Inicio NOTICIAS Un matrimonio judío de Neuquén donó una importante obra a la AMIA

Un matrimonio judío de Neuquén donó una importante obra a la AMIA

Por
0 Comentario

Bernardo Fain, abogado, escritor y ex funcionario del entonces gobernador Felipe Sapag, decidió cumplir con una promesa dada a su esposa Lucy Jaramillo, quien murió en 2009, y donó la pintura “Cuentenik en un día de verano”, uno de los cuadros más conocidos del pintor argentino Sigfredo Pastor, en el que retrató a un inmigrante judío vendedor ambulante.
Se denominaba cuentenik al judío cuentapropista que usualmente vendía mercadería de la más diversa puerta por puerta, ofreciendo el pago en plazos.
De acuerdo a lo que informa el diario La Mañana de Neuquén, ese cuadro estuvo colgado durante muchos años en la casa de la familia Fain, en el barrio de la Recoleta, en donde vivían desde 1978 después de haberlo hecho en la capital neuquina.
“Con Lucy siempre consideramos que esa obra debía perdurar en una organización judía y nos pareció que esa institución debía ser la AMIA”, explicó, emocionado, Fain.
La donación fue recibida por Julio Schlosser, secretario general de la entidad judía, y ya se expone en el edificio de la calle Pasteur 633.
“El cuadro de Pastor refleja un personaje judío muy especial de décadas anteriores y sobre todo de la época de la inmigración judía masiva. Seguramente en lo que es la zona del Bajo de Neuquén, donde hay muchas tiendas de ropa, quizás antiguamente los dueños eran cuenteniks”, explicó Fain, de 80 años.
Fain no solo fue un ex funcionario neuquino sino también fue periodista y, en abril de 1961, fue enviado a Jerusalem por Radio Splendid para cubrir las instancias del proceso judicial al criminal nazi Adolf Eichmann.
Se convirtió en uno de los cuatro periodistas argentinos (los otros eran Vicente Solano Lima, por diario El Mundo; Iñaki de Azpiazú, corresponsal de Correo de la Tarde, y Silvano Santander (de Noticias Gráficas) que tuvieron la oportunidad de ser testigos de tan trascendental acontecimiento.
Permaneció hasta el 26 de junio de 1961 grabando las instancias del juicio al criminal nazi en cintas magnetofónicas de 18 minutos de duración que enviaba por avión de la empresa aérea holandesa KLM a Buenos Aires y que eran reproducidas en un programa de media hora que se emitía a las 23 dos veces por semana.
Fain atesoró esas grabaciones (20 cintas que totalizaban 360 minutos) extractando las partes más relevantes del juicio que incluía la acusación, el interrogatorio a Eichmann y a varios testigos, la acusación del fiscal y las palabras del abogado defensor como así también el fallo.
El 2 de julio del año pasado, Fain entregó ese valioso material sonoro del juicio a Eichmann a la DAIA, entre otro gesto por mantener viva la historia judía.
GB

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat