de la AMIA, Julio Schlosser, afirmó que “el caso Eichmann llama a la reflexión respecto de la causa AMIA, porque como hicimos con los nazis vamos a seguir buscando a los asesinos de la AMIA para llevarlos a la Justicia”.
Schlosser afirmó que a pesar de los 16 años que pasaron el ataque terrorista a la AMIA (Buenos Aires 1994), “no representa tanto comparado con lo que tuvimos que pasar con los responsables del nazismo”.
“Creo que más allá de todo lo que representó la captura de Eichmann en la Argentina, lo importante de todo, lo que hay que destacar, es que seis millones de judíos murieron por los planes siniestros de este jerarca nazi”, dijo el dirigente comunitario.
Schlosser indicó que las víctimas del Holocausto recibieron “un puñado de justicia minima” con la captura y posterior condena contra Eichmann.
“Nosotros que sufrimos que sufrimos el nazismo no hemos sesgado y no vamos sesgar de buscar a estos mercaderes de la muerte”, aseguró el secretario general de la AMIA.
Al encuentro asistirán, además de Schlosser, Shimon Samuels, director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal, Alvaro Abós, autor del libro Eichmann en Argentina, Uki Goñi, periodista y autor de La auténtica Odessa.
A ellos se agregan León Grzmot, presidente de Sherit Hapleitá (Asociación de Sobrevivientes de la persecución nazi)  y Diana Wang, presidenta de Generaciones de la Shoá.
En declaraciones a AJN, Sergio Widder, director del Centro Simon Wiesenthal para América Latina, dijo que “va a ser una actividad especial en recordación de los 50 años del caso Eichmann”.
Widder indicó que la conferencia servirá para “analizar las implicancias de lo que significó el proceso contra Eichmann, como uno de los hitos de los juicios por los crímenes de lesa humanidad”.
“Será un espacio de reflexión no solo para revisar lo ocurrido sino para pensar hacia adelante y lo que significa este caso para la humanidad”, enfatizó el directivo.
Karl Adolf Eichmann fue teniente coronel de las SS nazi y fue considerado responsable directo de la solución final principalmente en Polonia y los transportes de deportados a los Campos de Concentración alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
Eichmann era el hijo mayor de una familia de 5 hermanos que se trasladaron desde Solingen (Alemania) a Linz, en Austria.
Según los historiadores, Eichmann era considerado extranjero en Austria y no pudo conseguir trabajo. Sin embargo, sus hermanos menores eran considerados austríacos al nacer en este país.
El padre de Eichmann tenía entre sus amistades a Ernst Kaltenbrunner, dirigente nazi de origen austríaco, cuya sede del partido estaba en Linz. Kaltenbrunner auspició el ingreso de Eichmann al Partido Nazi NSDAP austriaco.
Interesado en la doctrina de Hitler, el 1 de abril de 1932 Eichmann se afilió al NSDAP austríaco y el mismo día se enroló en las SS, siendo transferido a Berlín el 1 de octubre de 1934, a la así llamada sección de judíos II 112 del Servicio de Seguridad (SD).
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Eichmann fue capturado por la armada de Estados Unidos, quienes desconocían que este hombre que se presentaba como Otto Eckmann era de hecho un prófugo de una importancia mayor.
En 1946 se escapó de la custodia de la armada estadounidense y se escondió en varios lugares de Alemania durante algunos años, hasta que en 1948 obtuvo un salvoconducto para escapar a Argentina, pero no lo usó inmediatamente.
A principios de 1950, Eichmann estuvo en Italia, donde se hizo pasar por un refugiado llamado Ricardo Klement. Con la ayuda de un fraile franciscano, el cual tenía conexiones con el obispo Alois Hudal, Eichmann obtuvo un pasaporte emitido por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y un visado argentino, ambos documentos a nombre de Riccardo Klement.
Durante diez años, Eichmann trabajó en la Argentina y logró traer a toda su familia. En el momento de su detención por el Mossad, Eichmann se desempeñaba como operario en la fábrica de Mercedes Benz Argentina situada en la localidad de González Catán, provincia de Buenos Aires.
Eichmann es localizado a finales de los años 50 y se prepara un plan para capturarlo y llevarlo a Israel, encargo hecho por el primer ministro David Ben Gurion al jefe del Mossad (Isser Harel), con información dada por Simon Wiesenthal.
El 1 de mayo de 1960 un grupo del espionaje israelí ingresa a Buenos Aires e inician la "Operación Garibaldi" (bautizada así por el nombre de la calle donde vivía Eichmann).
Finalmente el 11 de mayo de 1960 lo secuestran en plena calle cuando llega del trabajo siendo subido a un auto particular.
En un avión de la aerolínea El Al fue llevado a Haifa, en Israel, el 20 de mayo, con otra identidad, lo que generó algunos problemas entre Argentina e Israel.
En Israel, el jerarca nazi fue sometido a un largo juicio, por un tribunal armado en Jerusalem muy parecido a los tribunales de Nüremberg.
El juicio que finalizó el 15 de diciembre de 1961 y  Eichmann  fue condenado a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad. Este juicio también es considerado como la gran causa nacional del Estado de Israel. La sentencia se cumplió el 1 de junio de 1962.
DB

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat