Inicio NOTICIAS Bernardo Kliksberg: “La distinción como Ciudadano Ilustre la comparto con los que no tienen voz”

Bernardo Kliksberg: “La distinción como Ciudadano Ilustre la comparto con los que no tienen voz”

Por
0 Comentario


Tras ser distinguido como Ciudadano Ilustre por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, el economista Bernardo Kliksberg, destacó que este premio es un reconocimiento al trabajo que viene realizando “desde hace 30 años por mejorar la situación pobreza que afecta al mundo”.
“Al premiar mi labor se está poniendo el foco de atención en la pobreza, en los niños de la calle, en las mujeres excluidas, en los sectores más postergados de la población”, dijo el analista en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).
Considerado como uno de los mayores expertos mundiales en lucha contra la pobreza y actualmente se desempeña como asesor principal del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de América Latina y el Caribe, Kliksberg es autor de 40 libros, y el más reciente lo escribió con el premio Nobel Amartya Sen, ‘Primero la gente’.
El analista judío se convirtió en el primer economista en ser distinguido como Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires, tras aprobarse por unanimidad  el proyecto impulsado por los diputados Julián D`Angelo, Julio Raffo y Claudio Pressman.
“La ciudad de Buenos Aires es una ciudad tan importante en el mapa del mundo y de América Latina, por eso que haya sido distinguido como Ciudadano Ilustre es un estímulo muy importante para la actividad que uno desarrolla, para uno que se inició en el pleno corazón del Once”, afirmó Kliksberg.
El economista indicó: “Todos los reconocimientos para mí significan un reconocimiento a la causa que estoy peleando en los últimos 30 años”.
“Al premiar mi labor se está poniendo el foco de atención en la pobreza, en los niños de la calle, en las mujeres excluidas, los sectores más postergados de la población”, enfatizó.
Juan Carr, de la "Red Solidaria", dijo durante el acto en que se entregó la distinción que Kliksberg “todos los días hace visible a los invisibles.
“Los pobres no tienen departamento de relaciones públicas y Bernardo Kliksberg con sus libros y su trabajo hace visible a los invisibles de la sociedad”, expresó Carr.
Por eso, el economista explicó que esta distinción no solo la compartió con su esposa, sus hijos, sus nietos, la Universidad de Buenos Aires sino también con “aquellos que no tienen voz”.
Al analizar la situación de la pobreza en la Argentina, Kliksberg señaló que los índices de marginación llegaron a “un pico en la dictadura militar que aplicó un política ortodoxa pura y no sólo dejó 30 mil desaparecidos, 2000 de la comunidad, sino que arrasó con todo porque esa gente era el cambio en lo intelectual”.
“Después en el período de (Raúl) Alfonsín hubo un intento de mejorar los índices de pobreza. Fui uno de los fundadores de la caja PAN, que era una caja de alimentos básicos y se hicieron muchas cosas durante ese gobierno. Pero en la década del ‘90 las políticas fueron generadoras de poder. Los indicadores de desocupación pasaron de un 8 a un 23 por ciento, por ejemplo. Esas políticas llevaron al pico más alto de pobreza del país, en 2002 con 58,7 por ciento de pobres”, explicó.
El analista comentó que desde “la gestión de Néstor Kirchner la pobreza descendió”, pero aclaró que “actualmente no se sabe cuál es la cifra de pobreza”.
“La Iglesia Católica habla de un 30 por ciento, con 900 mil jóvenes excluidos, las cifras oficiales hablan de 500 mil. Fuera cual fuera no es una cifra con la que nadie puede conformarse”, sostuvo.
Kliksberg apuntó que “hay que tener en cuenta que la Argentina ha sido afectada por la crisis económica mundial que Wall Street exportó al mundo y que a América Latina trajo 9 millones más de pobres, con más de 5 millones de desocupados”.
Ante esta realidad, el economista defendió las distintas medidas aplicadas para atenuar la crisis y aseguró que “estas ideas están ganado terreno porque la población en América Latina ha cambiado el terreno político porque pide una economía con rostro humano”.
“Por eso la gente es la clave no los consejos que podemos dar nosotros. Sí hay una economía con rostro humano se pone a la pobreza en el centro y debe ser una preocupación del país”, afirmó.
Kliksberg consideró que “el primer problema es aceptar la pobreza” para lo que consideró fundamental “quebrar la cultura de la insensibilidad porque desde los 90 hay gente que dice que no tiene que preocuparse”.
“La Argentina ha reducido la pobreza, pero lo que tenemos es inaceptable. En algunos lados es muy alta y pone en riesgo la vida humana”, alertó.
Por eso, Kliksberg instó a apelar a “políticas públicas que pongan en primer lugar la asignación de recursos a la pobreza”.
“El subsidio universal a los trabajadores informales es llegar a la pobreza. Es una política pública en la dirección correcta. También es para destacar la responsabilidad social de las empresas privadas  para que interactúen ayudando con dinero y acciones importantes”.
No obstante, Kliksberg consideró que “la sociedad civil también debe ayudar a organizaciones como Caritas, AMIA y Jabad Lubavitch, que deben ser potenciadas”.
“Cuanto más nos apuremos mejor porque la pobreza mata”, advirtió, por último, Kliksberg.
DB

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat