Inicio NOTICIAS Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Moshe Kantor*
Presidente del Congreso Judío Europeo

Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Moshe Kantor*
Presidente del Congreso Judío Europeo

Por
0 Comentario

A 65 años de la liberación de Auschwitz: Recordar el pasado y aprender para el futuro

En su cita escrita al comienzo del último siglo, el filósofo George Santayana escribió en su tratado “The Life of Reason” que “aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”. A pesar de que muchos han escuchado esta frase que se repite constantemente, ¿cuántos han pensado realmente en su significado y actuado en relación a su advertencia?
El 27 de enero, para el Día de Recordación del Holocausto, habrá muchas conmemoraciones por el Holocausto en todo el mundo. No obstante, mientras muchas de ellas se enfocarán a recordar, debemos utilizar este momento para aprender del pasado en pos del bien de nuestro presente y futuro.
Como comunidad internacional debemos reconocer y estudiar los indicadores que podrían llevar a un aumento de la intolerancia, la xenofobia y el antisemitismo. El pasado ha demostrado que las crisis económicas y étnicas junto a una falta de confianza en el liderazgo diplomático pueden conducir a eventos desastrosos, tipificados por el Holocausto, con el asesinato premeditado de seis millones de judíos.
Hoy en día, muchos vemos indicadores tales como la intolerancia y el odio que aumentan en muchos rincones del mundo, también en Europa.
No obstante, muchas de estas amenazas se vuelven menores a comparación de otro régimen fascista, que apresurado, comenzó a unir la muerte y la destrucción, ahora con la adquisición de armas nucleares. Una vez más, hay una necesidad de líderes fuertes que puedan tomar las decisiones necesarias que nos salven de terribles escenarios. No es coincidencia que el liderazgo actual de Irán, que nos está haciendo transitar un camino de desastre, niegue el Holocausto y sus atrocidades.
Esta táctica es simple, no desean que aprendamos las lecciones del pasado. Al negar y borrar el pasado, desean desviar a la comunidad internacional para restarle importancia a la amenaza real. A pesar que hay, por supuesto, muchas diferencias entre los nazis de 1930 y el fanático régimen iraní, hay similitudes peligrosas. Desafortunadamente, vemos también similitudes en algunas de las respuestas internacionales.
Vemos una vez más, como en 1930 cuando Checoslovaquia fue vendida para apaciguar a los nazis, que las naciones y líderes intentan desesperadamente aplacar al régimen iraní para que las armas nucleares no sean dirigidas hacia ellos. Tal como la brutalidad de Segunda Guerra Mundial absorbió a todas las naciones, un Irán armado nuclearmente tendría efectos devastadores en todo el mundo.
El régimen mesiánico no sólo tendrá los medios para lograr sus desenfrenados sueños apocalípticos mediante sus aspiraciones nucleares, sino que también estará capacitado para proveer sucias bombas que podrían ser detonadas en cualquier centro civil del mundo a cualquier organización extremista o terrorista.
Podremos ser testigos del comienzo de una carrera armamentística en Medio Oriente. Si Irán adquiere armas nucleares, entonces los otros en la región se verán obligados a hacerlo también y la necesidad de obtener armas nucleares se extenderá como un incendio forestal, hasta que el tratado de No Proliferación nuclear se considere redundante y surja un nuevo orden mundial.
Por lo tanto, el asunto iraní no es la mera consideración de Israel y de algunas otras naciones; es algo que cada líder y cada gobierno debería tomar seriamente. En circunstancias como esta, debemos unirnos: pero no sobre la base de intereses nacionales, sino globales.
Tampoco es coincidencia que las naciones más amenazantes de hoy en día ejerzan el terror en sus propias poblaciones. Debemos actuar con fortaleza y cumplir con nuestros compromisos como naciones civilizadas y perder la tolerancia hacia los intolerantes. Nuevamente, una lección que aprendimos de los nazis: que un liderazgo fascista o totalitario que aterroriza a su propia nación, rara vez limita sus abusos en su territorio.
Esta semana muchos líderes y personalidades internacionales se enfrentarán con el ejemplo más infame y escalofriante de la brutalidad humana en el Tercer foro internacional “Let My People Live!” en Polonia. Es en Auschwitz donde vemos no sólo el resultado del mal sino también el de la inacción y el apaciguamiento. Es seguro que el aprendizaje de la historia no es suficiente para darnos cuenta que el apaciguamiento es una política que ha demostrado ser fallida.
No obstante, al conmemorar la liberación de Auschwitz, también celebramos la victoria eventual del bien sobre el mal y de la acción sobre la inacción. Esto es lo que esperamos que los líderes que asistan al Foro aprendan.

La conmemoración de la liberación de Auschwitz nos recuerda sobre todos aquellos líderes e individuos fuertes que decidieron actuar. Gracias a sus acciones, hoy en día podemos conmemorar el pasado y suministrar una voz moral y pública hacia el futuro.

*Dr. Moshe Kantor, presidente del Congreso Judío Europeo, rama del Congreso Judío Mundial

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat